El Blog de J. de Mendizábal

La Marca Catalunya ¡En lucha!... contra sus clientes

El lunes tuvo lugar una jornada organizada en la Casa de América por el Alto Comisionado para la Marca España para promover, casi diría proteger, la Marca España. Al margen de otras loables intervenciones durante el día, merece una reseña el discurso final de D. Carlos Espinosa de los Monteros que demostró su claridad de ideas al respecto, sus dotes de orador fruto de su larguísima experiencia empresarial y -por qué no decirlo- su amor a España. Dado que, como explicó, no tenía un duro de presupuesto para promocionar la susodicha marca, también hay que destacar su altruismo: personalmente no cobra un duro por tratar de coordinar las diferentes iniciativas que pudieran servir al objeto final de prestigiarla.

Resumió en cuatro ejes lo que deberían ser los pilares exportables de la Marca España: (1) El turismo (2) La Cultura (3) Las Empresas y (4) El Deporte Español.

Teniendo en cuenta que el primero de sus puntos fue el Turismo, principal motor de la economía española, sorprendió a los asistentes al no iniciar su intervención despotricando e insultando a los alemanes y británicos, las principales fuentes de nuestra industria turística. Llamó la atención, sin duda, dado el éxito de la iniciativa puesta en marcha por la competitiva Marca Cataluña, el mayor enemigo internacional de la Marca España en estos momentos, mucho más allá de la crisis que nos arrasa.

La marca enemiga 

Así es, la Marca Cataluña, como país, nació, sentimiento, realidad y hecho diferencial, procura desde hace tiempo desprestigiar todo aquello que tenga que ver con el resto de España, sobre todo, en el ámbito internacional. Curiosamente, el resto de España es su principal mercado y representa aproximadamente un 60% de sus "exportaciones". Es decir, que lo que están haciendo Mas y sus secuaces, sería algo tan grave como que mañana se presentase Espinosa de los Monteros en los medios internacionales diciendo que Alemania y Gran Bretaña se metiesen sus turistas por... donde les cupiesen y que nos sobramos con nuestro turismo autóctono.

La industria catalana es importante para España, claro. Pero mucho más importante es para esa industria su principal mercado: España. ¿Dónde venderán sus productos si no es en España? Productos de lo más variado, por cierto: financieros (La Caixa, Banco de Sabadell), farmaceúticos (laboratorios Esteve, p.ej.), alimenticios (Cola Cao, La Piara, Granja San Francisco, Casa Tarradellas, Freixenet, Codorniú, vinos, embutidos, aceites...), editoriales...

No pueden extorsionar y denigrar a su "cliente" principal sin que ello tenga consecuencias. 

No se trata de promover un boicot, pero es evidente que cuando te tratan de "enemigo", léase "Puta España" -grito de mucho éxito en el ambiente- llegará el momento en que se les responda de la misma manera. Y a las voces que digan que con comentarios como este, se crean más independentistas, hay que decirles que ya está bien. España, por ejemplo, no insulta a sus turistas extranjeros. Más bien los cuida y más que debería hacerlo. Seguro que los catalanes, buenos comerciantes, entenderán este lenguaje básicamente comercial: no pueden extorsionar y denigrar a su "cliente" principal sin que ello tenga consecuencias. Dado que no nos tratan como compatriotas, al menos podríamos exigirles el respeto que se debe a un cliente preferencial. En este sentido parece haberlo entendido D. José Manuel Lara y Piqué o Rodés. Pero faltan muchas voces y, aunque sólo fuesen modo "por interés te quiero, Andrés", se agradecerían.

Si los demás supuestos líderes de la sociedad catalana continúan agazapados en la ambigüedad ("En Madrit no nos entienden"), en el oportunismo, en la subvención y en el miedo, encontrarán al final del camino más miseria, menos libertad todavía y el hartazgo de la España que, al parecer, tanto odian. Han tenido muchos años controlados los gobiernos de la nación con su determinante "minoría". No era "seny" ni ayuda a la gobernabilidad, sino simplemente, ¡a ver qué podemos sacar de esto!. Pero no es el caso hoy con mayoría absoluta del PP. Arruinados, quebrados, no por España, sino por su mala gestión -recordemos Spanair o CatalunyaCaixa a título de pequeño ejemplo del catalonian way of management- se pueden ver retratados en el espejo a poco que el Estado y el resto de la sociedad española reaccione. Catalonia is not Spain? Let's see if the rest of Spain says: ok, we don't want your services and products anymore...probablemente sea el único lenguaje que entiendan.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba