Economista ciudadano

Madrid se arrastra, Adelson se va

En lo que podría ser el guión de un culebrón venezolano, del tipo La Despechada, la oscura y rocambolesca historia del complejo de casinos del magnate Addelson, torna a su fin.

Después de casi siete años de viajes, de declaraciones de inminencia y de escenas propias de un país en vías de desarrollo al que le cae el maná desde el cielo, la empresa Las Vegas Sand anunció que abandona la idea, que probablemente nunca tuvo, de de invertir más de 30.000mill$ en el secarral de Alcorcón. Atrás han quedado los viajes, las comilonas, las visitas a empresarios modelo como Arturo Fernández, y especialmente el señuelo para tantos parados de la Comunidad de Madrid que fueron engañados, para conseguir el voto en las próximas elecciones autonómicas.

El señuelo de los casinos en Alcorcón termina con una sensación de estafa para todos los parados de Madrid

La primera sorpresa vino en la propia elección de la ubicación. Comparar el potencial de la propia Barcelona con Madrid para la instalación de un complejo como este no se ajustaba a la realidad económica. Solo hay que observar la pujanza, el grado de conocimiento, la potencialidad económica de la ciudad condal, con una población en el extrarradio de Madrid, sin apenas reclamos turísticos y que tendría que luchar con la pérdida de atractivo de la capital del Reino. Esta decisión, que nunca fue explicada, podría esconder las verdaderas causas de la decisión de no instalarse en España.

La primera gran sorpresa vino con la elección de la ubicación en Alcorcón, frente a Barcelona

La situación económica de Madrid responde a un modelo de crecimiento basado en las dádivas a ciertos sectores económicos, plasmadas en las modificaciones ad hoc del BOE y que han desmantelado, por un lado, prácticamente la industria productiva en la Comunidad de Madrid. Solo un dato demoledor nos muestra que en los últimos diez años ha desaparecido el 40% del suelo industrial, a favor de la actividad residencial. La matriz de transiciones del  suelo industrial es la variable que explica en un mayor porcentaje la evolución del PIB industrial, del empleo y de la riqueza relativa. La apuesta por empresas de servicios de bajo valor añadido, de ahí el sueño de Eurovegas, la pérdida de la batalla por el turismo de alta calidad a favor de Barcelona, y el efecto expulsión de capital humano que se está produciendo, explican los sendos fracasos en los últimos meses, tanto los Juegos Olímpicos, como la ciudad encantada de casinos.

Madrid ha desmantelado la economía productiva y la industria para apostar por grandes pelotazos como era Eurovegas

Donde Madrid sí ha triunfado ha sido en arrastrarse ante las exigencias de un personaje cuyo turbio pasado y presente debería haber sido suficiente para desechar su inversión aquí. Las acusaciones de blanqueo de capitales y su cercanía a lo peor del Partido Republicano en EEUU presuponen un curriculum que debería ser suficiente para llevar a cabo un ejercicio de dignidad y defensa de la legalidad en política, lo que habría evitado un nuevo ridículo para la imagen interna y externa de Madrid.

Las excusas que ahora se esgrimen, las últimas exigencias son inasumibles, muestran, una vez más, la alergia que tienen los mandatarios políticos a la transparencia y a contar con pelos y señales las verdaderas causas. Pero peor que eso, es que fueron dando por buenas las excepciones que propuso el magnate del juego. Se modificaron los impuestos sobre el juego en Madrid, así como el tratamiento de las plusvalías para los ganadores de premios. Se tenía ultimada el cambio de la ley del tabaco, se recalificaron los terrenos donde se iba a ubicar la ciudad del juego y una serie de ventajas adicionales, que culminaron con el supuesto órdago que pretendía inmunizar el negocio y avalar las pérdidas por cambios normativos. Tampoco hay que olvidar que se estaba dispuesto a transigir con la no aplicación de ningún tipo de norma laboral a la hora de contratar y despedir a los trabajadores del complejo.

Madrid y el Gobierno habían tragado con modificaciones ad hoc que creaban una isla fiscal y laboral en la capital de España

El verdadero drama de esta decisión es que la mayor parte de dirigentes políticos esperaban como agua de mayo esta inversión, lo que según ellos podría aliviar el grave problema del desempleo en la región. Sorprende la hipocresía de la oposición socialista que bramaba en contra únicamente porque el rédito político se lo iba a llevar el partido en el gobierno. No hay que olvidar que antiguos Ministros de Industria con Zapatero brindaron con Esperanza Aguirre cuando el proyecto comenzó su andadura y parecía que el nuevo Mesías había elegido Alcorcón para el nuevo milagro español del empleo barato.

Las supuestas luchas políticas entre PP y PSOE eran pura estrategia política por el rédito que suponía la instalación de Eurovegas

Al día siguiente de esta decisión, la dura realidad de la economía madrileña sigue ahí. La incapacidad política de acometer proyectos públicos que sirvan de palanca al sector privado, la tipología de empresarios que dirigen la región, como el ya mencionado Arturo Fernández, y la propia estructura económica de la Comunidad Autónoma no auguran un futuro muy halagüeño. Si a Madrid se le quita la condición de capital y sede de la mayor parte de las grandes empresas, al margen del número de empleados públicos de la Administración General del Estado, estaríamos ante una economía en seria recesión y sin capacidad para generar empleo de calidad. Con todo ello, este episodio tan turbio, de tan mal gusto político, debería hacer reaccionar al electorado madrileño y pensar quiénes realmente luchan por conseguir una economía productiva de verdad y no basada en la creación de oasis fiscales, laborales y quién sabe si delictivos.  Es la hora de los empresarios, políticos y sindicatos de verdad para crear otro marco laboral y social en Madrid. El problema es dónde están estos actores. Desde luego, ninguno que se parezca al supuesto empresario de las Vegas.    


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba