Economista ciudadano

Rescatados y sin silla en el BCE

En un alarde de mezcla de falta de profesionalidad y experiencia, el Gobierno de Rajoy ha experimentado una de las más amargas derrotas diplomáticas que se recuerdan en España. España, que había pertenecido al Consejo del BCE desde el inicio, ha perdido la silla que hasta ahora ocupaba José Manuel González Páramo. Lo peor, tal vez, no es eso, sino que el país que toma el relevo es Luxemburgo.

El Gobierno de Rajoy ha cosechado la peor derrota diplomática con la pérdida de la silla en el BCE

Así mismo, España no ha sido agraciada ni con la pedrea, como era la Dirección General del MEDE, o lo que es lo mismo el Fondo de Rescate, en parte porque el perfil de la aspirante no estaba a la altura del puesto, lo cual dice poco a favor del capital humano que tiene España en el campo económico, especialmente en el campo conservador, donde se suponía que militaban y descansaban las mejores cabezas del país.

Esta falta de presencia y prestancia entre las élites políticas y económicas, choca bastante con la supuesta garantía y solvencia económica que atesoraba el nuevo Gobierno, cuya falta de rigor y capacidad ya empieza a ser comentada entre bastidores, y especialmente entre los agentes económicos y financieros comunitarios. La prueba más fehaciente es cómo se han comportado los grandes grupos financieros y bancarios ante la llegada del Gobierno de Rajoy, y sus primeras escaramuzas ante la Comisión Europea y el BCE. Fruto de esta falta de entendimiento, y la cierta chulería con la que encaró Rajoy los primeros Consejos Europeos, los resultados tangibles hasta ahora son pésimos.

La capacidad técnica del equipo económico comienza ya a ser denostada por los agentes económicos externos

España, que se resiste a reconocer que es un país tutelado y rescatado, ha logrado que, siempre a través del FROB, se pueda inyectar 30.000 mill€ al sistema financiero, mediante un canje de bonos por liquidez, lo que aumentará la deuda y el déficit. Esta medida, todavía pendiente de ser ratificada por el Consejo Europeo, está siendo contestada por países del norte de la UE, como Finlandia u Holanda, y en parte también por Alemania. Y a cambio de esta inyección, que solo llegará para tapar mínimamente el agujero de Bankia, creado por una cadena de malos gestores y pésimos políticos, conjurados con los peores supervisiores que ha tenido el Banco de España: Caruana y Fernández Ordoñez, la economía española será intervenida de facto.

Este rescate se basa en una moción de censura completa al programa electoral del PP y los escasos balbuceos que han podido articular por sí mismos son leyes lesivas y regresivas de orden jurídico o sanitario, como el aborto, y regresiones educativas propias del Padre Astete. El precio que hemos tenido que pagar claramente es ideológico y fruto de la cruenta lucha que se libra entre acreedores y deudores financieros.

La intervención financiera es, de facto, una intervención económica que se traduce en una moción de censura de la UE al programa del PP

Los resultados están muy claros. La pérdida de equidad es manifiesta, con la reforma fiscal del IVA, amnistía fiscal de dinero negro o la escasa mejora en sociedades, junto a la recuperación universal de la desgravación por compra de vivienda. También se manifiesta en la subida de tasas universitarias o el copago a pensionistas. Tal vez, la medida más disparata, pero impuesta, sea la subida del IVA en estos momentos. Al margen de injusta, torpedea los escasos signos que pudiera haber de recuperación del consumo y puede enterrar a algunos sectores, como el comercio minorista o la hostelería. En este punto, merece mención aparte la justificación del Ministro Montoro, que tras jurar y perjurar que no se subiría el IVA, ahora lo asume, aduciendo que es un castigo divino a los defraudadores. Esta respuesta, en un país serio, sería razón suficiente para ser cesado, aprovechando que la Ministra de Empleo intuyo que está haciendo las maletas, tras su filtración de información sobre el ERE del PSOE a su jefe de prensa en la sombra.

La subida del IVA es una de las peores medidas que impone la UE, aunque lo peor es la justificación del Ministro Montoro

Las siguientes fases del rescate, tras una funesta reforma laboral, viciada de fondo por el apriorismo de que la reducción de costes relativos crea empleo, serán las prestaciones por desempleo o las pensiones. Menor tiempo de prestación y menores pensiones, precisamente para desalentar aún más la demanda interna.

En suma, si el Gobierno anterior fracasó estrepitosamente en la gestión de la crisis bancaria, y dio muestras de incapacidad manifiesta, el actual está cerca del esperpento, fundamentalmente porque es incompetente, rezuma chulería y le sobra prepotencia. Su gran error ha sido creer que los mercados castigaban a España por Zapatero y su corte, sin valorar que quienes les han sustituido ni siquiera han podido mantener la silla en el BCE. El problema es que nada de esto se estudia en las oposiciones a los denostados e inútiles Cuerpos funcionariales del Estado, que quieren erradicar, eso sí sin efectos retroactivos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba