Educación a fondo

El grupo Prisa sale del armario

En huelga los trabajadores de PRISA porque “los jefes están haciendo EREs salvajes, carnicería de despidos”, afirman. El capitalismo salvaje y carnicero, en la cuna cunera de la intelectualidad progresista, la luminaria del socialismo español, el regazo hogareño de los del yo-soy-de-izquierdas-y-tú-facha. El grupo mediático que es, desde la Transición hasta hoy, la referencia de la progresía ilustrada española, se desacelera deprisa y corriendo.

Uno de los lemas favoritos de los celosos curreles del grupo PRISA es que “hoy tenemos la generación de jóvenes mejor preparada de la historia de España, gracias a las leyes educativas socialistas (LRU 1983 y LOGSE 1990)”. Mito repetido con orquesta, salvas de artillería y repique de campanas, por las comparsas y sindicatos que hoy se pasean con camisa verde manifestera diciendo que defienden la educación pública. Y la OCDE, sin embargo, acaba de señalar que el 24% de los jóvenes españoles ni estudia ni trabaja, que la juventud española entre 15 y 29 años es una de las peores preparadas de toda Europa, y una de los peores de la OCDE: el quinto puesto por la cola, de un total de 33 países. Pero frente a esa salvajada de maquillaje y de falseamiento carnicero de la realidad, producido a golpe de rotativo y de diario independiente de la mañana, no se ha manifestado ningún trabajador, ninguna camisa verde, verde manifestera.

Mito a mito, golpe a golpe, cátedra a cátedra

Al estado de indigencia económica y social de la España presente no se ha llegado por pura casualidad, sino en virtud de un riguroso proceso de ocultamiento de realidad, de creación de mitos para suplantar el verdadero estado de cosas. La difusión, sí, ha corrido a cargo de los rotativos, los tertulianos y los Iñakis de la radio, esos que ahora denuncian EREs salvajes y carnicería en los despidos. Pero no menos responsabilidad tiene, no menos, la fábrica de producción de mitos: la academia y la universidad.

Los padres intelectuales de los principales mitos en torno a la educación —como el mito de que tenemos la generación mejor preparada de la historia de España, y tantos otros— se aglutinaron en la década de 1980 al calor de la ideología del progresismo idealista. Como es de sobra conocido, FelipeGonzález tenía la precisa intención de implantar esa ideología en la universidad española, con el objetivo de contrarrestar el peso que la Iglesia, y especialmente el OpusDei, ejercía sobre la universidad. A tal fin, ordena la reforma de la universidad (LRU 1983, redactada por Rubalcaba, entre otros) y, desde entonces, a la universidad se accede con carné en la boca, de PSOE, UGT y CCOO. Hoy esa ideología campa a sus anchas en la universidad pública española, muy especialmente en los departamento de Ciencias Sociales.

La crema de esa intelectualidad ha pasado a formar parte de la nómina de PRISA y el esfuerzo de pulido y abrillantado de mitos ha sido ímprobo. Los ejemplos que Prisa ofrece en ese terreno son incontables y darían para más de una tesis doctoral sobre la historia del cinismo en España. Un caso ilustrativo: el informe PISA 2009 (publicado en diciembre 2010) arrojaba los siguientes resultados: si su hijo nace en Madrid, Castilla-León o La Rioja, podría tener una calidad educativa similar a los de Noruega, Alemania, o Suiza; si su hijo nace en Andalucía, Baleares o Canarias, obtendría una calidad menor incluso a los de Lituania o Turquía: es más, si nacen en Ceuta o Melilla, tendrían una educación inferior a la de Rumania. Pues bien, ante semejante denuncia de desigualdad, J. A. Aunión, de El País, da el siguiente titular: «España recupera en PISA el bajón de 2006». Oculta que esos datos sitúa España en los resultados de 2003, y también oculta el aumento de la desigualdad en España. Pero para erudición, producción científica y buen hacer literario, el editorial que ofrece P. Badía, el director de periódico que le suministra los expertos de educación al grupo PRISA, y los asesores, a los ministros socialistas. Ante los datos de PISA, afirma Badía: «Pisa aburre y ya no interesa».

Y la maquinaria del humo, que no pare. En enero de 2012, tras anunciar Rajoy la reforma de la educación, uno de los catedráticos de educación que más influencia ha tenido sobre los Ministros de Educación del PSOE (residente en Cataluña, para más señas) afirmaba —con el objetivo de defender el modelo educativo LOGSE— lo siguiente: «la actual generación de jóvenes es la mejor formada de nuestra historia. Una de las consecuencias de la sobrecualificación … es la emigración, y el hecho de que en algunos sectores y países extranjeros reciban a estos jóvenes con los brazos abiertos.» (J. Carbonell).

E. Lamo de Espinosa, uno de los redactores de la LRU, junto a Rubalcaba —en el ministerio de J. M. Maravall— afirmaba en mayo de 2012: «España cuenta con la generación mejor formada de su historia. Es además una generación muy bien formada en términos comparados, como lo demuestra la demanda de médicos o ingenieros y la tasa de educación postsecundaria, de las más altas de la OCDE. Pues bien, sobre esa pirámide de jóvenes licenciados e ingenieros se alza una pirámide de doctores e investigadores, trabajando muchos (demasiados quizás) en el extranjero, pero que han llevado lacienciaespañola, tanto en volumen de producción como en impacto de esa producción, al pelotón de cabeza de la producción científica mundial. Un despegue que comenzó ya en los años 80 con la primera Ley de la Ciencia, se frenó después, y ha sido relanzado durante los gobiernos de Zapatero en una de las pocas políticas acertadas de su mandato.» (Informe España 2025 del Colegio Libre de Eméritos)

Al mismo tiempo, los datos han ido denunciando, informe tras informe, año tras año, que es el sistema educativo el que no funciona, que se ha convertido en una fábrica de parados: el 53% de la juventud española está en paro —siendo el 20% la media en la UE—. La causa, el sistema educativo, la educación pública vigente, esa que ahora Rajoy está dejando caer a beneficio y honra de unos pseudo-liberales.

Oferta de trabajo en PRISA: “se buscan pulidores y abrillantadores”

Se busca titulado para responder creativamente al último informe de la OCDE… Ha llegado usted tarde. Afirmaba hace unos días uno de la nómina de El País: «Sin embargo, el nini español es diferente del nini de muchos de los otros países de la OCDE. El español no estudia, pero está desempleado, mientras que la mayor proporción de los ninis de otros países ni estudian ni buscan empleo (son inactivos). Es bien conocido que durante los años de la “década prodigiosa” de la economía española se produjo un incremento muy importante del empleo de los jóvenes. Recordaremos que en 1996 el desempleo juvenil rondaba el 50%, similar a la situación actual. Los datos de la OCDE muestran que la producción de jóvenes que tenían empleo pasó del 24% en 1997 al 48% en 2007. El aumento de la demanda de empleo poco cualificado provocó la salida temprana del sistema educativo de muchos adolescentes.»

En fin, que a esta situación —no sólo de crisis económica, sino de colapso de España— se ha llegado por un riguroso —y subvencionado— proceso de ocultamiento de la realidad, comandado por titulares de las ciencias —incluidas las ciencias morales y políticas—, junto a la vergonzosa connivencia de la clase académica en la mentira. … Pero que España esté tranquila que esto lo arregla el cuñado de Urdanga con una sesión de fotos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba