Economista ciudadano

Qué bien vive la banca subsidiada

En el Informe de Estabilidad Financiera mundial de abril que elabora el FMI se ha incluido un interesante análisis sobre cómo los grandes bancos se benefician de los subsidios públicos. En él se advierte de que la probabilidad de que las entidades sistémicas sean rescatadas es alta, e insta a los gobiernos a terminar con su ventaja competitiva. Para ello hay que acabar con el subsidio implícito que reciben, proteger a los contribuyentes, y garantizar la estabilidad financiera. Con estos objetivos, el organismo apoya la creación de una tasa que permita recuperar los costes de un eventual rescate y, además, que se limite el tamaño de los grandes bancos.

El Informe de Estabilidad Financiera del FMI alerta del enorme coste público de los subsidios a la banca y el riesgo de rescate de gran parte de ella

El FMI muestra cómo los grandes bancos siguen beneficiándose de subsidios públicos implícitos creados por la expectativa de que el gobierno los respaldará si se encuentran en dificultades financieras. Este subsidio implícito distorsiona la competencia entre bancos, y favorece una toma excesiva de riesgos y, en última instancia, puede implicar elevados costes para los contribuyentes. La expectativa de que obtendrán respaldo estatal reduce los incentivos de los acreedores para controlar el comportamiento de los grandes bancos, alentando así un apalancamiento y una toma de riesgos excesivos.

Para computar los subsidios utilizan dos procedimientos, en el primero se calcula la diferencia entre el valor razonable del spread CDS computado a partir del precio de las acciones y el realmente observado. En el segundo se estima la mejora en la calificación crediticia derivada del apoyo del gobierno, y que se traduce en un diferencial de crédito sobre la base de la relación histórica entre las calificaciones de crédito y el spread de los bonos.

Los métodos de cómputo de los subsidios cuantifican el enorme esfuerzo público en la zona euro

En ambos casos, los resultados son realmente interesantes. El área económica donde más se ha subsidiado a la banca, con gran diferencia, ha sido la zona euro. Utilizando el diferencial entre el llamado Credit Default Swap (un seguro ante una posible quiebra) computado y el observado, el subsidio a la banca europea llegó a ser de más de 150 puntos básicos, situándose en la actualidad en más de 50 puntos básicos. En EEUU, se produjo un efecto impulso en el año 2009, con una ayuda que llegó sólo a los 100 puntos básicos, convergiendo a cero a partir de esa fecha hasta ahora. Reino Unido también ha utilizado grandes dosis de dinero público para subvencionar su sistema financiero, con un subsidio de casi 120 puntos básicos.

El segundo método, la mejora del rating por el apoyo gubernamental, benefició especialmente a los bancos con mayor riesgo sistémico, particularmente en el Reino Unido y en EE.UU. Donde menos efecto tuvo fue en Japón, con un impacto que apenas sumó 60 puntos básicos. Sumando los dos efectos, la cuantificación de los apoyos a la banca son realmente obscenos. Solo entre 2011 y 2012, en la zona euro se inyectaron más de 312.000 millones $, en el Reino Unido se gastaron más de 120.000 millones $ y en EEUU la cantidad fue manifiestamente menor, unos 60.000 millones $.

En términos cuantitativos la UE lidera las ayudas públicas con 312.000 mill$, frente a los 60.000 mill. $

Las causas habría que buscarlas en la distinta política seguida con el rescate bancario en cada área económica. En EEUU han desparecido más de 3000 bancos, mientras que en la zona euro han caído solo la mitad, y en el Reino Unido apenas 200 entidades. La correlación entre ajuste en el tamaño del sector bancario y el crecimiento de la ratio de activos totales sobre PIB es muy clara y nítida, lo que explicaría que la UE apenas ha llevado a cabo un ajuste verdadero de su sistema bancario y ello condiciona la evolución del crédito y del enorme gasto público para salvar un sistema quebrado. Esto ya lo ha puesto de manifiesto el propio FMI alertando de la situación tan preocupante de la banca europea, y especialmente la española, que retardará aún más la supuesta recuperación económica.

Esta crisis ha sido el resultado de un completo fracaso en la gestión del riesgo, algo que no ha terminado y estamos ante un episodio que muchos llevamos alertando hace mucho tiempo. Deberíamos haber aprendido que los estándares de capital eran insuficientes y que había un agujero enorme en la estructura reguladora. En su lugar, se aplicó una idea tóxica que consistía en que existen una serie de bancos que son demasiado grandes para poder quebrar. Pero en este intervalo, los que han causado el problema, gestores bancarios, reguladores y acreedores, salen indemnes y se siguen cobrando bonus con la misma presteza que los primeros inversores de Bernie Madoff recibían sus rendimientos.

Para terminar, una cita de una eminencia como Andrew Haldane, quien fuera responsable del departamento de estabilidad financiera del Banco de Inglaterra, “los bancos están en el negocio de riesgo, crean el riesgo, y luego sistemáticamente nos engañan e incluso entre ellos sobre lo que han creado”. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba