El Blog de Ethenea

La Eurozona continúa con su progresión a pesar de Grecia

A pesar de que Grecia  centra gran parte de la atención de Europa, en el resto de la zona euro, los datos insisten en una expansión generalizada de la actividad. Si observamos los países principales (Alemania, Francia, Italia y España), que representan más del 75% del PIB de la zona euro, los indicadores adelantados apuntan a un mayor crecimiento. No obstante, existe disparidad. Según prácticamente todos los indicadores, España está creciendo a un ritmo rápido, Italia está cobrando cierto impulso, Francia mantiene su velocidad de crucero y Alemania pierde algo de fuelle.

La recuperación del consumo se hace patente con los últimos datos relativos a las ventas al por menor, si bien la confianza del consumidor no registró una mejora adicional. Es probable que la débil tasa de creación de puestos de trabajo (en torno a unas tres veces más lenta que la estadounidense, cuya mano de obra tiene un tamaño equiparable) y la incertidumbre política en torno a la saga griega se revelen como las causas que expliquen su consolidación. Las cifras relativas a la inversión se han mantenido en niveles discretos. El incipiente ciclo crediticio sigue siendo modesto y la normativa referente a los créditos bancarios no se ha facilitado más. Sin embargo, los indicadores de la demanda crediticia son muy alentadores para todos los tipos de crédito (los préstamos corporativos, el crédito al consumo y las hipotecas) y los tipos de interés sobre los nuevos créditos han descendido aún más. Según estos indicadores, es cuestión de tiempo que la inversión se recupere. Por último, sorprende la debilidad del volumen de exportaciones en el primer trimestre, según los datos del PIB, una cifra que no parece coincidir con la debilidad de la moneda única, un hecho que debería haber impulsado este dato. La debilidad de las economías asiáticas podría ser una posible causa.

En cuanto a la evolución de los precios, una gran parte de la baja inflación general responde todavía al precio del petróleo, actualmente un 40% menor que al año anterior. Si el precio del petróleo se mantiene en 60 dólares por barril, como es el caso actualmente, la inflación general aumentará hasta diciembre en un punto porcentual. Nuestras previsiones para la economía estadounidense arrojan resultados similares. La inflación europea, ceteris paribus (como solían decir los economistas), debería aumentar sin demasiados problemas en un 1% en diciembre a partir del 0,2% actual. En resumen, nos mantenemos optimistas acerca de la zona euro, que se reactiva lentamente, aunque seguimos prestando gran atención a la ralentización asiática, así como a los acontecimientos en Grecia y sus implicaciones potencialmente negativas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba