El Blog de J. de Mendizábal

¿Consenso? A gobernar, por favor

Bastantes de los otrora padres de la Patria reconocen ahora en las cenas a las que asisten -los que viven- que la Constitución fue producto del trapicheo más escandaloso producido nunca en este país. Había que pactarlo todo, hasta el mapa de España. ¿Dónde ponemos a Cantabria? ¿Dónde a León? ¿Qué hacemos con Murcia? Más parecía el diseño colonial de un país por construir, tipo Libia o cualquiera de los del centro de África, que lo que hubiera sido normal en una nación con cientos de años de historia. Realmente, no se respetó ni eso, ni la historia. Sólo se respetó el monstruo nacido de la II República, las autonomías denominadas históricas, y ahí empezó el drama a cuyo final asistimos ahora.

Una Constitución por la Reconciliación Nacional

Todo fue en aras de la reconciliación nacional, dicen. No es del todo cierto. Fue, más bien, pinto, pinto, gorgorito, saca la vaca del veinticinco. Yo me quedo esto, yo me quedo lo otro y, si no, la monto. Se primó el voto de unas regiones sobre otras (seguro que lo saben, pero por si acaso, que conste que el voto de un español emitido en La Rioja, no vale lo mismo que el de otro español en el País Vasco, por ejemplo) y se optó por un sistema proporcional matizado que, a la hora de la verdad, ha resultado dar un poder absolutamente desproporcional a los gruposnacionalistas minoritarios. Además, el Título VIII de la Constitución es un despropósito, eso sí, muy consensuado.

Una Constitución por la Paz

¿Por la paz? ¿Había una guerra? Pues sí, parece ser que sí la había. Pero, sobre todo, la que hubo después de firmar la Constitución en el 78. A cien muertos anuales, aproximadamente. Más heridos. Curiosamente, años después, Zapatero, descubrió una mina en el concepto Pazzz. Una mina en el sentido de votos. La gente, en general, no quiere guerras. Lo cual es bastante sensato, a no ser que por el camino dejes más de 900 muertos en balde, por no hablar de valores y principios. Hay que reconocerlo, han ganado en muy buena parte. Ahí está en todas las instituciones Bildu. Y el imbécil de Joan Tardá tuiteando "¡Chapeau, Evo!" por expropiar las empresas de Iberdrola en Bolivia o gritando ¡Puta España! a la menor oportunidad. El enemigo, si es que había una guerra, sigue estando en casa y no ha sido vencido con el consenso y el diálogo.

La otra paz del 78. La social.

La tan cacareada paz social se resumió en dar un poder inusitado a unas organizaciones sindicales -CCOO y UGT- que, treinta años después están demostrando lo que son: dos monstruos cuasi mafiosos, con miles de liberados capaces de paralizar el país entero. Y seguimos sin una Ley de Huelga. Y seguimos financiándoles con nuestros impuestos.

El Espíritu de la Transición

¿El consenso? El consenso se acabó en el 82 ¿O nadie recuerda ya lo del famoso "rodillo" socialista? Lo que sí merece destacarse, aunque suene políticamente muy incorrecto, es el espíritu que demostraron mayoritariamente los procuradores de las Cortes franquistas votando su propia autoliquidación. Eso sí fue un acto de dignidad y orgullo. Algo así como reconocer que nuestro tiempo ya pasó, lo entendemos, nos vamos. Un espíritu similar se necesitaría en la clase política actual para arreglar este país dividido, subsidiado, corrupto y casi ingobernable.

Estructural, no coyuntural

La frase "en esta coyuntura de crisis" tendría que estar prohibida. Llevamos 5 años con este cuento y ya no vale. No es la coyuntura, es la estructura de este Estado elefantiásico lo que no podemos permitirnos. A nivel local, autonómico y estatal. Y para acabar con ello se necesita mucha determinación. Por eso es aterrador oír a algunos de nuestros actuales gobernantes la frase épica: "vamos a buscar el más amplio consenso". A temblar, señoras y señores. En la mayoría de las ocasiones, eso supone no hacer lo que se debe hacer, sino trapichear. Repartirse prebendas. Por el contrario, lo que tienen que hacer es lo que CREEN que tienen que hacer, sea al coste que sea y ya lo pagarán o les premiarán en las urnas. Aunque les ha costado un año verlo, lo único que puedenesperar de la izquierda y de los nacionalistas secesionistas es que tomen las calles. No hay más. A gobernar.

Si quiere, sígame en twitter @MendiMendi1


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba