El Blog de J. de Mendizábal

Bismarck no sabía lo de las CCAA

Circula por Twitter profusamente una declaración de Otto von Bismarck: "La nación más fuerte del mundo es, sin duda, España. Siempre ha intentado autodestruirse y nunca lo ha conseguido. El día que dejen de intentarlo, volverán a ser la vanguardia del mundo".

Paralelamente, me encuentro en agosto de 2014 volviendo del Sur, esta lápida en La Perdiz (La Carolina), a la sazón el mejor paté de perdiz que he tomado nunca, que dice que un tal Dalmau de Creixell, caudillo catalán, luchaba contra los moros ¡en Jaén!

Me temo que, tanto Bismarck como el ilustre catalán luchando por la reconquista de España en Las Navas de Tolosa, no sabían todavía lo de las Comunidades Autónomas, esa magnífica invención de los padres de la constitución de 1978 que nos han llevado al caos.

No, ciertamente, no sabían lo de las Comunidades Autónomas. Pero, en cambio, sí que lo intuyó ya en 1933 Ortega y Gasset, padre en parte del derrocamiento de la Monarquía de Alfonso XIII y de su glorioso y efímero partido ‘Agrupación de Intelectuales al Servicio de la República’. Les dejo un artículo sobre su intervención en la Cortes Constituyentes hablando de nacionalidades y autonomías. Como no le hicieron ni puñetero caso, dimitió y se disolvieron como partido y como todo. Unos al exilio, otros a la cárcel, otros al paredón, otros a la reconversión.  

Nadie que no tenga un cargo público remunerado puede defender que las CCAA han supuesto un beneficio para España. Han supuesto un estado de corrupción, descentralizada eso sí, de niveles caóticos que es insostenible. Un nivel de despilfarro absurdo a cargo de los contribuyentes (16 millones en estos momentos sobre 46) que no tiene parangón ni con los faraones de Egipto. Pabellones, auditorios, palacios de congresos, polideportivos, museos, aeropuertos, parques temáticos, radiales, aves, polígonos industriales en los sitios más insospechados... ¡por favor! Y el robo directo, patrimonios injustificables, dinerales en paraísos fiscales, propiedades por doquier de políticos y allegados. Y quebraron el 50% del sistema financiero del país en sus manos: las Cajas de Ahorros. ¿Se puede pedir más? 

Y las CCAA son todas. Unas más, otras menos. Pero casi por el volumen de su economía particular, no por otra cosa. En Cataluña, muy grande, robaban todos como locos. Y en Valencia, y en Baleares, por no hablar de nuestra gran Sicilia: Andalucía. Miles de millones. Miles. ¿De quién? De la UE, de ustedes, de mí, de todos. 

Nos han robado. Y, casi peor, nos han destruido como nación, dado que ya nadie puede creer en nadie. Sálvese quien pueda, parece la consigna. Huyan los que puedan. Muy alentador. Como gran contribución al ataque ruso a Ucrania, mandaremos unos cascos y, tal vez yogures caducados. Lógico, no tenemos dinero ni pa pipas, como para participar en misiones internacionales. Suficiente tenemos con luchar con nosotros mismos, como históricamente hemos hecho.  

Mientras, nos financiamos a un ritmo envidiable y a unos intereses cercanos a cero. Doña Letizia lo ha entendido: lleva vaqueros rotos y el monarca, chanclas. La deuda del billón (por ahora) la pagará Rita. Cándido Méndez continúa siendo el jefe del sindicato, entre jamoncito, curso de formación y ERES y le reciben en Moncloa cada dos por tres. Arturo Fernández es el Presidente de CEIM...y los semi-independentistas Roca i Junyent y Duran i Lleida defienden a la ex-infanta de España y al Congreso de los Diputados por el mundo. Baltar, en Galicia, se debe estar metiendo unos percebes y qué decir de Fabra. Bárcenas, perdonen la expresión, debe estar hasta los huevos de ver a tanta gente por la calle. 

No es esto, no es esto. Si Bismarck y el Caudillo de Creixell levantaran la cabeza...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba