Economista ciudadano

Rajoy y Zapatero suspenden

La legislatura encara el último ejercicio presupuestario y el balance no puede ser más negativo en materia económica, incluso a pesar del ligero empuje estadístico que ha supuesto la revisión de la Contabilidad Nacional con la nueva base SEC 2010.

Los dos mandatarios del bipartidismo fracasado en toda Europa han mantenido el mismo diagnóstico de la crisis, es decir, una crisis de oferta que requiere de medidas que reduzcan los costes relativos, fundamentalmente salarios, reducir la inversión pública y deprimir el consumo privado. Todo ello, sin cuestionar el papel de la deuda privada primero, y pública después, en el mantenimiento de una demanda agregada deprimida, creyendo que eso generaría más ahorro y finalmente se reactivaría el ciclo inversor. Para ello, se trataba de eliminar las supuestas rigideces del mercado laboral, facilitando el despido, y congelando y luego reduciendo las pensiones públicas. También fue clave anulando todo gasto público productivo, provocando un caos en el sistema público de dependencia, o en el sistema nacional de ciencia e investigación, lo que ha provocado que el CSIC se quede prácticamente desmantelado.

Los dos grandes partidos han diagnosticado erróneamente esta crisis y sus políticas han incidido en los mismos errores

Las supuestas reformas estructurales perseguían desmantelar progresivamente el sistema público de provisión de servicios esenciales, como la educación, sanidad, dependencia y farmacia, lo que ha derivado en un brusco descenso de la calidad de los mismos. La pérdida de empleo público ha sido generalizado, incluso en las Comunidades gobernadas por supuestos gobiernos progresistas, por lo que no se puede hablar de una política diferente, salvo en mantener los libros anteriores a la ley educativa aprobada recientemente, y algunos matices adicionales.

Esta legislatura terminará, si nos creemos las cifras oficiales, lo cual es complicado, con 395.400 ocupados menos, mientras que el número de parados se reducirían en 211.500. Todo ello, con más de 600.000 activos menos, lo cual sí que afectará al futuro crecimiento potencial. Esto refleja que las expectativas de empleo son cada vez más débiles, tanto en términos cualitativos, como cualitativos. La reforma laboral ha generado un profundo ajuste de plantillas, especialmente en materia de empleo a tiempo completo e indefinido, lo que se deja notar en el descenso del número de horas de trabajo.

La legislatura terminará con menos activos y más desempleos que la anterior

Esta situación del mercado laboral también se deja notar en materia salarial, con una sensible reducción de las retribuciones de los ocupados privados, pero también públicos. El presidente Zapatero ya inició una reducción de los salarios públicos, así como la congelación de pensiones (excepto las mínimas) y Rajoy ha mantenido la congelación salarial, eliminando en 2012 la paga extra de Navidad. Incluso con la supuesta recuperación estadística, no se vislumbra una recuperación de los salarios, lo que también mantendrá el consumo deprimido. Un detalle curioso es que el Ministro de Hacienda presume de devolver el 25% de la paga extra confiscada en 2012, algo que se produce por sentencia judicial, pero que solo se beneficiarán los trabajadores de la AGE, y no los del resto de administraciones, algo que no se hizo cuando se obligó a eliminar dicha paga extra en la Navidad de 2012.

Con esta situación y sin ningún síntoma de cambio de modelo productivo se refugian todas las expectativas de crecimiento del PIB y del empleo a las actividades estacionales e intensivas en mano de obra barata y de poco valor añadido, algo en lo que coinciden Rajoy y Zapatero. En lugar de mejorar las estadísticas de turismo, especialmente las que provee Frontur, se sigue confiando en las grandes cifras de visitantes, pero que luego las cifras de gasto no se corresponden, como ha puesto de manifiesto Hilario Alfaro, el nada sospechoso presidente de los comerciantes madrileños.

Sólo el turismo da alguna alegría a este y anterior gobierno

En un contexto de deflación por deuda, con el IPC cayendo en agosto al 0,5% anual, tampoco podremos cumplir el déficit, ni la ratio de de deuda sobe PIB que marcan los subjetivos criterios de Mastricht. Ni siquiera la revisión del PIB de 2011 y 2012 y la que se espera de 2013, van a mejorar drásticamente el desequilibro del déficit, que se mantiene en el umbral del 7% si contamos las ayudas a la banca y cerca del 98% del PIB en el caso de la deuda pública. Pero es que la deuda privada supera el 300% del PIB, lo que hará inviable cualquier política que no contemple la restructuración de parte de dicha deuda, especialmente la de familias y empresas no financieras.

Se puede hablar, por tanto, de una economía destrozada por la brusca explosión de la burbuja inmobiliaria que ha dejado casi tres millones de personas en desempleo, una parte cada vez más grande que alcanza la consideración de desempleo estructural. Hay grandes bolsas de personas que han abandonado la actividad, particularmente a las que superan los 45 años, y también una parte de jóvenes que han emigrado y que ya el Banco de España, por fin, parece que se ha dado cuenta de su impacto en el crecimiento potencial. La mejor expresión de que la influencia de los dos grandes partidos ha sido significativa en esta situación, se deja notar en la oposición que tuvieron ambos en la ley del suelo de 2007. Curiosamente, muchos altos cargos del Ministerio de Economía de Zapatero la consideraban confiscatoria, porque eliminaba en la fijación de precios las expectativas de transición de la calificación del suelo e introducía mecanismos de expropiación creíbles para los que retuvieran el suelo. El PP recurrió la ley y el Tribunal Constitucional la acaba de avalar, todo un síntoma.

La economía española está destrozada por la explosión de la burbuja y la deflación por deuda

Con este panorama, la coyuntura económica europea no hará sino empeorar nuestra posición cíclica y la situación del sector exterior que algunos ilusos creyeron nos sacaría de la ruina en la que estamos, sin duda nos lanzará de nuevo al pozo de la recesión. A pesar de ello, la propaganda del Gobierno, como en su día hizo Zapatero, niegan esta situación y presentan unos presupuestos que serán papel mojado en pocas semanas, a pesar de lo cual serán aprobados por la amplia mayoría y apenas cuestionados por una oposición más preocupada por aparecer guapa y simpática en programas de máxima audiencia.

Solo quedará el consuelo que nos ha deparado el INE, auspiciado por Eurostat; que hay dos actividades muy boyantes, prostitución y tráfico de drogas. Estas actividades ilegales y vejatorias en el caso de la prostitución, son prácticamente imposibles de medir con rigor, por lo que si ya de por sí el PIB está mal medido, estas variables, cuyas cifras se han calculado a ojo, introducirán más ruido y volatilidad al PIB. Aquí es la CE la que se ha metido en un jardín, tan absurdo como dañino, creyendo que así se va a salir estadísticamente antes de la crisis. Pero la realidad es que otros esperamos que cambien y mejoren drásticamente las estadísticas en España para que se pueda legislar con datos más cercanos a la realidad, lo que redundará en que los sucesivos gobiernos, si se atreven, ataquen los problemas de verdad: modelo productivo, equidad, formación, industrialización, demografía y fomento de la cultura.   


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba