Economista ciudadano

Montoro adelanta a Podemos con quitas de deuda

El Ministro de Hacienda es una caja de sorpresas. Tan pronto sube los impuestos indiscriminadamente, y sin ningún análisis de sensibilidad, como acusa sin pruebas a colectivos enteros de contribuyentes, como decide, sin encomendarse a nadie, una quita de deuda a las Comunidades Autónomas.

Montoro por sorpresa, y en Navidad, lleva a cabo una quita a las CCAA

Se han escrito durante los últimos días y semanas sesudos análisis sobre el cataclismo que supondría en la UE que algún país o sector económico reestructurase su deuda, sea por la vía del alargamiento del plazo, condonación de intereses o incluso quitas del principal. Sin analizar la historia en muchos casos, e invocando el holocausto financiero en otro, se ha ridiculizado a los que creemos que una crisis de sobreendeudamiento, como esta, únicamente es factible salir de ella sin estancamiento, es mediante alguna forma de quita de deuda.

La enorme cuantía de deuda pública y privada que atesora España es el principal obstáculo para el crecimiento y para la creación de empleo. Hay quien piensa que esta bola, que crece sin cesar en el caso público y apenas se reduce en el sector privado, puede ser absorbida sin coste para las generaciones futuras, máxime entre el tejido empresarial y las familias. No basta con aducir que los tipos de interés son tan bajos que la carga de la deuda es cada vez más liviana, sin entender que es el principal lo que lastra el crecimiento, especialmente en el caso de una parte de las familias y también de las empresas más vulnerables.

El nivel de sobreendeudamiento en España es insostenible

Este endeudamiento, que otrora fue privado, en muchos casos ahora es público y externo, es decir nuestra posición neta exterior es cada vez más vulnerable a cualquier cambio en la percepción del riesgo por parte de los agentes internacionales, precisamente los que nos están prestando. Esta posición, además, tiene un componente muy curioso. Frente a lo que ocurría al principio de la crisis, quienes mantienen posiciones deudoras mayoritarias son las administraciones públicas, y no el sistema financiero como pudimos apreciar en el inicio. Es decir, el escaso crecimiento de la economía española, por más que les pese a los que defienden lo realizado desde 2008, se debe al endeudamiento público que está aprovechando los bajos tipos de interés para intentar mantener a flote un barco que, sin el sector público, se hundiría.

Con esta evolución, los economistas garantes del pago íntegro de la deuda, eso sí con sangre y sudor, han empezado a recular y ya hablan, sin rubor, de que sería necesaria una quita, al menos en los hogares y en las PYMES, aunque hace no mucho negasen la necesidad de abrir ese debate. Las cifras de sobreendeudamiento y los análisis que fijan en el 60% del PIB (por ejemplo Richard Koo) el umbral para poder empezar a crecer y crear empleo, han empezado a reblandecer los principios de la ortodoxia y ya ha entrado en el debate la urgente necesidad de la restructuración de una parte de la deuda en España.

La irrupción de Podemos, además, ha añadido otro factor que coadyuva a sembrar y desterrar el mantra que España se hundiría sin remisión si llevase a cabo una quita unilateral de deuda. Es cierto que los discursos iniciales  de Podemos estaban sin pulir y sin pensar, pero ha servido para poner encima de la mesa uno de los principales problemas de la economía española.

Podemos ha permitido poner encima de la mesa el debate sobre restructuración de deuda

En este contexto negacionista, y con la deuda pública al alza, a pesar de la reducción de las prestaciones públicas, de la ausencia de inversión púbica, de la congelación salarial y del ajuste de empleo en el sector público, llega el Ministro de Hacienda y nos sorprende, en año electoral, con una quita encubierta de deuda a las Comunidades Autónomas. En un ejercicio en el que las CCAA afrontan vencimientos de deuda por valor de 36.000 millones de euros, Montoro ha decidido, sin estudiar las consecuencias, la condonación de intereses a todas las CCAA de 5.811 millones de euros. Es decir, un 0,6% del PIB. En pleno ejercicio de consolidación fiscal, y viendo que muchos territorios no cumplen con los objetivos, sencillamente porque es imposible, decide inventarse una serie de fondos para regar de liquidez, principalmente, a aquellas más endeudadas.

Las agraciadas con el Gordo de Navidad de Montoro son Valencia y Cataluña

Un somero análisis de la distribución permite aseverar, sin miedo a equivocarse, que la motivación última es política. Por un lado, Cataluña es la nacionalidad con mayor volumen de vencimientos en 2015, más de 7.600 millones de euros, seguida de Valencia y Madrid. Pero el ahorro no es simétrico. Para Cataluña y Valencia la pedrea de Montoro supone una condonación de 1.844 millones y 1.171 millones respectivamente, mientras que para Madrid es solo de 220, ya que la duración de su deuda es menor y a tipos mucho más bajos. La interpretación es sencilla. Se quiere primar las voluntades en aquellas zonas donde la probabilidad de descalabro electoral es mayor, Valencia y Madrid, y también vender en Cataluña que es el Estado quien le salva de la quiebra del desgobierno de CiU.

Como siempre en estos casos, surge el concepto de Riesgo Moral, es decir por qué se prima a quienes no cumplen y se beneficia a los más endeudados y quienes han llevado a cabo una pésima política presupuestaria. Pero este debate se cierra en el mismo momento que se utiliza el BOE para plasmar esta sutil fórmula de adulteración electoral en forma de quita de deuda. La pregunta que surge es, ¿por qué no se crea un fondo parecido para llevar a cabo una quita a las familias en riesgo de exclusión?

La corrupción y la mala gestión favorecen la condonación de deuda

Al final, los únicos beneficiarios serán algunos gobiernos autonómicos que, tras esquilmar y corromper sus regiones y nacionalidades, podrían ver refrendadas en las urnas sus políticas, gracias a las quitas de deuda de Montoro que pagaremos todos. Al menos, la palabra quita ya no solo la utilizarán los neófitos de Podemos, sino también el experimentado Ministro Montoro.     


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba