OPINIÓN

La herencia de Rajoy en materia laboral

El desempleo se reduce en gran parte por la reducción de la actividad, la temporalidad es del 27% y la Seguridad Social está en riesgo real de quiebra, si no hay cambio en la financiación.

Imagen
Imagen Instant Vantage

El mercado laboral en España, frente a los irresponsables que jalean cada cifra positiva como algo sobrenatural se encuentra en una tesitura realmente peligrosa. No basta con analizar los datos puntuales de la EPA, las del paro registrad es mejor ignorarlas, ni tampoco los de la Seguridad social, porque nos darán fotos fijas en un momento del tiempo. Pero lamentablemente, y por mor del electoralismo barato que nos inunda, solo nos quedamos en el número que nos interesa para proclamar el fin de los problemas estructurales que nos acechan.

Los problemas estructurales del mercado laboral siguen sin ser abordados en España

Por empezar por el principio. Existe una realidad palpable y objetiva y es que hay dos estructuras paralelas en el mercado laboral español: la economía formal, de la que sabemos más o menos sus cifras, aunque con una calidad de las estadísticas mejorable, y la economía informal, de la que prácticamente no sabemos nada, y de la se hacen estimaciones a vuela pluma para justificar que el paro en España no es tan alto como muestran las cifras oficiales. Esto ya nos da idea de qué tipo de país tenemos en el que existen supuestos empresarios que prefieren contratar en negro para ahorrarse los costes laborales, pero también las medidas de seguridad e higiene, de ahí que seamos uno de los países con mayor siniestralidad laboral.

Las grandes empresas apenas crean empleo en términos relativos y las PYMES están en una coyuntura que les incapacita para tirar de la ocupación

La existencia y el desconocimiento de la economía informal revela e gran fracaso de todas las Administraciones públicas.

El segundo aspecto reseñable, y del que se habla poco, es que la economía española es incapaz de generar empleo suficiente para todos los activos, siendo la tasa de paro mínima alcanzada, con Zapatero, por cierto, del 7%. Esto, que es común a muchas economías, se explica por la incapacidad de invertir suficientemente por parte del sector privado, ya que el sector público está restringido y así lo notamos todos los días al entrar en un Hospital o visitar colegios o Universidades. Las grandes empresas apenas crean empleo en términos relativos y las PYMES están en una coyuntura que les incapacita para tirar de la ocupación. No hay que olvidar que un logro de las últimas legislaturas, que arranca con el admirado Felipe González, ha sido menguar y diluir el empleo industrial, aquel mejor formado, más productivo y con mejores salarios, para apostarlo todo por los servicios de bajo valor añadido, turismo, hostelería y comercio, para poder presentar cifras positivas. Sin capacidad de innovación, con baja calidad educativa y un número de hogares en situación socioeconómica mala o muy mala muy elevado, el crecimiento de la productividad se ha situado en cifras cercanas acero o incluso negativa.

España no llegará al pleno empleo nunca dado el ritmo de inversión pública y privada

Esta apuesta por lo más fácil y lo que da más redito político, junto con la estructura demográfica, reduce el crecimiento potencial de la economía española a cifras ridículas, aunque sí permite crear este tipo de empleo basura con tasas de crecimiento económico bajo. Esto es así, en parte, por los factores exógenos que nos han beneficiado más que a otras economías de nuestro entorno, como es la desviación de comercio en el sector turístico, que nos ha situado ante cifras nunca vistas, gracias a la situación geopolítica Oriente Medio, África o Turquía. Pero al mismo tiempo, ha elevado de forma significativa la tasa de temporalidad en el empleo, aunque no estemos en máximos. Esta dualidad del mercado laboral ha sido objeto de estudio de forma recurrente, llegándose a conclusiones muy discutibles, como que la solución pasa exclusivamente por un cambio en la legislación sobre contratación, el llamado Contrato Único. No siendo el objeto de este artículo, sí parece que esta no es la única solución plausible, ya que la estructura productiva a la que nos dirigimos, aunque similar en algunos casos a a de otros países, no permite eliminar fórmulas contractuales que los que contratan necesitan. Esta lacra no se ha solventado bajo ningún gobierno, y seguramente seguirá oscilando con el ciclo, pero el drama estructural se queda.

Las últimas reformas laborales se han hecho a imagen y semejanza de la CEOE, aunque sin alcanzar todavía su programa máximo

La dualidad y la mala calidad del empleo son ya un elemento estructural

Las últimas reformas laborales se han hecho a imagen y semejanza de la CEOE, aunque sin alcanzar todavía su programa máximo. Estas normas han ido en la dirección neoclásica, es decir, culpar del desempleo a los costes relativos (salarios) por lo que una vez eliminada la supuesta rigidez sindical, las empresas pueden pagar el salario que deseen al desaparecer prácticamente el convenio sectorial. Las condiciones laborales se pueden modificar de forma unilateral, y el trabajador ha perdido el derecho a la negociación colectiva de facto, aunque la Constitución lo consagre. Esta pérdida de salario no es coyuntural y ha venido para quedarse, lo que sin duda seguirá presionando al alza las cifras de pobreza relativa y el número de hogares que no pueden hacer frente a gastos imprevistos.

La CEOE consiguió el fin del derecho a la negociación colectiva de facto en PYMES y nadie se atreverá a cambiarlo

Por tanto, estamos ante un escenario a futuro tenebroso, con amplios colectivos de población cuya vida laboral será cada vez más corta e irregular, con rentas percibidas cada vez más bajas y una capacidad de ahorro tendente a cero, por lo que no tendrán acceso a ninguna fórmula de pensión pública, y por supuesto tampoco privada. El poder de negociación de los trabajadores ha desaparecido y en todas las negociaciones políticas, PP-C,s o PSOE-C,s no se recogía ninguna modificación, más allá de retórica. El triunfo histórico que ha supuesto el desmantelamiento de la negociación colectiva para las empresas nadie se atreverá a revertirlo, porque las fuerzas que han forzado todo tipo de tropelías en el PSOE son las mismas que lo impedirían.

Tenemos en España más de 15 millones de inactivos y 18,5 mill ocupados. Con estas cifras es prácticamente imposible cerrar la brecha del sistema de Seguridad Social

Finalmente, otro efecto del desmoronamiento del mercado laboral en España es la actividad, variable prociclica que nos avanza las perspectivas de los agentes en relación al empleo. Si miramos dos puntos fijos en el tiempo nos encontramos con que desde 2011 (3trim) hasta 2016 (3trim) el empleo apenas ha crecido en 43.000 personas, pero el desempleo ha descendido en más de 677.000. Gracias a esta brusca caída de la actividad la tasa de paro se ha podido reducir del 24% hasta el 18,9% actual, es decir porque los activos se van o abandonan el mercado laboral. Es por ello, que tenemos en España más de 15 millones de inactivos y 18,5 mill ocupados. Con estas cifras es prácticamente imposible cerrar la brecha del sistema de Seguridad Social que tiene en la actualidad un agujero de más de 20.000 mill€.

Solo la caída de la actividad permite reducir el desempleo poco a poco

En suma, la herencia que recoge Rajoy de sí mismo es terrible, a pesar de la euforia. El desempleo se reduce en gran parte por la reducción de la actividad, la temporalidad es del 27% y la Seguridad Social está en riesgo real de quiebra, si no hay cambio en la financiación. Los salarios siguen en niveles ínfimos lo que ayuda al deterioro de la Seguridad Social, y los niveles de subempleo nos llevarían la tasa de paro U6 a niveles superiores al 24%. Si a esto le añadimos la mala calidad del empleo, el deterioro de la industria y la alergia a la investigación que ha demostrado Rajoy, solo podemos esperar que los 1,4 mill de hogares con todos los miembros en paro y los 5,4 mill. con todos los miembros inactivos, se eleven hasta marcar nuevos records.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba