Economista ciudadano

Adelson, y ahora papeles por pisos

La ausencia de dirección política y económica del Gobierno está ya alcanzando tintes realmente preocupantes. La negación sistemática de la realidad, muy similar a la del anterior ejecutivo, provoca que las únicas acciones que se toman forman parte del ideario ficticio que se va creando alrededor de la falsa imagen que preside el Consejo de Ministros.

Esto se ha podido observar en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2013, cuyo cuadro macroeconómico resulta ser un insulto a la inteligencia, y cuyas cifras solo responden a que hay que presentar un plan de estabilidad ante Bruselas, y con ello tratar de demostrar que se cumplirán las cifras de déficit y deuda, algo que ya nadie discute. El año 2012 y 2013 no se cumplirán las principales cifras macroeconómicas. El paro seguirá subiendo y se alcanzarán los 6 millones de parados, con una caída del PIB superior al 2%, y la cohesión social seguirá deteriorándose.

Un ejecutivo sin rumbo ni liderazgo político

Frente a esto, el Gobierno se enfrenta a una coyuntura social muy compleja, con una serie de frentes cada vez más graves. Por un lado, el progresivo agravamiento del problema de la vivienda y su expresión más dramática en forma de desahucios, por otra, la rebelión social contra la política sanitaria, laboral y educativa, están provocando un empeoramiento del clima social, económico y político, algo que se aprecia en todas las encuestas de opinión.

La ausencia de respuestas a todos estos problemas, con un único mensaje que esta travesía del desierto hay que pasarla, como si fuera un sarampión, por nuestro bien y que el futuro siempre será mejor, una vez el ciclo económico remonte. Los consumidores, las PYMES, y los colectivos más vulnerables están siendo los que más aportan a reducir los desequilibrios fiscales, mientras que una buena parte de los responsables apenas sufren sus impactos.

Medidas económicas insuficientes

Las únicas medidas que sobresalen, en un entorno de inacción fruto de la incompetencia similar al del ejecutivo anterior, son las que tratan de hacer dumping social, laboral y fiscal, y ahora en derechos para inmigrantes, para que se instalen aquí empresas de dudosa ética y funcionamiento, como el mal llamado empresario Adelson, para que Madrid sea la gran apuesta del turismo de juego y congresos. Lo que se conoce hasta ahora es que la fiscalidad se ha modificado ad hoc para él, las leyes de inmigración se relajarán, la ley del tabaco puede también ser excepcional, y todo eso para que se pudieran crear un número de empleos, tan falso, como la mayor parte de previsiones realizadas hasta ahora. La cantidad de ciudadanos o empresarios, entre los que me encuentro, asistimos estupefactos cómo se puede facilitar la actividad a personajes determinados, mientras se perjudica y martiriza al resto de agentes económicos y sociales. Solo algunas promesas no explicadas podrían alumbrar luz a lo que hasta ahora, solo ha sido un ejercicio de opacidad y falta absoluta de transparencia y sensibilidad social.

Legislar ad hoc para Adelson

La última ocurrencia, la de otorgar permisos de residencia, a quien compre un piso de al menos 160.000€, no puede ser más que una veleidad más ante la ausencia de liderazgo político. La falta de respeto a todos aquellos inmigrantes maltratados por las autoridades diplomáticas que han intentado entrar en España a estudiar posgrados, o a emplearse en múltiples ocupaciones, hacen de esta medida, un ejercicio absurdo, y cuanto menos discriminatorio. La no investigación fiscal sobre el origen de dicho dinero que entra hacia el sector inmobiliario, o la dificultad para comprobar sus antecedentes penales, vuelve a poner de manifiesto el cierto gusto por la opacidad fiscal que ha demostrado este Gobierno, plasmado en la amnistía fiscal, tan injusta como ineficaz.

La ocurrencia de los papeles por pisos

En suma, España no puede ser el paraíso para todos los negocios turbios, ni tampoco el Estado donde se legisle ad hoc para relajar derechos fundamentales o para incumplir recomendaciones internacionales sobre salud pública, así como invitar a ser un paraíso fiscal para intentar elevar el empleo, perjudicando a los agentes económicos que cumplen las leyes y pagan sus impuestos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba