Economista ciudadano

Conciliar no es poder cuidar los niños o los mayores

Ciudadanos y su líder carismático nos ha servido esta semana la píldora de supuestas novedades con que está adornando su campaña electoral, utilizando el altavoz mediático que le suministra el grupo Prisa, lo cual no deja de ser sorprendente. En este caso nos han hablado de conciliación, básicamente habilitar tiempo para cuidar niños, para lo que han incorporado ideas viejas, como los bancos del tiempo, o la extensión del permiso de maternidad/paternidad hasta 26 semanas y un cheque guarderías.

Conciliar no es mejorar el cuidado de niños por parte de los padres

Para este partido, y también para el diario El País, conciliar resulta ser solo un término que nos debería llevar a poder cuidar niños, con más horas de guardería y más permisos de paternidad o maternidad; eso sí, sin haber evaluado el coste no solo para las empresas, sino especialmente para la Seguridad Social, cuyas arcas ya están suficientemente esquilmadas, por lo que parecen medidas populistas y poco meditadas.

Es imprescindible es regular y cambiar los estúpidos e improductivos horarios de trabajo y ocio que tenemos en España

Conciliar es mucho más y tiene que ver con la persona, no con la situación familiar, que también, pero ante todo debería ser un derecho de la persona. Porque por esa regla de tres, sólo las parejas o familias monoparentales con hijos, tendrían derecho a medidas de conciliación. Por tanto, lo que sí es imprescindible es regular y cambiar los estúpidos e improductivos horarios de trabajo y ocio que tenemos en España, algo que, como la tenencia de vivienda, se achaca a una raíz cultural, lo que no deja de ser falso. España adolece de una cultura de trabajo y ocio basada en la responsabilidad individual, en la ética y en la productividad. De igual forma que tendemos a preferir trabajar por cuenta ajena, para que alguien nos indique el ritmo de trabajo y otros tomen la iniciativa por nosotros, asumimos que las jornadas de trabajo que sufrimos son algo inherente a la cultura española, fruto de nuestras elevadas horas de luz, o aprecio por la nocturnidad para casi todo.

Conciliar es un concepto personal que incluye también a padres y madres

Esta estructura de trabajo redunda en un bajísimo nivel de productividad, al margen del patrón de crecimiento que tenemos, con una propensión al presencialismo en el puesto de trabajo, lo que también explica parte del exceso de absentismo laboral que sufrimos, al margen de otros factores negativos como enfermedades profesionales, que añaden costes hundidos al sistema. Es cierto que la tipología de empleos que tenemos en España no permite experimentar fórmulas como la de otros países, dada la abundancia de personal empleado en el comercio, hostelería, agricultura y servicios de cara al público, pero eso no quita que donde se pueda hacer, los agentes sociales y políticos se unan para cambiar esta dinámica, como se ha hecho en otros países, como por ejemplo Reino Unido.

Cambiar la estructura horaria simplemente supone modificar y flexibilizar el reparto de las horas de presencia en la empresa, mezclando la parte presencial, con el teletrabajo, de escasa implantación en España. Así, las horas de entrada y salida deberían ser una fórmula que mejorase la estructura horaria junto a un cambio drástico en el receso para comer y en la mera presencia física hasta cumplir un horario, incluso cuando uno ya ha finalizado su cometido.

La estructura horaria en España es causa de muchísimos trastornos y de la baja productividad

Adelantar la salida del puesto de trabajo, medida que se debería también coordinar con el horario escolar para aquellos que tengan hijos, sin duda ayudaría a cambiar muchos hábitos que afectan a una gran parte de la población. Por un lado, la congestión de tráfico supone una externalidad negativa que si se introdujese una medida de flexibilidad en la hora de entrada al puesto de trabajo podrían aliviarse, como ha ocurrido, por ejemplo, en el Reino Unido tras la aprobación de la Ley de Distribución del Tiempo de Trabajo de 2003. Por otro lado, la instauración de jornadas de trabajo lógicas, ahorraría consumo eléctrico, comidas fuera del hogar en muchos casos, y permitiría un mayor uso del tiempo para actividades alternativas, como ocio, formación, deporte y cultura.

En el caso del Reino Unido, la ley referida confirió un derecho a los trabajadores y una obligación a los empresarios. Por un lado, el derecho a poder elegir fórmulas de flexibilidad horarias, acordes con su situación personal, pero también familiar. Por el otro lado, las empresas están obligadas a contestar las solicitudes y tratar de satisfacerlas, dentro de las posibilidades de producción de las mismas. Ello también incorporaba comisiones de arbitraje para poder solucionar conflictos. Los resultados han sido muy satisfactorios, se ha reducido el absentismo laboral, para atender gestiones que con un esquema rígido no se pueden atender, ha mejorado el clima laboral, la productividad y la congestión del tráfico. Un aparte positiva de esta regulación es que no se ha dejado al albur de la negociación colectiva, como se ha hecho aquí, con los escasos avances que siempre se quedan en recomendaciones.

España es uno de los países que menos horas duerme, principalmente por el retraso biológico que nos hemos impuesto con nuestros horarios de trabajo

El modelo de regulación británico incorpora el derecho a elegir la estructura de jornada laboral

Los efectos perversos de la falta de conciliación entre la vida personal y laboral se ceban fundamentalmente en los eslabones más débiles de la sociedad, niños, mujeres y mayores. Pero también tiene un gran impacto sobre un aspecto crucial, el sueño. España es uno de los países que menos horas duerme, principalmente por el retraso biológico que nos hemos impuesto con nuestros horarios de trabajo. Incluso Portugal tiene un esquema horario europeo, lo que sin duda redunda en mejoras en productividad y salud pública.

Mi experiencia en este campo es que los sucesivos gobiernos desprecian la importancia de estos aspectos. Yo tuve la ocasión de presentar diversas iniciativas en la época del PSOE y apenas tuvieron receptividad, más allá de buenas palabras y con el latiguillo de que son materia de negociación colectiva, lo cual es un gran error. Hubo algunas iniciativas interesantes, como el Plan Concilia en la Administración a instancia del Ministro Sevilla, que introdujo un programa piloto de teletrabajo, abortado bruscamente por su sucesora, la Ministra Salgado, con argumentos tan peregrinos, como falsos.

Pero es cierto que también tiene un gran impacto sobre la mujer, que desgraciadamente es la que acaba cuidando de niños y mayores en España. Pero el señor Rivera debería saber que ya hay experiencias en diversas ciudades españolas en materia de guarderías. Por ejemplo, Gijón tiene un programa de guarderías llamado 12x11, que significa que los niños pueden estar 12 horas durante 11 meses en la guardería. La pregunta es si eso es lo que queremos, que los niños puedan permanecer casi todo el día en la guardería, a modo de parking de bebés, para que sus padres puedan tener jornadas y desplazamientos que suman 12 horas al día. Esto no ayuda a fomentar la natalidad, sino que se fomenta con mejores salarios y ayudas directas generosas como en Francia. Creo que debería informarse del modelo francés para entender lo que es una verdadera política de natalidad.

La verdadera política de conciliación empieza considerando ésta como un problema del individuo y no de la unidad familiar

El ejemplo de Gijón de abrir guarderías 12 horas no mejora la conciliación

En suma, se siguen cometiendo los mismos errores en materia de conciliación. Se resume en que los padres puedan cuidar mejor a los niños, sin cambiar la estructura horaria, ni la mentalidad de empresarios y trabajadores. La verdadera política de conciliación empieza considerando ésta como un problema del individuo y no de la unidad familiar y que debe ser regulada y no dejada al albur de la negociación colectiva. Invito a estudiar los modelos europeos y el británico en particular.                   


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba