Economista ciudadano

Amnistía fiscal con riesgo de “corralito”

La presentación de los PGE 2012, al margen de mucho dolor para un gran conjunto de ciudadanos que complementaban su exiguo salario con prestaciones públicas, ha alumbrado un conjunto de medidas fiscales de dudosa eficacia, e incluso legalidad. Lo más llamativo, además de una tímida reducción de las prebendas fiscales de las grandes corporaciones, es la llamada regularización de capitales que están fuera del control de la Hacienda Pública, o lo que es lo mismo amnistía fiscal para los que no utilizamos eufemismos. Con este perdón transitorio y acotado en el tiempo, hasta el 31/12/2012, se pretenden repatriar hasta 25.000mill€, gravándolos con un 10%, lo que añadiría 2.500mill€ a las exhaustas arcas públicas.

Este voluntarismo, no deja de ser más que una previsión hecha en una servilleta al más puro estilo de la curva de Laffer, choca don dos mínimos principios básicos que un gobernante riguroso y preparado debería contemplar. En primer lugar, el principio de incentivos para que este capital opaco decida ahora volver al redil nacional. El segundo, y más importante, qué efectos tiene este mecanismo sobre la recaudación futura en función de la predisposición a  no defraudar de los contribuyentes sanos, es decir aquellos que, o no pueden, o no quieren defraudar.

La amnistía fiscal declarad choca contra dos principios básicos: el riesgo financiero existente y la ruptura de la conciencia fiscal

Empezando por el principio, los incentivos. Si el Gobierno hubiese consultado la página web del Banco de España, habría podido sumar la cifra de capitales que han salido de España solo en el último año, por motivos de riesgo de entidad, país y divisa. Todo eso suma más de 58.000mill€, un 2,7% anual y un 5% desde junio de 2011 hasta ahora. Es decir, al margen de la motivación fiscal, que ahora es mínima, las variables que mueven a sacar capital de un país es el riesgo financiero de las entidades que operan, el riesgo de la divisa y el riesgo del país. Por lo tanto, si analizamos la probabilidad de que en España, y otras economías, pueda haber un corralito al estilo argentino, el resultado es que dicha probabilidad no es baja. Si unimos que, como algunos prevemos que el euro va a sufrir de forma significativa por la cerrazón del eje franco-alemán, y que España puede ser la próxima economía en necesitar fondos adicionales de la troika comunitaria, estaríamos ante el escenario perfecto, desde una óptica racional y financiera, para que los fondos que están fuera y otros que están aquí, salgan de forma inmediata o no vuelvan.

El riesgo de corralito financiero en España no es desdeñable, lo que hará inviable que vuelva mucho capital

Este análisis, que un Gobierno sensato debería hacer o encargar, hace que las previsiones del Gobierno sean un elemento más para desconfiar de las cifras de los PGE 2012, algo que muchos ya hemos hecho, pero que los mercados financieros también han empezado a cuestionar, tras el escaso eco que tiene la propaganda de la sobreactuación en  los primeros cien días.   

En el caso del segundo aspecto, el de la conciencia fiscal, es un elemento de largo plazo, pero que en un momento como este es extremadamente peligroso. La escasa literatura económica existente todavía no tiene un resultado concluyente sobre cómo afecta a la conciencia fiscal una amnistía. Sin embargo, un estudio riguroso sobre las causas de la evasión fiscal revela como son las condiciones financieras y fiscales del país de origen, el riesgo país, divisa y entidad, y particularmente la legislación fiscal y la permisividad política y social que existe para con el fraude fiscal. En el caso español, la presión social y política sobre el defraudador es mínima, a diferencia de países como EE.UU o Canadá, dejando siempre a la inspección de Hacienda inerme para combatir de verdad la evasión y la elusión fiscal. Por eso, en un momento en el que la previsión fiscal es clave para cumplir con el único objetivo que persigue la UE y el gobierno español actual, igual que el anterior, el déficit público, aflojar la lucha contra el fraude fiscal va a romper la escasa conciencia fiscal y va a lanzar a aquellos colectivos que aún no lo realizan o los que de verdad no pueden, a intentar diluir al máximo el pago de impuestos. La ruptura de la equidad fiscal, muy acentuada sorprendentemente por el anterior gobierno socialista, es una arma muy peligrosa en manos de los contribuyentes que saben que el poder político va a dejar de perseguir cada vez más a ciertos grupos de contribuyentes y que nadie va a ingresar en prisión por ello.

La literatura económica sobre el riesgo moral de las amnistías fiscales es escasa y pcoo concluyente, pero en España va a ser impactante.

En conclusión, el Gobierno ha implementado en el peor momento su anuncio de amnistía fiscal, dado el riesgo financiero que asola muchas entidades en España, el riesgo del euro y la presión sobre el riesgo del Reino de España. La escasa conciencia fiscal de este país, va a ser sepultada ante lo que puede ser la puntilla de la equidad fiscal, muy dañada por el anterior gobierno socialista.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba