Economista ciudadano

El capital huye de España

Las últimas cifras conocidas de empleo, crecimiento y salida de capital extranjero muestran a las claras que hay una consigna, para los que pueden, muy clara: España se está hundiendo.

Ya quedan muy atrás aquellas soflamas entre políticos sobre la confianza en los distintos Gobiernos, y especialmente en los discursos y aplausos sobre las medidas de recorte puestas en marcha por el Gobierno de Rajoy. Lo que se está gestando es algo tan serio, que produce sonrojo el escapismo político e intelectual del inquilino de la Moncloa.

Las cifras son concluyentes. La salida neta de inversión financiera de España desde julio es de más de 128.000 mill€, casi un 13% del PIB. En Deuda Pública esto se nota también mucho, casi un 6% en el primer trimestre de 2012, lo que deja la participación de la demanda extranjera en activos públicos en el 37%, cifra no recordada desde 2003. Esto sin duda, es una señal que es imparable y que demuestra, una vez más, las tonterías que se suelen argumentar sobre la solvencia política a la hora de convencer a los inversores. Si la inversión financiera fuera un buen termómetro de la confianza en un determinado gobierno, con las cifras en la mano, el anterior ejecutivo sería el de mayor caudal de confianza de la reciente historia económica, ya que las cifras de entrada neta de fondos entre 2004 y 2009, alcanzó una media del 9% del PIB.

Los inversores están dejando sin financiación a la economía española, con la salida de más de 128.000mill€ desde julio

Pero como no lo es, la realidad es tozuda. La economía española no tiene capacidad de crecimiento a medio plazo, la situación de la banca es dramática, las medidas implementadas ahondarán en la reducción de renta y riqueza, por ello los inversores se van. Esta salida va a dificultar enormemente la financiación del Tesoro en la segunda parte del año, en la que vencen más de 30.000 mill, y para esas fechas ya no tendrá el colchón de liquidez que dejó en caja la anterior, y brillante, Directora del Tesoro.

La pregunta es, ¿qué se podrá hacer a futuro? Obviamente, y en el corto y medio plazo, estamos en manos del BCE. La solución de las LTROnas, la barra libre de liquidez al 1% que la Banca española utiliza para comprar Deuda Pública y poder refinanciar sus propios vencimientos, es la bendición que está permitiendo no caer en la intervención formal, tanto al Estado, como a la propia Banca, pero que en el BCE ven con mucha preocupación, y cuya voluntad de prestar auxilio permanente comienza a ser muy discutido.

Sin LTROnas, la Banca y el Estado no podrán sobrevivir

Las cifras conocidas de paro y crecimiento, todavía han dado más gasolina a las órdenes vendedoras, pero también a que muchos nacionales se lancen a la inversión fuera de nuestras fronteras. El desempleo, cerca ya de los 6 mill de personas, y con tasas de empleo del 56% y de actividad por debajo del 60%, han alumbrado las señales de alarma de los estudiosos de la Seguridad Social. Si a esto añadimos el anuncio de la rebaja de cotizaciones, tan irresponsable, como ideológico, las previsiones que tenemos algunos de un déficit a final de año del 0,5% del PIB, comienzan a tomar verosimilitud. Esto, por tanto, será el próximo objetivo, es decir reducir al máximo las pensiones públicas, con la excusa de la no sostenibilidad del sistema.

Con las cifras de paro y crecimiento, el próximo objetivo es desmantelar el sistema público de pensiones

Finalmente, las cifras no desglosadas del PIB nos recuerdan que estamos en recesión técnica, aunque estas cifras no se correspondan con la magnitud de la destrucción de empleo. Tal vez se estén suavizando mucho o que mucha destrucción de empleo se corresponda con la dación cuasi gratuita que muchos empleadores han encontrado desde la aprobación de la Reforma Laboral.

En suma, sin política económica conocida y con el único objetivo de desmantelar la estructura del Estado social, la crisis está alejando a los inversores de la economía española, dejando graves problemas de financiación a corto y medio plazo. La ventanilla de la Banca Comercial y la del BCE, de momento, solventan el problema, pero eso hará más vulnerable a nuestra economía y acercará más en el tiempo la inevitable intervención formal.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba