Economista ciudadano

Es la demanda de crédito, estúpido

Con entusiasmo irreverente, los mercados financieros y otros aprendices de gurús que militan en la política han saludado esta semana la enésima metedura de pata del BCE desde su nacimiento. Este jolgorio solo se explica porque se desconoce el verdadero problema de la economía europea, y en especial de la española: saturación de deuda privada y pública e insolvencia de gran parte de los agentes económicos.

La euforia irracional por la tardía intervención del BCE no soluciona el principal problema: sobreendeudamiento privado

Esta insolvencia es particularmente dolosa en España entre una gran parte de microempresas, familias, pero también se extiende hacia entidades financieras que sólo gracias a la política de engorde de balances con deuda pública, pueden presentar resultados maquillados. La clave sigue siendo el volumen de deuda privada acumulada por entidades financieras, pero también por empresas no financieras y familias que ven cómo sus reservas de fondos propios se han agotado, la retribución del capital ocioso de ha desplomado y el acceso a la financiación nueva es difícil en lo cuantitativo y muy caro.

La orgía de financiación barata que el BCE puso en el mercado fue engullida en su día por el sostenimiento de la deuda periférica, ya que el canal del crédito lleva roto casi tres cuatro años, lo mismo que pasó en Japón durante décadas. La política de reducción de rentas y precios, la más social según algunos iluminados, ha hecho mella en una gran parte de agentes privados, especialmente familias y pequeñas empresas, ya que no permite recuperar la demanda efectiva que salvaría a miles de empresas del comercio, pero también de los servicios y de la industria. Esta búsqueda permanente del dolor por los excesos provocados por otros, ha llenado de incertidumbre al motor de la economía española y europea, los consumidores. Ello se ha traducido en un desempleo estructural que difícilmente superará esta fase crítica del ciclo y convertiremos a millones de europeos a parados sin esperanza, empujándoles al  abismo de la exclusión social.

La gran incertidumbre de los agentes privados no permitirá reactivar ñla demanda de crédito

Esta falta de visión se asienta en que las decisiones de política económica en la UE se toman pensando únicamente en los acreedores de la ingente cantidad de deuda. Es decir, se busca que la bolsa y los mercados de deuda satisfagan el apetito por el riesgo de las elites que invierten en estos mercados, aunque para ello se generen burbujas en los mercados de deuda que pueden volatilizar  el ahorro de pequeños ahorradores que han picado invirtiendo en fondos de pensiones. Sólo así se explica que la UE desprecie la política fiscal y presupuestaria como palanca sobre la que se asiente la recuperación del ciclo inversor y de empleo, ya que la política monetaria por sí solo es ineficaz, cuando estamos ante lo que se denomina trampa de la liquidez.

Si esto es así es porque los dirigentes políticos europeos, especialmente los que toman decisiones, siguen estando presos de los grandes lobbys financieros, a los que rinden pleitesía, lo que se traduce en que no se haya modificado nada en el laberinto de la legislación y regulación financiera. Por tanto, si no hay impulsos fiscales, como han hecho otras economías, el regadío monetario solo seguirá impulsando de forma ficticia los mercados financieros, bolsa y deuda, tratando de generar otra burbuja mediante la ilusión monetaria que tanto gusta a los monetaristas.

Los grandes lobbys financieros siguen sin permitir la regulación y la reducción del balance financiero mundial

Pero ni siquiera esto que se plantea es suficiente. Las noticias que van llegando sobre la supuesta recuperación son falsas y esconden problemas estructurales muy severos. Cuando se publica que EEUU ya ha recuperado la ocupación de antes del inicio de la crisis, se está escondiendo que la tasa de actividad, 62,3%, es la misma de hace treinta años, que los salarios son muy inferiores, que la jornada laboral es superior y que las condiciones de los trabajadores son manifiestamente peores. Estos elementos, cualitativos y no cuantitativos, son ignorados por analistas, periodistas y políticos de forma deliberada. En España se lanzan las campanas al vuelo porque el registro administrativo del SEPE presenta caídas de los supuestos clientes de un servicio inoperante, que claramente desalienta el uso de este servicio. No hay que olvidar, que laminadas las políticas activas de empleo públicas, el SEPE sólo paga los subsidios al menguante colectivo de aprovechados que todavía disfrutan del subsidio, por el que han cotizado. Las condiciones laborales de los contratos que se van firmando estos días son esperpénticas, llegándose al paroxismo de contratos por minutos, lo que permite engordar las estadísticas y llenar de esperanza a los incautos que se conforman con estas migajas.

Los mensajes de recuperación esconden graves problemas estructurales como la baja participación laboral, bajos salarios y pésimas condiciones laborales

Frente a esta corriente de posibilismo, es mejor esto que nada, nada se alza en contra para restaurar la dignidad a una gran parte de trabajadores que han perdido su derecho a la asistencia sanitaria, los inmigrantes en situación irregular, o esas clases medias y bajas que otrora podían ir a la escuela pública sin el estigma de perder una plaza por estar desempleados, como en Madrid.

Toda la política monetaria expansiva que se ufana el BCE de vender como gran logro, únicamente engordará una burbuja que acabará por estallar, y que si no hay una contestación intelectual, académica, política y social, acabará por bendecir esta dinámica perversa de dinero fácil y barato para unos pocos. No hay que olvidar que, los que tratamos de conseguir financiación para mantener la liquidez de nuestras empresas, tenemos que mendigar tipos que no bajan del 5% o 6%, y por supuesto empeñar todo el patrimonio nuestro y de nuestros antepasados.  Y todavía hay alguien que cree en los Reyes Magos vestidos de banqueros centrales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba