OPINIÓN

¿Es democrático que nos engañen con el rescate bancario?

A fecha de hoy, la cantidad total inyectada en el conjunto de 14 entidades que recibieron dinero público fue de 54.353 millones de euros a través del FROB. De esta cantidad, apenas se han recuperado 3.870 millones.

¿Es democrático que nos engañen con el rescate bancario?
¿Es democrático que nos engañen con el rescate bancario? EFE

En estos atribulados días, en los que andan muchos políticos no independentistas sacando las medallas de demócratas del armario, se ha conocido la actualización del Informe del Banco de España sobre el rescate bancario. Las conclusiones del mismo no son, precisamente, muy halagüeñas para los ciudadanos que andan despistados por el espectáculo del Parlament de Cataluña y no se les permite mirar a la cartera en estos días previos a la cuesta de septiembre.

El Banco de España ya constata que solo se recuperará el 26% del dinero del rescate bancario

La reciente historia nos habla de una secuencia de hechos en los que casi nadie ha dicho la verdad. La frase redonda más sarcástica la pronunció el Ministro De Guindos y la vicepresidenta Santamaria cuando anunciaron que el rescate bancario no costaría un euro al contribuyente y que todo lo pagarían los bancos, es decir sus accionistas o bonistas.

La palabra de un ministro debería tener valor de ley y por tanto todos deberíamos dormir tranquilos soñando que de los impuestos que pagamos no se desviará ni un euro para pagar la mala gestión de todos los estamentos que regían el sistema financiero

La palabra de un ministro debería tener valor de ley y por tanto todos deberíamos dormir tranquilos soñando que de los impuestos que pagamos no se desviará ni un euro para pagar la mala gestión de todos los estamentos que regían el sistema financiero, al margen de la coyuntura económica. Estas promesas se han repetido sistemáticamente desde el inicio de la crisis, tanto por parte del gobierno de Zapatero, que gestionó pésimamente la situación con las mal llamadas fusiones frías, como el actual que se embarcó en nacionalizar Bankia y otras entidades menores, a sabiendas que nunca recuperaría el total de los préstamos otorgados para dicha compra.

El gobierno de Rajoy mintió deliberadamente anunciando que el rescate no costaría un euro a los ciudadanos

Lo que sabemos a fecha de 31/12/2016 es que la cantidad total inyectada en el conjunto de 14 entidades que recibieron dinero público fue de 54.353 mill€ a través del FROB. De esta cantidad, apenas se han recuperado 3.870 mill€, un 7%, estimándose que, con la venta completa de Bankia, se podrían recuperar otros 10.400 mill€, lo cual arrojaría un balance completo de 14.275 mill€ recuperados del total inyectado, un 26% del total. Se habrían evaporado 30.000 mill €, sin que los ciudadanos puedan entender por qué se les mintió de esa manera desde el principio. En el caso del Fondo de Garantía de Depósitos, el montante inyectado, por parte de la banca, fue de 9.745 mill€, de los que se han recuperado apenas 604 millones, cantidad que parece definitiva según el Banco de España.  

La cantidad inyectada fue de 54.353 mill€ y se recuperarán 14,275 mill€

Más allá de las cifras y del descaro del Banco de España y gobierno para justificar las pérdidas para el erario público, habría que destacar la ausencia completa en el informe, y en anteriores y sucesivos, de cualquier atisbo de autocrítica.

La culpa se orientaba hacia el clima de euforia crediticia y que nadie quería apagar la música en mitad de la fiesta

El Banco de España aduce que faltaban instrumentos legales para imponer al sistema financiero un corsé crediticio o para que se cumpliesen las recomendaciones en materia de Loan to Value (porcentaje del crédito dispuesto sobre el valor del activo), algo que sí se cumplía en otros países europeos. Es decir, que la culpa se orientaba hacia el clima de euforia crediticia y que nadie quería apagar la música en mitad de la fiesta, como siempre recuerda Miguel Sebastían (ex ministro de industria).

El Banco de España se escuda en que no había herramientas para limitar el crecimiento del crédito o el Loan to Value

Lo que sí reconoce el Banco de España fue que la crisis del sistema fue global, pero que impactó más en las Cajas de Ahorro por su propia estructura societaria y por su exposición al ladrillo, algo que luego se ha demostrado con el episodio del Banco Popular. En conjunto, y dado que el texto fue coordinado por un ex alto cargo del PP (Fernando Eguidazu), no sorprende que se apruebe la gestión del Banco de España y se desvíen las críticas hacia la gestión de Zapatero, aunque la burbuja se cebase entre 2005-2006 con Caruana al frente de la entidad supervisora.

El informe del Banco de España desvía las críticas al gobierno de Zapatero y defiende la labor de Caruana

Sorprende, por su candidez, que la justificación de la no introducción de medidas macroprudenciales, como la de limitar el porcentaje de crédito otorgado, se zanje con la excusa de que no había ejemplos internacionales, sabiendo que la burbuja en España apenas tenía parangón en el mundo occidental. No hay más que ver las cifras de crecimiento del crédito hipotecario, un 28% anual en 2005, del cual el 66% iba destinado al sector inmobiliario. Estas cifras ya constituían un motivo de alarma per sé, pero en cambio eran elementos para sacar pecho en foros nacionales e internacionales.

Otra excusa divertida del Banco de España, pero también del gobierno de Zapatero, es que la segunda recesión, la del 2011, fue la que verdaderamente terminó de hundir a la banca

Otra excusa divertida del Banco de España, pero también del gobierno de Zapatero, es que la segunda recesión, la del 2011, fue la que verdaderamente terminó de hundir a la banca. Argumenta el supervisor que, sin ella, la banca habría superado sin problemas el episodio y hoy volvería a ser la envidia de Europa, como se dijo antes del comienzo de la recesión. Pero nada se menciona del fracaso de las mal llamadas fusiones frías, de las presiones para sacar Bankia a Bolsa o de la gestión de Rato y secuaces al mando de las Cajas nacionalizadas, es decir Hernández Moltó o Narcís Serra, todos outsiders al sistema financiero, cuyo único mérito era la amistad con el poder.

La recesión de 2011 parece ser la principal causa de la caída de las entidades, sin la cual la banca habría salido sin problemas

En todo este proceso quedan preguntas y personas por rendir cuentas. ¿Quién ideó y puso en marcha las fusiones frías de las Cajas?, ¿Por qué se autorizaron?, ¿Cuánto costó esta aventura a las cajas y quiénes se enriquecieron en ese proceso? Esto enlaza también con el proceso de comercialización de preferentes entre particulares, embrión del desfalco que ha supuesto para el consumidor las malas prácticas del sistema financiero. De nada de esto habla el Banco de España, pero tampoco quienes deberían controlar la acción de gobierno. Aquí ha habido mucha negligencia por parte de gestores públicos y privados que, actuando de forma coordinada, han decidido esconder su responsabilidad y que todo el peso del ajuste recaiga en el consumidor, que está indefenso.

Nadie responde del fiasco de las fusiones frías, ni de la elección de pésimos gestores cuyo único mérito era su amistad con el poder

Habría que concluir que es bueno escandalizarse por las prácticas no democráticas en el Parlament de Cataluña, pero para sacar pecho de democracia primero hay que tener el jardín limpio. Mentir como se ha hecho con el rescate bancario, y seguir huyendo de la autocrítica, no es el mejor de los escenarios para demostrar al mundo que se es mejor que aquellos que conculcan derechos a las minorías.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba