Educación a fondo

¿La Vuelta a España en 80 reformas?

Bajo el frenesí reformista que sobrevuela una España en coma, la prensa hablaba hace unos días de una lista de reformas educativas que Rajoy va a implantar. Se anunciaba, en concreto, la creación del MIR educativo, esto es, la reforma de la selección y formación inicial del profesorado, sustituyendo así el Master de Secundaria. Sin embargo, ni Rajoy ni el Ministro de Educación ha dado luz verde a tales medidas. Por tanto, a Rajoy le están haciendo la cama, desde dentro. Veamos cómo y por qué.

El impulso reformista de Rajoy se va a centrar única y exclusivamente en la economía y en Merkel, y se cuidará de no molestar a nadie, para que no le monten ruido en la calle. De ahí que no quepa esperar que afronte reformas necesarias: ni en Justicia, ni en Educación, ni en Política; porque ¿cuándo ha hablado del propósito de corregir la corrupción de la clase política, que es una de las causas de esta crisis económica? Porque todos sabemos que el caso Nóos es la metáfora de la nube de Consejerías y Ayuntamientos que corona España.

Me atrevo a decir que, por no molestar, Rajoy no tocará ni la asignatura de Religión, ni la ley del aborto, ¿y la formulación de la ley de matrimonio? Se admiten apuestas. En materia educativa el panorama que nos espera es el siguiente: cubrirá el expediente ante la sociedad con el Bachillerato de tres años y hará ruido mediático con el tema de las descargas de Internet, y poco más. Eso es lo que indica el nombramiento del actual Ministro de Educación, un señor que ni estaba ni se le esperaba, que no conoce la Educación, pero que es de “confianza”, esto es, predecible.

Entonces, si no va a reformas la ley el aborto, ni la asignatura de Religión, ¿no se le van a rebelar sus grupos mediáticos afines, y, en especial, el sindicato de la sotana? Dicho de otro modo, ¿lo va a permitir Rouco y Julio Ariza? Vaya que si lo van a permitir, y con mucho gusto, porque Mariano les va a pagar en especie: a cambio de su silencio, Mariano va a ir favoreciendo a la escuela privada y concertada, do mora el corazoncito de la sotana.

Y la táctica pro-silencio de la derecha se hará con mano izquierda. Dos negociadores serán clave de la jugada: un negociador con los sindicatos de la izquierda (es decir, BaudilloTomé) y un negociador con el sindicato de la sotana (que incluye: Conferencia Episcopal, confederaciones católicas, el bizcochable Anpe, etc.). De esto se encarga el Richelié de la educación en el PP, EugenioNasarre, de alta estima en los grupos educativos católicos y de mayor consideración entre los sindicatos en-busca-de-árbol-donde-cobijarse.

El Richelié de la educación del PP

Eugenio Nasarre ha ganado la batalla por el control de la educación dentro del PP. Batalla difícil, porque el nuevo PP está formado por una hornada de novicios sin experiencia pero con una ambición colosal. Sabiendo quedarse en segundo plano, no dando nunca la cara por nada ni por nadie,  el Don ha ido controlando las riendas. ¿Cómo se explica, por ejemplo, que en la última lucha intestina se hayan cargado al número uno de Educación en el Congreso durante los últimos años, J. A. Gómez Trinidad, y Nasarre, como siempre, a flote y dirigiendo entre bastidores? Parece que la táctica es ganar ese tipo de maratones en el último kilómetro.

Así, cual Fénix renovado, el Richelié tiene, de nuevo, vía libre para mover sus fichas en el nuevo Gobierno, y seguir practicando los juegos de la erótica del poder. Lo hizo en el anterior Gobierno del PP y consiguió controlar la ley de universidad (LOU, destinada a elevarla calidad del profesorado universitario). Pero, como no sabe de Educación, antes de que entrara en vigor la ley, las universidades convocaron miles y miles de plazas para meter a los amigos, dejando sin utilidad dicha ley. Hubiera bastado con una cláusula adicional para impedirlo, pero, como no conocía el ganado, porque no conoce ese mundo, pues no lo hizo y fastidió la reforma. Y como España premia a esta clase de héroes, volveremos a ver repetida su jugada.

Ahora, desde su renovada posición de fuerza dentro del partido, Eugenio Nasarre está intentando colarle a Rajoy un nuevo invento, el MIR educativo. Es falso que Rajoy haya dado luz verde a tal medida. La noticia no es más que una invención, a espaldas de Mariano, efectuada porRichelié. El Don aprovecha el clima de frenesí reformista que sobrevuela los restos de España para colar su nuevo invento: otra ocurrencia de una mente burocrática, alejada del mundo de la educación.

¿A favor del profesor? El inventor del MIR es el mismo ideólogo que ideó la argumentación de la Consejera de la Comunidad de Madrid ante las protestas sindicales por los recortes educativos del pasado otoño: recurrir a los mezquinos tópicos contra los profesores: que son unos privilegiados funcionarios, que trabajan poco y cobran mucho, que vienen de dos meses de vacaciones,… El PP lleva años enarbolando la bandera de la calidad de la educación y el apoyo al profesor, distanciándose del desprestigio del profesorado llevado a cabo por la pedagogía progresista, desprestigio que está en la base del desastre educativo actual. Sin embargo, en plena lucha por el poder interno del PP, no le impide machacar impunemente al profesorado. Eso muestra lo que realmente le interesa el profesorado.

Además, ¿por qué aplicar lo que se hace en Medicina? ¿Es que no se conoce lo que se hace en Educación, que se tiene que recurrir a la Medicina? ¿Se ha preguntado que en Medicina el MIR funciona gracias al sistema Medicina-Hospital, que no es comparable al sistema Universidad-Escuela? Por ejemplo, la Medicina se apoya sobre unas disciplinas científicamente constituidas, sobre una carrera larga y exigente, con unos presupuestos en docencia e investigación que no son comparables a la Educación. La práctica profesional médica se basa en un modelo profesional ya consolidado, con una dotación económica incomparable, con una inversión tecnológica puntera, con unos sindicatos fuertes, etc. Nada de eso existe en Educación, y varias reformas básicas habría que introducir previamente para que tenga eficacia. Ello exige trabajo “a pie de obra”, “codo a codo” con el profesorado,… La reforma, pues, empieza desde abajo.

Las reformas educativas que han producido mejora de resultados empiezan “desde abajo”: existe un acuerdo internacional en este punto. Sin embargo, la clase política de España no tiene tiempo para esas cosas. De un lado, la política socialista, en torno a la pedagogía idealista de la Logse, ha estado negando sistemáticamente el hecho del fracaso escolar. De otro lado, la política del partido, digamos, liberal-conservador no tiene una propuesta alternativa, pero tiene, eso sí, un grupillo de políticos ambiciosos que, para hacer méritos, hablan de sus inventos, de sus parchecitos, como si tocaran música de Wagner, cuando, en realidad, no son más que juegos propios de la erótica del poder, esta vez con las bolas chinas de la educación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba