Economía

BBVA anuncia más recesión en España, pero da un tirón de orejas a Europa

Nadie está haciendo bien las cosas. España prolongará la recesión más de lo previsto, dicen los expertos del banco, pero las altas instituciones europeas no están colaborando de manera eficiente con el Gobierno. 

BBVA ha presentado sus expectativas para España elaboradas en el tercer trimestre del año. Las previsiones no son halagüeñas y contemplan un escenario peor del anterior informe, con recesión para este año y el que viene. El Gobierno debe tomar más medidas decisivas, pero el capón no sólo es para nuestro país. Las autoridades europeas también deben hacer mucho más para gestionar la crisis de deuda y facilitar que los ajustes españoles den frutos. Así lo creen en esta entidad financiera. 

La economía doméstica se ha deteriorado en los dos primeros trimestres del año, “tal como esperábamos”, pero “nuestras expectativas son ahora peores incluso que hace tres meses”, indican los expertos del banco, ya que “llevará más tiempo que España alcance una recuperación sostenida”.

A lo largo de un extenso informe de más de 30 páginas, los analistas de la firma proyectan un decrecimiento del 1,4% para este ejercicio y una cifra similar para 2013, lo que acarreará, de manera inevitable, “más pérdida de empleo en los próximos meses”.

Aunque gran parte de esta culpa tiene clave europea: “este peor outlook se debe a las incertidumbres sobre las políticas necesarias para mejorar la solvencia y liquidez de las emisiones europeas, así como para eliminar los temores del mercado sobre una posible ruptura de la moneda única”.

Así, la economía de la Eurozona también sufrirá en este año y el siguiente, “por lo que no ofrecerá estímulos a la española”. No podemos esperar, por tanto, a engancharnos al despertar europeo, tal como ansían los políticos españoles, de uno u otro partido.

El informe emitido por el banco que preside Francisco González es muy crítico en primer lugar con la medidas adoptadas por España. Hacen falta fuertes más avances para mejorar las finanzas públicas y, aunque los ajustes ya anunciados en los meses recientes van en la dirección correcta, “necesitan tiempo para madurar, probar su efectividad y alcanzar los objetivos deseados”. Muchas de las medidas de ajuste fiscal tendrán su aplicación a final de año, por lo que todavía hay que comprobar su impacto real. El retraso en la presentación de presupuestos ha sido negativo, también.

Europa, también con retraso

Sin embargo, Europa también tiene que aplicarse. La aprobación de un único supervisor bancario único no llegará “hasta el final de año, por lo menos”. Y, lo que es peor para España, la puesta en marcha del ESM y su posibilidad de actuar para facilitar la recapitalización de la banca, “no llegará hasta la primera mitad de 2013 como pronto”.

El Gobierno español “ha adoptado ya la mayor parte de las medidas de ajuste fiscal necesarias”. Debe hacer más, reconoce BBVA, pero “las instituciones europeas necesitan realizar más actuaciones para resolver la crisis de deuda con mayor rapidez”. En este sentido, “deben apoyar las reformas emprendidas por España, facilitando un más eficiente uso de los mecanismos disponibles para que pueda recortarse la prima de riesgo española”.

A la ciudadanía no le sonará extraño este discurso, que refleja una realidad: el Gobierno y las altas instancias europeas se echan la culpa mutuamente de su falta de actuación, mientras quien sufre las consecuencias es la sociedad, con más recesión y paro. Es precisa una operativa conjunta y decidida desde ambos flancos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba