El blog de AC Gestión

Las ventajas de no nadar en la superficie

Casi de manera diaria podemos leer en artículos o informes las bondades de muchas ideas de inversión, que bajo el apoyo de unos fundamentales sólidos nos hacen cambiar la expresión del rostro y generan tal claridad en nuestra mente que sólo podemos pensar: ¿Cómo no se me había ocurrido antes?

A diario nos llegan argumentos sólidos como que el consumo de artículos de lujo en China se multiplicará al tener el país un número de millonarios mayor que el de EE.UU. y Canadá juntos, o que la construcción de infraestructuras es imprescindible en el desarrollo de los países emergentes, o que el envejecimiento de la población mundial aumenta el desarrollo de las actividades relacionadas con la salud.

Son, sin duda, argumentos de peso. Pero en el mundo de la inversión no puedes sentarte y esperar. El caso más reciente es el del sector de la biotecnología, en el que no faltan fundamentales y, sin embargo, otros factores como la finalización de patentes, las altas valoraciones y el consenso de mercado pueden arrastrar a una realidad que se aleja de lo fundamental, por eso aquellas personas que se plantean suscribir un fondo de inversión, deberían realizarse estas preguntas, y sin duda, complementarlas con un proceso adecuado.

Una de las herramientas imprescindibles para lograr el equilibrio en las carteras de fondos de fondos es la de los datos cuantitativos, que en ocasiones pasan desapercibidos para el inversor no profesional. Una vez analizada con detalle la consistencia en la obtención de rentabilidad, son múltiples los factores a la hora de seleccionar el vehículo de inversión adecuado: medidas de riesgo (volatilidad, VaR, tracking error), preservación de capital (máxima caída) o concentración de activos son algunos de los datos imprescindibles que deben tenerse en cuenta para conocer qué podemos esperar de nuestra inversión.

Otro aspecto a considerar en el análisis, y no menos importante, es el equipo gestor. Muchos de los fondos de inversión más vendidos, que a menudo vemos en los diarios económicos, tienen bajo gestión varios miles de millones y suelen tener al mando la figura de un gestor que se erige como estratega jefe. Pero, ¿podría una sola persona manejar todos los aspectos que afectan a un patrimonio de ese calado? La respuesta es fácil: no. Una vez conocida la reputación y la experiencia de la cabeza visible, es imprescindible conocer si se apoya en uno o más co-gestores, el número de componentes del equipo de análisis e investigación, así como si son especialistas por sectores o globales y si tienen los años suficientes de experiencia. La filosofía de inversión de un equipo gestor, con permiso del comportamiento de los mercados, nos puede dar información del rendimiento de un fondo en el futuro.

Lo que define el valor de un selector de fondos es la capacidad de aunar estos factores, con el mayor grado de implicación, seguimiento y dinamismo, siguiendo criterios de diversificación y análisis de perfiles, para ver qué tipos de estrategias son las convenientes en cada momento. Es decir, la capacidad de buscar la máxima profundidad en el análisis, para no dejarse llevar por las corrientes externas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba