El Blog de J. de Mendizábal

Enhorabuena Teresa, Q.E.P.D. Excalibur

Querida Teresa:

Parece que, después de una lucha sin cuartel, estás definitivamente curada y recuperándote. ¡Cómo nos alegramos todos tus compatriotas! Ánimo. Dicho esto, ahora es la hora de hacer cierto balance de todo lo ocurrido. Al margen de la intervención directa de Dios y el Apóstol Santiago, que evidentemente nunca viene mal si no eres moro, tu curación se ha debido a que España -y más concretamente, Madrid- cuentan con la mejor sanidad del mundo, según tus propias palabras. Y ello a pesar de la nefasta gestión política que la dirige.

Luego volveremos al tema político, pero inicialmente hay que darte la razón en lo de la mejor sanidad del mundo, dado que -por ejemplo- España goza del tercer mejor índice de longevidad del mundo sólo por detrás de Japón y, Madrid, mejor todavía, 84 años de esperanza de vida.

Muchos suponemos que detrás de estos datos, aparte de la dieta mediterránea y las tradicionales ganas de vivir de los españoles, algo tendrá que ver lo que has dicho sobre la mejor sanidad pública del mundo. Realmente, para estar gestionado todo ello por los peores -nefastos- políticos del mundo es ciertamente sorprendente los niveles de excelencia en la gestión. Es todo un ejercicio de resistencia a la maldad intrínseca de los mismos, sobre todo si son del PP madrileño. O puede ser también porque en otros regímenes no cuentan con Dios y, menos, con el Apóstol Santiago, inequívocamente español.

Los hechos son que, abnegada y voluntariamente, una serie de médicos, enfermeros y asistentes os ofrecisteis a atender a dos personas extraordinarias, en fase terminal. ¡Chapeau! Qué valentía, qué profesionalidad, qué ejemplo. Los hechos son que, de todo el personal que atendió hasta su muerte a esos mártires, sólo te contagiaste tu. En consecuencia, cabe deducir que, ni los protocolos eran tan nefastos, ni los trajes tan lamentables, ni se os expuso a toda esa gente admirable a un riesgo de muerte sin tener la más mínima prudencia. Porque, insisto, los hechos son que sólo te contagiaste tu. ¿Contagio divino o fallo humano tuyo? Yo -al contrario que tu- no creo mucho en lo divino, apuesto por lo segundo, dado que ninguno de los voluntarios en tu misma situación se contagió. ¿Eres culpable por eso? En absoluto. Pero, todo hay que decirlo, tampoco es culpable el protocolo, ni el material, ni tus compañeros, ni los recortes, ni los políticos.

Por otro lado, el Apóstol no debió dirigirte espiritualmente del modo más correcto, cuando encontrándote mal y sabiendo a lo que habías estado expuesta, mantuviste una vida normal, depilación incluida, excepto curiosamente con tu marido. Hay que mirarse eso, Teresa.

Tu tratamiento, según Der Spiegel, ha debido costar 3 millones de € (tal vez 1, tal vez 2 ó, tal vez, 4 millones). Da igual la cifra exacta, un pastón. Para estar en plena fase de recortes y estar empeñado el PP madrileño en acabar con la sanidad pública, la verdad, lo disimulan de cojones (perdón por la expresión, pero casi no cabe otra).

"Han ejecutado a Excalibur"

Incluso al Sr. Limón, tu marido, más que una ejecución, le ha parecido un asesinato. No te quiero ni contar a la banda de mohicanos arrasados a piercings que trataron de impedir su traslado. No sé si lo sabes, pero uno de ellos se tiró contra el furgón en marcha quedando seriamente lesionado. No te quiero ni contar cómo debía ir el hombre de tripis y tercios. Está fuera de peligro, no te preocupes. Te voy a contar: yo tengo un perro maravilloso, al que adoramos toda la familia. Si nos vamos todos a un viaje, pedimos a nuestros hermanos, que sabemos que le quieren, que se queden con él unos días. ¿Por qué el Sr. Limón no llamó a alguno de vuestros familiares o íntimos para que se ocupase de él unos días? Comprendo lo embarazoso de la situación: "No sé si tiene ébola, pero quédatelo una semanita o dos" Desde luego, lo que es incomprensible es dejarle en un balcón con un agua y comida "para varios días". Los perros, al igual que algunos humanos, comen sin tino y, probablemente, al cabo de un día de aburrimiento insoportable el perro no tendría ni agua, ni comida. Por no hablar de excrementos. ¿Te parece normal?

¿Qué tenía que hacer la autoridad? Lo que hizo. Lo que hubiéramos hecho todos, excepto los 50 que fueron a tu puerta, incluido el suicida del furgón. Por prevención. Llámalo ejecución, si quieres, pero ante una situación y enfermedad casi desconocida, mejor prevenir que curar (esto, dada tu profesión, seguro que te suena).

Aunque no me lo puedo creer, he leído que estáis estudiando demandar a alguien. No sé exactamente a quién. No sé si a la mejor Sanidad del mundo, a los que la dirigen de una manera nefasta, a los que asesinaron a Excalibur o a las que te depilaron. En cualquier caso, el Sr. Limón y tu deberíais pensarlo dos veces. La "marea blanca" creo que va a tener que esperar a mejor ocasión para colapsar la Castellana, la verdad. Millón de enhorabuenas por tu curación. Menos mal.

Y, para terminar, tropecientos hurras por los médicos, sanitarios y personal auxiliar. Admirable, ejemplar comportamiento. Dicho todo lo anterior, Ana Mato debería dimitir, pero por incompetente a la hora de explicarse (y por otras cosas).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba