Economista ciudadano

Programa de Estabilidad para un país de fábula

La actualización del Programa de Estabilidad 20115-2018 responde más un sueño que ha tenido el Ministro De Guindos con Montoro, que a la realidad de la economía española en el contexto internacional.

El Programa de Estabilidad español, fruto de un sueño de De Guindos

La senda de crecimiento esperado de un 3% sin apenas varianza denota, primero, un mal uso del aparataje estadístico, en concreto del Excel, y en segundo lugar un desconocimiento sorprendente de los riesgos latentes en la economía internacional.

 Aparentemente, el consumo en España puede crecer sin que mejoren las condiciones salariales, o la calidad del empleo

Las previsiones y todo el cuadro macroeconómico fía todo el crecimiento exclusivamente a la demanda interna, con un auge del consumo privado y del empleo que no se corresponden con las variables que tradicionalmente explicaban estas variables: aumento de la renta disponible, aumento de la inversión pública y privada. Aparentemente, el consumo en España puede crecer sin que mejoren las condiciones salariales, o la calidad del empleo. De nuevo, todo el escenario que se vislumbra es una vuelta al endeudamiento privado, de ahí la senda de la deuda externa, caída de la tasa de ahorro y todo ello teniendo que recortar más de 30.000 mill€ en déficit público en los próximos tres años y con la Seguridad Social todavía en rojo.

La fábula empieza en consagrar que el consumo crece sin mejoras de rentas

Los tres factores que artificialmente están permitiendo esta supuesta recuperación, por supuesto sin base sólida, son los anormalmente bajos tipos de  interés de la deuda, precios de la energía también en caída, y un euro que se ha ido depreciando, aunque ello es menos impactante en una economía con baja propensión a la exportación.

España es tradicionalmente una economía que influye claramente en los precios internacionales de la energía, dadas nuestras enormes reservas que son la envidia del resto de Europa

El gobierno fía toda su estrategia de crecimiento, por supuesto en permanente estado estacionario en el próximo trienio, muy propio de la visión del mundo según Rajoy, a que estas variables por supuesto no van a cambiar y que además, el mérito de básicamente suyo. España es tradicionalmente una economía que influye claramente en los precios internacionales de la energía, dadas nuestras enormes reservas que son la envidia del resto de Europa, y por supuesto somos los artífices de la caída de los tipos de interés a largo plazo. El no tener un sillón en el BCE es lo que tiene, que incrementa el poder de persuasión sobre los mercados financieros para que tengamos un tipos de interés más bajos que EEUU. El gran mérito de este gobierno, también, es manipular la cotización de la divisa europea, ya que es conocido el teorema que demuestra que con apenas un 25%-30% de ratio de exportaciones sobre PIB, el tipo de cambio de puede devaluar a nuestro antojo y necesidad, y así favorecer las exportaciones. Y por último, la demanda externa de turismo, la que marca cifras espectaculares, también es obra y milagro de este ejecutivo, pues también influimos en el ciclo de renta y consumo de los países emisores.

Rajoy sigue creyendo que es él el que baja el precio del petróleo y los tipos de interés

Con este currículum en política financiera, cambiaria y energética, lo que sorprende es que los ciudadanos españoles seamos tan ingratos y no corramos a votar y a perpetuar a un gobierno que ha logrado semejantes hitos en la historia económica mundial. De ahí que De Guindos quiera aspirar a liderar el Eurogrupo y enseñar a sus homólogos a reducir los precios del crudo, tipos de interés y depreciar el euro, sin despeinarse.

Con estas premisas, lo más sorprendente es que se pueda crear empleo a razón de un 3% anual, sin crecimiento de la población y sin apenas variaciones en la productividad, lo que induce a pensar que la caída del paro prevista se asienta en gran parte, en reducciones de población activa, algo que le viene muy bien a la economía española que tiene en mente el presidente Rajoy.

Lo que se está gestando, aunque se romperá rápidamente, es un nuevo intento de burbuja financiera e inmobiliaria para repetir el ciclo dorado del sector inmobiliario y crediticio

Lo que se está gestando, aunque se romperá rápidamente, es un nuevo intento de burbuja financiera e inmobiliaria para repetir el ciclo dorado del sector inmobiliario y crediticio. Se ha demostrado que es lo único que puede mover a la economía española fuera del fango del estancamiento secular al que nos lleva la política científica, industrial, universitaria y de formación que han desarrollado los últimos ejecutivos del PSOE y PP. La banalización de la inversión productiva, del conocimiento y de la ciencia y cultura que han desarrollado dichos ejecutivos, han dejado  un país sin recursos para crecer más allá de impulsos exógenos transitorios, y siempre bajo el influjo del endeudamiento, algo con lo que gozan banqueros y políticos del viejo régimen.

Se está intentando reflotar la burbuja inmobiliaria y crediticia

Pero el manos el ejecutivo ha hecho un ejercicio de transparencia y ha incorporado un plan b, es decir un escenario fuera del fantasioso del estado estacionario que han vendido a la prensa y que ésta ha comprado sin preguntar. El otro escenario, aquel en el que los precios de la energía pueden subir, ya lo están haciendo, los tipos de interés ya no estarían en los anormalmente bajos niveles de hoy en día, entre otros elementos, por ejemplo el parón de EEUU, presenta un paisaje muy diferente. Este otro dibujo es ya un dibujo de cierto estancamiento, con un crecimiento medio del PIB del 1,6-1,7%, empleo del 2% y deuda y déficit en cifras más realistas.

En resumen, si obviamos los disparates del estado estacionario que vende el presidente Rajoy, dada su influencia en la economía internacional, España puede cabalgar en sendas de estancamiento, de mala calidad del empleo creado, salarios alejados de la mínima dignidad y cuentas públicas alejadas del equilibrio. La radiante sonrisa del último Consejo de Ministros, se puede convertir en helada cuando algunos de los factores que no controla Rajoy se de definitivamente la vuelta.       


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba