El blog de Alexis Marí

Jamás un partido político hizo tanto daño a esta tierra

Es el Partido Popular de la Comunitat Valenciana. No me voy a andar con rodeos. Y eso que mantengo relaciones cordiales con miembros de la formación. Pero la situación es inaguantable. Nos hacemos eco de escándalos y despilfarros desde hace demasiados años. Exportamos titulares a los medios de comunicación nacionales que harían vomitar a una cabra.

Siento vergüenza al viajar con mis afines por otras partes de España y cuando digo que soy de Valencia enseguida me preguntan por la situación política. Ya me ha pasado dos veces y jamás hubiera pensado que tendría que taparme la nariz para hablar de algunos dirigentes políticos de la Comunitat.

El capítulo 237 del despilfarro y la chulería del PP nos deja en Feria Valencia. Un agujero de 1.027 millones de euros que tendremos que pagar todos los contribuyentes. Los responsables ni están, ni se les espera, ni pretendo que devuelvan el dinero porque ahora ninguna institución pública valenciana tiene capacidad para afrontar esa bola de despilfarro, sinrazón, buena vida y opacidad. Pero debería la justicia y el ciudadano exigir responsabilidades. En los tribunales y en las urnas. El tamaño del cráter económico es propio de un meteorito. Dos cifras. El presupuesto de la Generalitat para este año es de unos 17.000 millones de euros. El de sanidad son casi 5.400 millones. Es decir, el Abismo de Helm de Feria Valencia representa casi el seis por ciento de todo lo que tiene previsto gastar el Consell en 2014. Es una barbaridad. La feria de las vanidades lo llamaría yo. Mordor lo llamarían otros.

Jamás pastar en un presupuesto, sea público o privado -como dice la señora Barberá- fue tan cómodo y rentable. Le preguntaría a la alcaldesa ¿Quién es el/la responsable de haber decidido que la ampliación del recinto ferial se hiciera sobre los pabellones ya existentes y con un terreno lleno de desniveles, con el consecuente sobrecoste? El negocio tenía que quedarse en suelo municipal y nunca enfrente, en los solares de los militares, la opción más barata, la más sensata y la más cómoda porque no impedía el normal desarrollo de las ferias.

Insisto. La retaíla de casos es tan larga y grave que jamás un partido político había hecho tanto daño a esta tierra. Estoy seguro de que hay personas muy válida y honradas en las filas del PP de la Comunitat Valenciana. Tengo muchas caras en la memoria y podría bien señalar esos valores con el dedo sin miedo a equivocarme. Respeto sus creencias y sus posicionamientos, tan legítimos como otros, siempre que sean democráticos y no atenten contra las libertades y la ley. Pero esta ‘tierra de saqueo’, como titula un libro, ha destrozado la idea de una buena y sana democracia en esta Comunitat, ha dilapidado las libertades de los ciudadanos y ha hecho de la ley un guiñapo, una “muñeca de barranco”. Sí, aquellas muñecas que todos hemos visto de pequeños, abandonadas en un descampado, sin ropa, desnudas, con las extremidades amputadas, sin pelo y sin ojos. Así ha quedado mi tierra. Sin orden y buena gestión todo se viene abajo. Sin reconocimiento de los errores no hay corrección posible. Y algunos políticos se han reído de nosotros delante de nuestras narices. Como coordinador territorial de un partido que aspira a tener representación en las Cortes Valencianas estamos dispuestos a trabajar para que esto no vuelva a ocurrir.

Lo que viene por el otro lado no es muy bueno que digamos. Habrá que pensar en la congruencia, oportunidad, proporcionalidad, sacrifico, buena gestión como los hermanos de viaje perfectos. Los próximos meses serán excitantes, apasionantes, llenos de expectación, pero eso sí, agárrense que vienen curvas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba