Mercados

Las entidades señalan que el mercado de preferentes explotó por la prohibición de la CNMV de recomprar al 100% de su valor

Lo prohibió la CNMV en octubre de 2011 y ahí comenzó todo: las ventas tuvieron que hacerse al precio del mercado y no a lo que decidiera la sucursal de turno, lo que reveló una enorme falta de liquidez y precios deprimidos. 

Las instituciones supervisoras eran perfectamente conscientes de que el mercado de preferentes se había ido de las manos a finales de la pasada década y de las malas prácticas generalizadas. Constituía una bomba de relojería en toda regla, pero fuentes financieras (no sólo cercanas a Bankia, sino a otras entidades) comentan que la prohibición de octubre de 2011 por parte de la CNMV de recomprar estos activos al 100%, o lo más cerca posible, del valor nominal, fue lo que hizo saltar por los aires el mercado.

Hasta entonces, las entidades (todas, no sólo Bankia) habían recomprado las participaciones al 100% o a un descuento razonable que no generara problemas. Por cierto, ese descuento generaba un pequeño gap no computable: si se recompraba al 90% del valor, se vendían de nuevo al 100% y ese dinero iba para la propia sucursal, computando para el bonus, o incluso algunos ejecutivos se lo quedaron para él, lo que generó despidos en su momento. 

Pero al obligar la CNMV a Bankia a vender todas sus participaciones a través del mercado secundario, saltaron las alarmas: ese mercado tenía poquísima liquidez y para que casaran las operaciones, era preciso vender a precios muy bajos. Conforme avanzaba la crisis, esos precios iban bajando más.

Comenzaron a escucharse las voces que denunciaban cotizaciones en el secundario al 50%, al 40%, al 30%... lo cual significaba recuperar ese porcentaje de la inversión inicial. Un desastre. A partir de ahí la historia es conocida.

Sin embargo, fuentes cercanas a las redes comerciales de entidades financieras comentan que “habría sido más apropiado imponer un progresivo plan de recompra de estos activos a las entidades, con cierto plazo y haciendo el menor ruido posible”. Tal vez así no habría estallado el asunto.

Pero la crisis financiera se agudizaba, Europa miraba con lupa y pedía medidas concretas en el sector financiero. El regulador aplicó el bisturí pero, por desgracia, no pudo evitarse ya la hemorragia. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba