Economista ciudadano

¿Por qué no mejoran los salarios si aumenta el empleo?

Una tónica en esta era supuestamente postcapitalista, como anticipó Sarkozy antes de ser pillado también en un pecado de corrupción, es que la recuperación de la actividad y el empleo se hace sin mejoras de la renta salarial. La lógica que enseñábamos y nos enseñaron es que el empleo es una variable retrasada que llega tras un cambio en las expectativas y una vez que la demanda crece y los beneficios mejoran. Una vez ocurre esto, el empleo y las rentas crecen en respuesta a este shock favorable, lo que se deja notar en que los salarios toman el relevo de las rentas empresariales en el reparto  de la Renta Nacional.

Ruptura de la lógica del crecimiento salarial al crecer el empleo

El análisis de la mayor parte de las economías está mostrando que esta supuesta recuperación, especialmente en Europa o Japón, está apoyada en un incremento del endeudamiento público, como se puede ver en el caso español, que sirve de impulso a la atonía de la inversión privada y el consumo, fruto de una política monetaria que ha llevado a la rentabilidad del ahorro y la inversión a tasa ridículas. Frente a la política de supuesta austeridad, básicamente en la inversión, europea auspiciada por Alemania, la estrella de la clase ha sido EEUU que ha terminado el año 2014 con una creación de empleo, de mala calidad eso sí, de más de tres millones de empleos y la tasa de paro en el 5,6%.

Occidente solo crece por endeudamiento público

Las sombras de este supuesto milagro, apoyado en una política monetaria muy activa en la compra de deuda privada y nula en préstamos directos a la banca comercial como en Europa, son comunes a otras economías. La población activa está en mínimos de los últimos 30 años, 62,7% lo que distorsiona la tasa de empleo, el desempleo juvenil está en el 16,7%, la proporción de subempleados es creciente y la tasa de paro ampliada, la que recoge el subempleo, se acerca al 14%. Los parados de larga duración son el 31% del total de inactivos y los salarios, ya desde hace más de una década, siguen empobreciendo a una gran mayoría de norteamericanos.

Si analizamos en qué sectores se crea empleo, nos recuerda mucho a España, es decir comercio estacional, servicios de bajo valor añadido y allí construcción y sector inmobiliario. La dinámica del sector inmobiliario, que había vuelto a repuntar liderada por los precios, vuelve a cambiar de signo y los últimos datos ya apuntan a una vuelta al estancamiento. Es decir, ya no es la mejora en la productividad lo que propicia el crecimiento, como tampoco lo es el avance en la población, lo cual induce a pensar en el dopaje de las autoridades monetarias en EEUU ha sido de mejor calidad que el inyectado por la UE y por Japón.

Poco empleo, y de mala calidad

Esta escasa presión salarial explica también la atonía de los precios de consumo y producción, a pesar de la expansión monetaria tan temida por los ortodoxos

En un mundo en el que el empleo ya no es sinónimo de dignidad, y dónde las rentas no acompañan al incremento de la actividad solo demuestra hasta qué punto el poder de negociación de los trabajadores se ha diluido, lo que explica el escaso peso de la negociación colectiva en España, pero también en los países del Sur de Europa, salvo Francia. Si a esto le añadimos el déficit de cualificación y habilidades que tienen los trabajadores en los países más afectados por la crisis, entre ellos España, llegamos a la ecuación perfecta para el capital: masa laboral escasamente cualificada y desarmada es perfecta para un progresivo cambio de paradigma entre rentas del trabajo y capital. Esta escasa presión salarial explica también la atonía de los precios de consumo y producción, a pesar de la expansión monetaria tan temida por los ortodoxos.

Pero existen otros factores que explican la deflación salarial. La preeminencia de empleo de escasa cualificación, el nulo efecto de la investigación y desarrollo sobre la productividad total de los factores, como lo ha demostrado Gordon en EEUU, abre un debate tan temido como necesario. ¿Habrá empleo para todo el mundo en el futuro? La segunda derivada de este debate es si, con las expectativas demográficas, ¿podremos sostener nuestros sistemas de Seguridad Social públicos?

Sin avances en productividad y demografía nos abocan a estancamiento secular

Las respuestas a estos dilemas no son fáciles de asimilar por la ciudadanía, ni por los gobernantes

Las respuestas a estos dilemas no son fáciles de asimilar por la ciudadanía, ni por los gobernantes. Cuando se pone como ejemplo EEUU y se antepone cualquier tipo de empleo a la calidad del mismo, se está contestando implícitamente a una de las grandes cuestiones. En el mejor de los casos, y solo gracias a las burbujas financieras, los trabajadores podrán trabajar unas horas, con salarios basura, pero no podrán costear los costes mínimos para poder formarse, en el caso de EEUU, ni tampoco emprender un proyecto de vida, ni por supuesto aumentar la natalidad. Tampoco el mito de la diferencia en política de gasto público entre EEUU y la UE se sostiene. De hecho, el gasto federal en EEUU ajustado por inflación y crecimiento demográfico es ahora más bajo que cuando Obama accedió al poder. Frente a esto, Reagan lo aumentó en un 20% cuando tuvo que lidiar con la crisis de los 80.

En suma, estamos ante un cambio estructural que nos va a cambiar la vida a los que estamos cerca de la jubilación, pero especialmente a las nuevas generaciones. No habrá empleo de calidad para todos, conviviremos con tasas de población activa bajas, tasas de empleo igualmente reducidas y crecimiento salarial escaso o nulo  durante buena parte de nuestra vida laboral. Esto será compatible con sociedades completamente duales y crecimientos demográficos incluso negativos en una gran parte de países europeos. Las pensiones públicas se verán reducidas drásticamente y los procesos migratorios serán permanentes. Mientras tanto nos entretendremos con series de la Casa Blanca o las andanzas del pequeño Nicolás.    


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba