El Blog de Ethenea

¿Qué está pasando en el mercado de renta fija soberana?

Después del anuncio del Quantitative Easing por parte del Banco Central Europeo, las miradas del mercado se volvieron hacia la deuda soberana y son muchos los inversores que se preguntan qué está pasando en la renta fija pública. No en vano, mientras que la deuda pública suiza a diez años se negocia con un rendi­miento negativo del -0,20%, el de la deuda gubernamental alemana a 10 años se acerca al 0,30%. Hasta hace poco tiempo estos datos eran simplemente inconcebibles. Pero el escenario ha cambiado y los inversores deberían mentalizarse, ya que no tienen más remedio, de que los rendimientos nominales pueden negociarse por debajo de cero y no solo debido a movimientos extremos a corto plazo, sino incluso a medio plazo. Al fin y al cabo, no existe ninguna ley natural según la cual en la práctica los activos sin riesgo, como la deuda pública, tengan que ofrecer un rendimiento positivo, sino que más bien sucede lo contrario.

Si se piensa en la cantidad de liquidez que los bancos centrales han inyectado en el sistema financiero, está claro que existe un exceso de dinero para invertir que tiene que posicionarse de algún modo que reporte ganancias, o por lo menos que preserve el capital. Si dibujáramos un simple gráfico entre la oferta y la demanda, se  vería de un vistazo que los niveles actuales de los rendimientos reales no solo están justificados, sino que además aún deberían de retroceder más. Al fin y al cabo, el BCE ni siquiera ha empezado de verdad su QE, que comenzará el próximo 15 de marzo. Si además se tiene en cuenta la evolución de la inflación y que probablemente se situará en tasas negativas durante un largo periodo de tiempo, resulta evidente que los títulos de la deuda pública alemana a 10 años caerán a terreno negativo por lo menos en términos nominales.

Además, en este entorno de continuo descenso de los rendimientos europeos y de apreciación del dólar estadounidense frente al euro, a la Reserva Federal le resultará difícil elevar los tipos significativamente sin que esto produzca un efecto muy negativo sobre la economía nacional. Esto, a su vez, ejercerá más presión bajista sobre los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años, especialmente dado que los costes de con­tratar coberturas frente al tipo de cambio son muy baratos debido a los bajos tipos del mercado monetario. Por consiguiente, creemos que el diferencial de rendimiento entre el bono alemán y el de EEUU seguirá reduciéndose, en dirección a los 75 puntos básicos.

Cabe mencionar a título anecdótico que la situación actual del mercado tiene realmente consecuencias históricas. De hecho, por primera vez en la edad moderna, el rendimiento nominal de la deuda pública alemana a 10 años es inferior al de los Japanese Government Bonds, la deuda soberana japone­sa con el mismo vencimiento, y creemos que en los próximos meses aún anunciaremos más noticias de este tipo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba