Autopistas radiales

Fomento evita in extremis el escándalo del cierre de las radiales R-3 y R-5

Las empresas concesionarias continuarán con la explotación de las autopistas radiales R-3 y R-5, así como un tramo de la M-50.

Imagen de archivo
Imagen de archivo EFE

El Gobierno en funciones ha evitado a última hora tener que asumir la explotación de dos de las autopistas de última generación que se encuentran en proceso de liquidación. Finalmente, el titular del juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid, que entiende del concurso de la concesionaria Accesos de Madrid, ha decidido aplazar el cese de la actividad de dicha empresa como la encargada de explotar las radiales R-3 y R-5, pese a que había fijado para este sábado la fecha para proceder al cierre de sus operaciones.

De acuerdo con varios autos emitidos este viernes, las empresas concesionarias continuarán con la explotación de dichas autopistas.

El Ministerio de Fomento contará con algo más de plazo para asumir definitivamente el control de estas concesiones, con lo que se pondría en marcha el sistema de la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) o bien para tratar de llegar a un acuerdo con los accionistas y acreedores de las concesionarias en quiebra acerca de un posible rescate.

Aunque Fomento había solicitado al juez nueve meses de prórroga aun no se conoce con cuánto tiempo adicional contará, ya que deberá ser el magistrado el que fije un nuevo plazo para la liquidación definitiva de la concesionaria.

De esta forma, el Ejecutivo en funciones ha evitado, por ahora, un escándalo que hubiera precipitado un futuro incierto para cerca de 300 trabajadores de la concesionaria y que hubiera abierto la espita del sistema de la RPA, que podría suponer asumir más de 5.000 millones de euros de deuda si el resto de concesionarias en quiebra termina de la misma forma.

¿Un nuevo rescate?

Los planes de Fomento pasan por retomar la fórmula de un rescate ordenado de las concesionarias en situación de concurso de acreedores, algo que no será nada sencillo debido a la oposición de acreedores y accionistas a los últimos planteamientos del Ejecutivo.

No obstante, si por algo ha pedido algo más de tiempo el Gobierno es para poder constituir al fin un Ejecutivo en firma y poder afrontar esta situación desde una posición de fuerza.

Por el momento, el escándalo está evitado, las autopistas seguirán operativas y de las arcas públicas no saldrá ni un euro. Sin embargo, nadie puede asegurar que no ocurra lo mismo dentro de unos pocos meses.

El juez entiende que retrasar el cese de la actividad de estas concesionarias va a generar daños a los acreedores y daños en las garantías que tienen los bancos (especialmente la RPA).

Beneficios y perjuicios

Reconoce además que siguen siendo los bancos quienes soportan el esfuerzo de la continuidad de la explotación de estas carreteras en beneficio del Estado, que cada vez debe menos.

No obstante, es consciente de que el Estado no se ha comprometido a asumir las obras mañana, que el cese en la conservación, vigilancia y seguridad de las vías exigiría su cierre, y que éste afectaría a centenares de miles de ciudadanos ya que estas carreteras comunican decenas de municipios, permiten el acceso a colegios, hospitales y demás centros públicos esenciales.

Además, destaca que aplazar el cese de estas autopistas viene acompañado ahora de un compromiso de Fomento por asumir las obras y obligaciones nacidas de la concesión lo que presenta “indudables ventajas económicas y concursales” respecto a la resolución o ineficacia sobrevenida de los contratos unidos a la concesión.

El Ministerio de Fomento se ha comprometido a asumir la explotación de las radiales R-3 y R-5 de Madrid, pero había solicitado un plazo de 9 meses para que esta transición se hiciese de forma ordenada.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba