Economista ciudadano

El IBEX sigue destruyendo empleo

La supuesta recuperación económica que se airea como definitiva y sólida tiene los pies de barro, como se puede apreciar si se sabe analizar los datos y no se tiene ningún vínculo con el partido del Gobierno.

Más allá de las cifras macroeconómicas, todavía no definitivas a la espera de la revisión que debería hacer el INE del crecimiento del PIB de 2013, los datos microeconómicos no son precisamente alentadores. No hay que olvidar que los grandes problemas que originaron la crisis, deuda, solvencia bancaria y estallido de una gran burbuja inmobiliaria, se mantienen latentes y continúan drenando muchos recursos del conjunto de empresas españolas, y europeas también.

Los datos microeconómicos no son nada alentadores, ya que los graves problemas de solvencia y endeudamiento excesivo continúan

Ya son varios economistas internacionales de prestigio, como Kenneth Rogoff entre otros, que preconizan que es urgente una restructuración o reprogramación de la deuda pública y privada y que la negativa de los dirigentes europeos a acometerla, está traspasando todo el peso de la carga al Banco Central Europeo. Es precisamente este exceso de endeudamiento público y privado, del que Rajoy ni sabe ni contesta, lo que está retrasando el crecimiento europeo, y español en particular, y lo que hace del incipiente cambio de tenencia, algo muy frágil y volátil.

Los datos son muy concluyentes. La participación de las deudas brutas de los hogares y la banca en el ingreso nacional es aún mayor hoy que antes de la crisis financiera en España. Esto ha llevado a que la deuda corporativa, aunque ha disminuido algo, no lo ha hecho en cantidad suficiente para poder acometer un nuevo ciclo de inversión y empleo. Pero también la deuda pública ha crecido de forma exponencial, lo que ha amortiguado el recorte de la prima de riesgo. Los rescates bancarios y la fuerte caída de la recaudación fiscal han propiciado que España tenga hoy una ratio de deuda pública sobre PIB del 100% y creciendo.

El endeudamiento de familias y empresas en términos de ingreso naconal son mayores que antes del 2008

En este sentido, la apuesta del Gobierno español, y otros ejecutivos, por incrementar la deuda para garantizar el crecimiento en el largo plazo, tiene su lógica en un contexto de bajos tipos de interés reales. Esto también se debería aplicar al terreno del gasto, como por ejemplo el de educación, algo que España no ha escuchado y ha llevado a cabo un recorte de gasto educativo público sin precedentes.

Con estas premisas, el análisis de los resultados de las grandes empresas del IBEX refleja precisamente esta situación. Las ventas al finalizar el primer trimestre han caído un 2,9% respecto al mismo periodo del año anterior, aunque los beneficios han mejorado un 10,9%. En el conjunto de empresas cotizadas, que incluye el mercado continuo, las ventas descendieron un 2% y el beneficio positivo se redujo hasta el 1,6%, debido al fuerte descenso de los beneficios de las empresas del continuo, más pequeñas y más alejadas del BOE para sobrevivir. Con todo, el empleo en estas compañías sigue descendiendo, gracias especialmente a la Reforma Laboral, diseñada milimétricamente para este tipo de empresas. La plantilla media de las empresas del IBEX se redujo un 3,6% durante el último año, lo que unido a la reducción de salarios, para los trabajadores, y los créditos fiscales, han permitido sanear las cuentas de explotación.

Las grandes empresas cotizadas reducen las ventas, destruyen empleo y amortizan deuda

La reducción de la deuda continuó en el último año, aunque a un ritmo muy inferior al de hace dos años, lo que explica que sin quitas no se pueda cambiar el signo del ciclo inversor. La deuda neta conjunta de las empresas del IBEX alcanza los 158.415 mill€, un 16% del PIB, un 8% inferior a hace un año. La estructura de financiación también ha cambiado, con un sensible recorte de la financiación bancaria (un 35% menos) y un aumento de fondos propios y emisión de títulos de renta fija.

Donde la crisis sí ha acabado ha sido en la retribución de los directivos del IBEX. La retribución de los Consejos de Administración ha aumentado un 7,1%, muy inferior al incremento de la alta dirección, un 31,2% respecto al mismo periodo del año anterior.

Sólo la alta dirección retoma el crecimiento intenso de las retribuciones, mientras el empleo cae un 3,6% anual

En resumen, se mire por donde se mire, la fragilidad de la economía española es notable, rasgo éste al que hay que unir el de la amplia desigualdad. Las grandes empresas del IBEX y las del continuo siguen sin mejorar notablemente la facturación, el empleo y la inversión. Solo se están dedicando a repagar deuda, emitir nuevos títulos y elevar las retribuciones de sus directivos, esperando que escampe y puedan retomar tiempos pretéritos. Estas señales, sin que medie una significativa restructuración de la deuda, nos llevará a arrastrarnos por el fondo, sin que lleguemos a volver a ver el sol del empleo y salarios dignos, salvo para la alta dirección.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba