Mercados

El desplome del precio del petróleo reducirá la factura energética española en al menos 7.000 millones

Guindos estima que el ahorro en la factura energética será de 10.000 millones, aunque los analistas son más conservadores. España gastó el año pasado 34.505 millones en importar petróleo, cuando el barril rondaba los 100 dólares.

Imagen de una plataforma petrolífera en el Mar del Norte.
Imagen de una plataforma petrolífera en el Mar del Norte. EFE

El barril de petróleo Brent perdió ayer por primera vez en cinco años los 60 dólares. Tocó un mínimo de 58,71 dólares, aunque logró cerrar en 60,45 dólares. Hace apenas seis meses superaba los 115 dólares. Es decir, en menos de medio año el crudo de referencia en Europa se ha desplomado cerca del 50%. Este durísimo ajuste, sumado a otros factores geopolíticos están hundiendo la economía y la moneda de Rusia. Pero sus efectos son diametralmente opuestos para otros países, como España. A las bajadas de los precios de los carburantes -ni mucho menos en la misma proporción-, se suma el abaratamiento del transporte para las empresas. En términos macroeconómicos, además, propicia que la factura energética, en un país netamente importador como el nuestro, descienda y, al mismo tiempo, favorezca el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB).

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado que de mantenerse los precios del petróleo, además del tipo de cambio actual, el ahorro para España podría alcanzar los 10.000 millones de euros. Significaría, sin duda, un espaldarazo en la reducción del abultado déficit energético español. De hecho, el descenso iniciado en junio ya tiene su reflejo en las últimas estadísticas oficiales, correspondientes a septiempre. Así, en los nueve primeros meses del año, el saldo negativo alcanzó los 29.558,8 millones de euros, lo que representa un 6,6% menos que un año antes (31.630,7 millones), según los datos de la Secretaría de Estado de Comercio. En concreto, las importaciones de productos energéticos (petróleo y derivados, gas y carbón y electricidad), que en volumen se incrementaron un 2,4% desde enero, ascendieron a 42.754,2 millones de euros, un 2,6% menos, mientras que las exportaciones avanzaron el 7,4%, hasta los 13.195,5 millones. Sólo en septiembre, la rebaja del agujero es mucho más significativa. Alcanzó el 23,9%, al pasar de 3.541,3 millones en 2013 a 2.696,4 millones en el mismo mes del presente ejercicio.

Y además de la rebaja del petróleo, la corrección del déficit energético también se ha visto favorecida por el descenso del precio del gas en los últimos meses. Así, de los 29.558,8 millones de saldo negativo que arrastraba España en septiembre, 23.037,3 millones correspondían a petróleo y productos derivados (un 4,7% menos que en el mismo periodo de 2013), mientras que 5.997,5 millones derivan del gas, un 14,2% menos que el año anterior. A esto también ha contribuido el mayor volumen de exportaciones de gas, especialmente a Japón, Corea del Sur, Argentina y Países Bajos.

Las próximas estadísticas oficiales ahondarán lógicamente en la tendencia descendente del déficit energético. Desde el Gobierno estiman los 10.000 millones mencionados por Guindos, pero los expertos, por el momento, son más conservadores en sus estimaciones. Al fin y al cabo, los cálculos del ministro proyectan un nivel del petróleo en el entorno de los 60 dólares para el conjunto de 2015, lo que implica una caída de más del 30% respecto al precio medio del barril en 2014, que se situará en el entorno de los 95 dólares. En 2013, ascendió a los 100 dólares, con un agujero energético de 34.505 millones, el máximo histórico. De este modo, sólo en el presente ejercicio el ahorro se aproximará a los 3.500 millones.

Pero la mayoría de analistas prevé que aunque en los próximos meses aún podría prolongarse el recorte, a partir del verano el crudo volverá a subir. En esta línea, el servicio de Estudios de La Caixa contempla, en su escenario central, con un tipo de cambio del euro de 1,23 dólares (1,25 dólares en la actualidad), un precio medio del barril Brent de 68 euros (83,6 dólares) en 2015, lo que supone un 11% menos que los 76 euros (93,5 dólares) que estima para 2014. Bajo estas previsiones, el ahorro de la factura energética de España ascendería a los 3.360 millones. Así, la rebaja de los productos energéticos propiciaría en dos años un descuento de cerca de 7.000 millones.

Ahora bien, la proyección de La Caixa respecto al precio medio del petróleo para el próximo año es superior a lo que estiman otras instituciones, por lo que el ahorro superaría los 7.000 millones. Es más, la propia entidad catalana esboza igualmente un escenario "más benévolo para los intereses españoles", con un precio de 62 euros (76,25 dólares con un cambio de 1,23 dólares por euro) por barril, lo que elevaría el ahorro sólo en 2015 a 5.880 millones de euros. Sumados a los cerca de 3.500 millones de este año, el recibo energético se abarataría en alrededor de 9.400 millones, una cifra más próxima a las estimaciones del ministro Guindos.

La caída del precio del petróleo -y del gas-, supone por tanto un importante apoyo para la recuperación de la economía española, hasta el punto de que desde el Gobierno, el ministro de Industria José Manuel Soria, aseguró ayer que puede posibilitar que el PIB español se sitúe por encima del 2% en 2015.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba