Economista ciudadano

Alemania no escapará de la especulación

El Consejo Europeo del fin de semana ha levantado mucha expectación, al igual que la reunión del G-20, pues se piensa que pueden dar solución a la agonía en la que han caído los mercados financieros. Esta sensación de provisionalidad y movimientos espasmódicos, tiene que ver con la ausencia en la toma de decisiones por parte de las supuestas autoridades europeas, pero también con la actitud obstruccionista de Alemania.

Esta posición alemana podría parecer que simplemente se basa en prejuicios norte-sur o incluso de cierta xenofobia económica hacia la periferia, quien supuestamente habría provocado esta crisis institucional, al margen de la económica. La realidad es otra muy distinta. Frente a las acusaciones de despilfarro hacia los países del sur, y especialmente de mala gestión, nos encontramos con un sistema financiero alemán que ha invertido una cantidad de fondos muy elevada en activos tóxicos norteamericanos, las llamadas hipotecas basura, y que también se ha expuesto de forma significativa a titulizaciones de activos de dudosa calidad crediticia, así como deuda pública de países con problemas de solvencia.

Como consecuencia de todo esto, y ante las fortísimas inyecciones de capital que requerirá la banca europea, lo que se puede denominar como un error de gran magnitud, la principal economía del continente va a sufrir también el envite de la especulación. Este efecto ya se ha empezado a notar en los mercados financieros, especialmente en los que miden el riesgo país, es decir los CDS. Esta prima marcó un máximo histórico, tocando los 124pb. o lo que es lo mismo la asignación de una probabilidad cercana al 13% de impago de la deuda alemana a un plazo de diez años. Esta cota supone multiplicar por 17 el rango en el que cotizaba en 2008. Otro elemento a considerar es que el volumen de crédito que ha emitido el Bundesbank para que se pueda financiar los déficits periféricos alcanzó los 390 mil mill €, y solo en agosto se emitió más de 47 mil millones €.

El conjunto de medidas, la expansión del crédito del BCE a los países de la prefería, la compra de deuda del BCE, la asistencia del FMI y el propio Fondo de rescate, alcanzarán una cifra de 1,7 billones €. En el caso de suspensión de pagos de Irlanda, Gracia, Portugal y España, Alemania tendrá que asumir mas de 468.000 mill. €. Si se une Italia, la deuda alcanzaría los 520.000 mill.€.

Una vez ratificado el fondo de rescate (EFSF), que permitirá asumir un volumen de apalancamiento de deuda AAA asegurada, se podrá liberar una cuantía de crédito con cargo a dicho colateral equivalente a 440 billons €. Por tanto, dichos fondos del EFSF tendrán el carácter de prima de pérdidas aseguradas para asegurar la deuda de los países en riesgo de impago. Si se cumplen las probabilidades de impago que implícitamente cotizan los mercados, el riesgo financiero para Alemania es muy elevado.

Estas expectativas de riesgo financiero para Alemania se han trasladado al mercado crediticio interno, lo cual en el caso de un país eminentemente industrial y bancarizado como es Alemania, supone que las expectativas de crecimiento se tendrán que reducir notablemente. Este efecto de restricción crediticia es especialmente notable en las grandes empresas manufactureras, casi un 4% según el último dato. Esto explica la fuerte caída de la actividad industrial y también la pérdida notable de confianza empresarial, IFO, como mostró el último indicador.

En resumen, la actitud de Alemania refleja claramente su mala praxis bancaria que no permite asumir con la solvencia que se presuponía una coyuntura tan complicada como la existente. El riesgo de una bancarrota en la periferia podría ser un durísimo golpe para su sistema financiero mal gestionado, y que ahora dirige su miedo hacia Grecia o España, pero que antes callaba ante la orgía financiera de las hipotecas basura y otras aventuras de país también derrochador.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba