Economista ciudadano

De Guindos cree en los Reyes Magos

El ejercicio de predicción económica en los últimos gobiernos españoles, pero también mundiales, linda con la inconsistencia y el error reiterado, fruto en muchos casos del escaso bagaje estadístico y económico de los autores, y por otro de la dificultad que entraña esta actividad en medio de la mayor crisis económica desde el crack del 29.

Mucha gente recuerda todavía las predicciones de la mayor parte de estamentos multilaterales en abril de 2008, y también las del gobierno español saliente y las del partido que aspiraba a gobernar. Entonces se pensaba que la economía española crecería por encima del 2%, y se crearían más de 300.000 empleos/año durante la legislatura que comenzaba en aquellos días. Los resultados están ahí, el desplome fue brutal, con caídas del PIB superiores al 3% y una destrucción de empleo que se ha llevado por delante las esperanzas de más de 4 millones de hogares.

Los errores de previsión descomunales cometidos en 2008 no han hecho mella en los responsables políticos a la hora de lanzarse a predecir

Al final de dicha legislatura, algunos inconscientes, como la otrora terrible Ministra de Economía, Elena Salgado, pero también el actual jefe de la oposición, se aventuraron, sin ningún conocimiento científico, a pronosticar el fin de la destrucción de empleo, e inauguraron la moda de los brotes verdes, siempre fijándose en la evolución de la balanza comercial y corriente, y en otros indicadores parciales, cogiendo muestras que les favorecían y despreciando a los analistas profesionales que, a falta de tenerlos en el Ministerio de Economía en lugar de muchos asesores prescindibles, les podrían haber enseñado a aquellos, y también a los de ahora, cómo se hacen previsiones, o al menos cuáles son las señales relevantes, los indicadores que de verdad muestran un punto de giro en la situación de estanflación en la que nos encontramos.

La moda de los brotes verdes ha calado en la calle Alcalá y De Guindos se apunta a ello

Si creímos que lo habíamos visto y escuchado todo entonces, el flamante nuevo equipo, llegado de la banca de inversión y otros estamentos cercanos a la gran crisis que nos acecha, vuelven a caer, por motivos políticos obviamente, en los mismos errores de principio. Es decir, cogiendo datos parciales, y especialmente haciendo caso a la balanza comercial y corriente, cuyo equilibrio es fruto de la recesión que nos asola por el desplome del consumo privado, hacen buena a Salgado, y se lanzan a prever la salida de la recesión para finales de año, incluyendo la creación neta de empleo para finales de 2013.

En este campo, como en su día Salgado, el Ministro Guindos está absolutamente solo, dentro y fuera de España. Las principales casas de análisis, reunidas alrededor de Funcas, y los principales organismos multilaterales, FMI, OCDE o la propia Comisión Europea, pronostican una caída del crecimiento cuyo rango oscila entre el -1,5%--2,5%. El supuesto modelo del Ministro De Guindos, por el contrario apuesta por una mínima reducción del PIB del 0,5%, también en contra del Banco de España. La pena es que el modelo macroeconométrico que utiliza el banco central español, uno de los mejores de toda la UE, no sea abierto y se pueda compartir con investigadores y así poder replicar las previsiones no publicadas del propio banco. Lejos de ruborizarse, el propio Ministro apuesta por creación neta de empleo, tratando de llenar de optimismo a todas las empresas, cuyas encuestas en forma de paneles apuntan a que en 2013 se seguirá destruyendo empleo, pero tampoco se lo cree el Ministro.

Todos los estudios y modelos de predicción serios incorporan más recesión y más desempleo en 2013

Los hechos objetivos que maneja cualquier analista son sencillos. España es una economía, a diferencia de la alemana, o francesa, que depende en un porcentaje muy elevado del consumo de los hogares y de la evolución de los servicios. Al carecer de una industria puntera, salvo el turismo y algunos segmentos muy concretos y poco intensivos en empleo, la creación de puestos de trabajo depende en gran medida (más de un 60% de un análisis de varianza) de cómo evolucione el consumo privado. Sólo con el incremento de carga impositiva afectará negativamente al consumo, en una cuantía  se puede cuantificar en un 0,6pp

En este campo, el gobierno se está esmerando en creer a aquellos que preconizan que primero hay que deprimir totalmente el consumo, fomentar el ahorro y después volver a crecer, principio tan peregrino en el caso español, como la curva de Laffer, En este campo, la depresión de la capacidad adquisitiva de los hogares, el éxito del gobierno es pleno. La eliminación de la paga extra de los empleados públicos, salario diferido que no dádiva como algunos miembros del ejecutivo y aldáteres pretenden confundir a la opinión pública, ha drenado 4,000 mill€, que el comercio minorista ha podido cotejar el gran impacto que está teniendo. La no actualización de pensiones, casi 3,000 mill€, es otro pellizco al consumo que se notará en la cuesta de enero, febrero y marzo. Si a esto unimos, las subidas de precios regulados, transporte, luz, telefonía, y resto de la cesta de la compra, el año 2013 será el del mayor recorte al poder adquisitivo de los hogares, desde que existen estadísticas fiables y recientes. Lo curioso es que el consumo se deprime, pero el ahorro también, algo que tiene un efecto preverso.

El consumo es vital para crecer en una economía de servicios, pero el Gobierno se empeña en reducir el poder adquisitivo

El goteo de despidos en el sector público, el copago sanitario y farmacéutico, el incremento de costes educativos y la ampliación de jornada laboral al mismo salario, harán el resto. Los segmentos más proclives al consumo, las rentas medias y bajas, son las más perjudicadas por la batería de medidas  discrecionales del gobierno, lo cual debería ser explicado al Ministro. Si el desempleo sigue aumentando, al ser una variable retrasada, así lo hará, las predicciones del responsable de economía no dejan de ser una esperanza para poner algo de sordina al peor balance anual que haya presentado ningún gobierno anterior. Esto es así, aún cuando, como ha declarado el propio De Guindos, se imaginaban en qué situación estaba España cuando entraron, ya que las principales CCAA eran gobernadas por el mismo partido.

El peor balance económico en un año ya no se puede trasladar a la herencia recibida, pues sí se conocía.

La excusa del déficit público, y las dificultades de financiación en una economía hiperendeudada en el sector privado, son las causas del deterioro que se espera, al tener una economía intervenida en lo normativo y pusilánime en lo político, algo en lo que no se diferencia mucho de los últimos meses de Zapatero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba