Educación a fondo

Ruido, ruido, ruido: Las medidas en educación (I)

Resulta que el Ministro de Educación, Cultura y Deportes Wert es otro que sonríe, como el ínclito ZP. Las medidas educativas que acaba de anunciar: bramidos de elefante para parir apenas un ratón. Tenemos una España cruzada por una tasa del 50% de paro juvenil a consecuencia del fracaso escolar, 5.4 millones de parados pendientes de un sistema educativo que lastra el despegue económico y genera desigualdad entre las Comunidades Autónomas,… y resulta que la única novedad educativa es cambiarEducación para la Ciudadanía por Educación Cívica y Constitucional. ¡Épico, Mariano! ¿Qué será lo próximo: la toma de Gibraltar y Filipinas?

El problema económico de España es estructural: España tiene poca capacidad para competir en el mercado. La estructura económica española se ha apoyado en mano de obra poco cualificada y temporal, y se ha centrado en sectores de escasa innovación. En consecuencia, para crecer en competitividad en un mercado global, España necesita capital humano, factor determinante de la productividad y la innovación. España no puede competir en el mercado porque la formación de su mano de obra es inferior a sus competidores. Por tanto, o se reforma el sistema educativo, entre otros, o el estancamiento económico de España será endémico. Y ante ello, ¿qué hace Mariano? Cambiar Educación para la Ciudadanía. Y el Ministro Wert sonríe y lo anuncia como con música de Wagner.

Claro que, si miramos a la izquierda, la cosa es de delirio. Así, uno de los pedagogos áulicos que más influencia ha tenido en los Ministros de Educación del PSOE, y lectura de cabecera de Ex-Gabilondo, el sociólogo Jaume Carbonell, interpreta del siguiente modo el problema que vive España hoy:

«la actual generación de jóvenes es la mejor formada de nuestra historia. Una de las consecuencias de la sobrecualificación … es la emigración, y el hecho de que en algunos sectores y países extranjeros reciban a estos jóvenes con los brazos abiertos.» (enero 2012)

Medidas de políticos y para políticos

El cambio de Educación para la Ciudadanía, un poco de calderilla para contentar los ánimos del sindicato de la sotana; de ahí que El País irrumpa con grititos de escandalizada y rumores de ofendida. En cuanto a que vigilará que se cumpla el bilingüismo en las Comunidades Autónomas, mero humo de pajas: el Ministerio Wert Wagner no tiene competencias en las Autonomías; además, ¿por qué lo dice el de Educación?, ¿es que va a mirar para otro lado el Ministro de Justicia?

El Bachillerato de 3 años, mucho ruido y pocas nueces, porque parece que sólo cambia el nombre de 4º de ESO por 1º de Bachillerato. ¿Va a reducir el fracaso? Rotundamente, no. Sólo a un burócrata wagneriano se le ocurre pensar que, como el alumno cursa obligatoriamente 1º de Bachillerato, seguirá hasta el final del Bachillerato. En la práctica los profesores saben que, como el alumno no va a seguir estudiando, no mostrará el mínimo interés en el curso y se dedicará a fastidiar en clase, produciendo una bajada de nivel de todo el curso. Pero,… claro, eso no importa porque “será un alumno de la pública”.

El tema del Estatuto de la Carrera Docente y la Autonomía de Centros, ruido mediático, para hacer como que se hace, mientras no se hace nada. Wert sigue así la política de Ex-Gabilondo, quien se inventara la historia del Pacto Educativo para lo mismo: hacer como que hace, mientras no hace nada —aparte de dedicarse a inaugurar y clausurar Congresos y Conferencias, currículum que ahora, a su vuelta a la Universidad, le es muy útil, por cierto—. Por tanto, Wert se ocupará la agenda con reuniones y más reuniones, foros y fotos y más fotos con la oposición, sindicatos,… todo ello diligentemente pagado por el bolsillo del españolito, para, al final, concluir una mera declaración de intenciones.

En su estudio sobre los sistemas educativos que han arrojado una mejora relevante de resultados, el InformeMcKinsey2010 señala que una de las condiciones más importantes para que se produzca tal mejora es la existencia de un líder político que se decida a impulsar el cambio educativo. Desafortunadamente, España ha tenido y tiene a los líderes que se merece.

Continúa: II. La Política Educativa del Marianazgo


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba