Eléctricas

¿Sin bono social? Estas son las opciones de las startups para ahorrar en la factura de la luz

En España destacan cuatro startups comercializadoras de energía: HolaLuz, Lucera, PepeEnergy y Podo. Tienen su nicho en internet e intentan ofrecer una alternativa al sector tradicional de las eléctricas gracias a la tecnología, la digitalización y -alguna de ellas- hasta con inteligencia artificial.

Hay más de 200 comercializadoras de energía eléctrica en el país; cuatro de ellas son startups.
Hay más de 200 comercializadoras de energía eléctrica en el país; cuatro de ellas son startups. Johannes Plenio en Unsplash

El Consejo de Ministros ha aprobado este mes la propuesta que permite que los ciudadanos con menores ingresos puedan beneficiarse de descuentos en sus facturas de luz. ¿Y los qué no? Los que no, siempre tienen la opción de cambiar la potencia contratada o la franja horaria de consumo. También pueden cambiar de compañía: opciones hay hasta en el mundo startup

Hace ya tiempo que al sector llegaron propuestas como HolaLuz, Lucera, PepeEnergy y, más recientemente, Podo. Con su incursión, la industria de las eléctricas ha empezado a cambiar, pero de a poco. ¿Por qué? Desde las startups señalan la falta de transparencia en el sector y la dificultad de competencia; las más veteranas, difieren.

Hasta ahora, el escenario se presenta así: la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia (CNMC) registra más de 200 comercializadoras de energía eléctrica en España. Y en el primer semestre de 2016, más de 900.000 solicitudes de cambio fueron realizadas por los usuarios ante el ente regulador. 

“La tasa de cambio de comercializadores en el sector eléctrico y del gas están entre las más altas a nivel europeo, y son equiparables a las existentes en otros sectores regulados como la telefonía”, señala CNMC en un informe de 2016.

En la misma publicación, el ente explica que dicha tasa de cambio es un “indicador del nivel de competencia en el mercado minorista” que, agrega, “debe valorarse en conjunto con otros indicadores relacionados con la estructura y el grado de satisfacción de los consumidores”.

¿Se puede cambiar de compañía?

Grado de satisfacción. El servicio de suministro eléctrico se mantiene como el peor valorado por los hogares españoles, según los resultados del Panel de Hogares de la CNMC del segundo trimestre del año publicados esta semana. De hecho, el 18% de los hogares manifestaron estar "poco" o "nada" satisfechos con en el servicio. 

Aunque repite como el peor, ha habido una paulatina mejora de la percepción de este servicio. El porcentaje de hogares poco o nada satisfechos se ha reducido en 7,7 puntos. Ha pasado del 26% en el cuarto trimestre de 2015 al 18% en el segundo trimestre de 2017, según los datos de la CNMC.

 El servicio de suministro eléctrico se mantiene como el peor valorado por los hogares españoles

El Panel de Hogares refleja que el 94% de los hogares está insatisfecho con el "elevado precio" de los servicios eléctricos. Y el segundo motivo de queja sobre los servicios energéticos es la falta de claridad en las facturas y en los precios.

Ahí es donde las startups consultadas por este diario hacen hincapié. El mayor problema del sector eléctrico, coinciden desde Lucera (Energía Colectiva SL) y Podo (Geo Alternativa SL), es la transparencia

Podo trabaja con un algoritmo de inteligencia artificial que dice cuánto va a gastar el cliente
Podo trabaja con un algoritmo de inteligencia artificial que dice cuánto va a gastar el cliente Captura de mipodo.com

"Es un sector donde hay esa percepción de que no es posible cambiar de compañía, donde hay que hacer muchos trámites, donde se cree que se va a engañar al cliente, donde no se entiende la factura. Nadie entiende las facturas. Y resulta difícil cambiar esa percepción", sostiene Jorge Capilla, director general de Podo, la startup comercializadora de energía que nació en 2015.

Es un sector donde hay esa percepción de que no es posible cambiar de compañía, donde hay que hacer muchos trámites, donde no entiende la factura

CEO de Podo

Emilio Bravo, consejero delegado de Lucera (startup comercializadora de energía para consumidores domésticos concebida ante el registro mercantil en 2014), insiste en que -según estudios de la compañía- al menos "el 30% de los usuarios no sabe que se puede cambiar de eléctrica". Y la CNMC aseguraba el año pasado que "todavía hay más de un 20% (el 22,4%, específicamente) de hogares que desconoce que pueda cambiar de compañía de la luz" y un 70% de los hogares nunca ha cambiado de operador.

Más de un 20% de hogares que desconoce que pueda cambiar de compañía de la luz" y un 70% de los hogares nunca ha cambiado de operador

CNMC

Fuentes de Gas Natural Fenosa, una de las eléctricas más veteranas del país, aseguran que el reglamento a seguir para cambiarse de compañía "lo fija el Gobierno y es para todas las compañías igual". ¿Y por qué no cambian? El 45,2% de los hogares consultados en el primer semestre de 2016 por la CNMC no creen que se pueda ahorrar mucho dinero con un cambio. Y en el caso de los que sí se han cambiado, siete de cada diez lo hacen para abaratar su factura.

¿Cuánto se puede ahorrar?

La OCU afirma que es posible ahorrar entre 60 y 300€ en el consumo de la luz. Desde Lucera insisten en que el 24,5% de los clientes ahorraría hasta 85,7 euros al año solo por ajustar la potencia contratada. Y que un 86,2% ahorraría hasta 46 euros al año al cambiar su tarifa horaria. Podo, por su parte, habla de hasta 200 euros de ahorro al año haciendo los cambios necesarios en potencia y consumo.

Lucera, startup comercializadora de energía eléctrica

"La pregunta entonces es ¿por qué las compañías no se lo dicen al cliente si saben que es posible hacer esos cambios?", dice el CEO de Lucera. "El problema no es de precio. Nuestro margen es mínimo. El precio está casi regulado. Nosotros lo que ayudamos es a controlar el consumo y potencia. Ahí es donde tenemos que hacer competencia", sostiene el CEO de Podo.

Desde Lucera insisten en que el 24,5% de los clientes ahorraría hasta 85,7 euros al año solo por ajustar la potencia contratada

¿Cómo hacen competencia? En el caso de Lucera, ofrecen energía verde a precio de coste y cobran 3,9 euros al mes "por ayudar a pagar cada día menos", asegura Bravo a este medio. La startup ofrece un servicio de monitorización constante del consumo. "La energía es un añadido. Nosotros somos una empresa tecnológica con servicio al cliente". La intención: adaptar el contrato a las necesidades del cliente para permitirle ahorrar lo más posible.

En Podo la tecnología está aún más presente. "Trabajamos con un algoritmo de inteligencia artificial que dice cuánto va a gastar de energía el cliente. Hemos estado trabajando un año en este algoritmo. ¿Cómo lo hacemos? Con datos históricos del consumo en España más un factor de predicción. Así, el algoritmo busca la combinación perfecta para el usuario y ofrecemos un tarifa fija mensual", explica Capilla a Vozpópuli.

HolaLuz y Podo ofrecen tarifas personalizadas, Lucera y Podo ofertan energía a precio de coste más 3,9 euros y 1 euros respectivamente

HolaLuz (Clidom Energy SL) también ofrece una factura personalizada, mientras que Pepe Energy SL (la eléctrica de PepePhone) promete energía a precio de coste más un euro de gestión. Todas las startups ofrecen un servicio 100% en línea: consultar oferta, darse de alta o de baja, recibir facturas, añadir otros pagadores (en el caso de Podo), comparar la media de consumo con la de los vecinos de la comunidad, tutoriales de consumo... Todo se gestiona a través de sus páginas web.

"¿Cómo ganamos? Nosotros intentamos no cargarnos con gastos operativos. Somos 10 y hacemos unas 100 altas al día. Intentamos que sea la tecnología la que nos permita llevar la empresa", señalan desde Podo. El objetivo: quitarle trabas al cliente.

¿Libre competencia?

La primera de las startups en llegar al sector fue HolaLuz, inscrita en el registro mercantil en 2010. Cuatro años después, se sumaron otras dos: Lucera y PepeEnergy. Y en 2015, llegó Podo. Según información disponible en infoempresa.com, ese mismo año HolaLuz logró una cifra de negocio de 14.480.363 euros, con un resultado de ejercicio negativo de 189.427 euros.

La startup HolaLuz comercializa energía eléctrica desde 2010.
La startup HolaLuz comercializa energía eléctrica desde 2010. Captura holaluz.com

Aunque es la más veterana entre las startups, a HolaLuz le es imposible competir con los 6.064 millones de Gas Natural SDG SA y su resultado de ejercicio por encima de los mil millones de euros. Pero entre las startups se muestran optimistas. "Hace tres años nos veían de risa. '¿Cómo vais a sobrevivir?', decían", cuenta el consejero delegado de Lucera.

Pepeenergy promete energía a precio de coste más 1 euro al mes
Pepeenergy promete energía a precio de coste más 1 euro al mes Captura de pepeenergy.com

Hasta ahora, todas las startups juntas no superan el medio millón de clientes: al cierre de 2015, HolaLuz decía tener 85.000; y este año, en Lucera hablan de unos 8.000 clientes y en Podo de unos 6.000. "En el sector hay un oligopolio natural de las grandes, que siguen con el 97% del mercado", subraya Bravo. Según datos de la CNMC, el mercado libre supone el 58% del total de los puntos de suministros en el sector. De dicho porcentaje, el 89,8% corresponde a los principales grupos energéticos.

Pero en el sector startup esperan un cambio. "Es cuestión de tiempo para que haya el boom que haga cambiar las cosas" en el sector, según Bravo (Lucera). Capilla (Podo) coincide: "El cambio está por llegar". ¿Podrán las startups hacerse suelo entre las eléctricas? Sin importar el comercializador, la CMNC recomienda lo mismo a todos los usuarios: comparar. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba