El Blog de Ethenea

Subida de tipos en EEUU: la clave está en el cómo

La pregunta probablemente más importante para los merca­dosfinancieros, a día de hoy, es cuándo subirá la ReservaFederal los tipos de interés en Estados Unidos. O, para ser más precisos, ¿puede la Fed subir los tipos de interés cuando solo en este año ha habido ya 23 bancos centrales que han bajado los tipos de interés básicos (algunos incluso varias veces) a causa de, entre otras razones, las preocupaciones sobre el crecimiento y el temor a la deflación?

Actualmente se presta una inmensa atención al cuándo se producirá la temida subida de tipos. Sin embargo, muchos de los participantes del mercado descui­dan de manera imperdonable el cómo, a pesar de que en el entorno actual representa un papel mucho mayor. En un experimento de campo fallido, la Fed, bajo el mandato de Alan Greenspan, mostró durante el periodo 2004-2007 cómo no debería ser la senda de la subida de los tipos. En esos años se subieron los tipos en 17 reuniones consecutivas, lo que tuvo como resultado tres programas de expansión cuantitativa, así como varios años de políticas de tipos cero para mantener en pie el sistema. Esto implica que esta vez el ciclo de tipos variará con más cuidado y de forma notablemente más lenta.

Así pues, la Fed ya ha reconocido por adelantado que no habrá ningún proceso automático, que posiblemente durante varias reuniones no se tomará ninguna medida sobre subidas de tipos y que incluso, dado el caso, podrían llegar a reducirse otra vez. Esto dependerá finalmente de cómo encaje la economía estadounidense la subida de los tipos. Dicho con otras palabras: la Fed solo subirá los tipos de forma lenta y únicamente cuando, a su entender, dicha medida pueda encajarse bien.

Esperamos que los tipos a largo plazo sean más estables que los tipos a corto plazo

Con este escenario, y dado que durante el ciclo actual la Fed está pendiente de mantener tanto los tipos a largo como a corto plazo dentro de una horquilla determinada esperamos que los tipos a largo plazo sean más estables que los tipos a corto plazo. En consecuencia, es posible posicionarse bien sin verse directamente afectado por una subida de los tipos per se.

Para los tipos a corto plazo, la situación parece diferente. Y es que éstos influyen directamente en el dólar estadounidense. El hecho de que no se conozca el momento preciso de este primer incremento de los tipos aumenta la incertidumbre y la volatilidad en los mercados. El último comunicado de la Fed, en el que explica que decidirá la subida de tipos en función de los datos, hace que los participantes del mercado se lancen sobre cada dato que se publica y reaccionen en consecuencia. En un entorno así es necesaria una adaptación táctica regular para mantener baja la volatilidad de las carteras. Pero, al mismo tiempo, un entorno como este ofrece abundantes e interesantes posibilidades para tomar posicio­nes, ya que la volatilidad también trae consigo oportunidades.

Para ello confiaremos en un modelo macroeconómico estable a medio plazo. En el mismo, el dólar estadounidense se revalorizará frente al euro debido a la creciente divergencia en la política monetaria de las distintas áreas. Los tipos a largo plazo se verán menos afectados que los tipos a corto plazo y será posible encontrar títulos atractivos. Además, dado que la Fed subirá los tipos de interés básicos de forma prudente, a fin de no perjudicar demasiado al crecimiento económico, los diferenciales de crédito también se mantendrán relativamente estables. En consecuencia, la deuda corporativa denominada en dólares estadounidenses sigue ofreciendo oportunidades de inversión muy atractivas y los mercados de renta variable estadounidenses en general, con algunas excepciones, se mantendrán estables y no se desplomarán incluso durante un ciclo de subidas de tipos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba