Mercados

¿El problema de las empresas del MAB? La lentitud de la justicia española

La Asociación de Empresas del MAB critica la estigmatización de este mercado por casos como el de Gowex y la lentitud de la justicia española para atajarlos.

Antonio Romero-Haupold, presidente de Aemab.
Antonio Romero-Haupold, presidente de Aemab. ION.

Un enorme problema de lentitud en la aplicación de la justicia en España. Este es el principal problema que observan las empresas del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) para explicar por qué casos como el de Gowex estigmatizan a un segmento necesario para la financiación de las firmas emprendedoras.

Antonio Romero-Haupold, presidente de Aemab, asegura que, si una estafa como la protagonizada por Jenaro García con el falseamiento de las cuentas de la empresa de wifi se hubiera producido en Estados Unidos, se hubiera atajado de raíz. Allí debería “defenderse con el mono naranja desde la cárcel” mientras que en España lo hacen desde el parque”, subraya.

La exasperante calma es la responsable de que la percepción de los inversores sobre el MAB esté distorsionada y aparezca como poco regulado

Esta exasperante calma en la tramitación de los procedimientos legales es la responsable de que la percepción de los inversores sobre el MAB esté distorsionada y aparezca como un mercado poco regulado. Romero-Haupold explica que ocurre todo lo contrario, porque las empresas de este segmento están “muy duramente auditadas”.

A su juicio, no se trata de un problema normativo, puesto que “no por tener más normas se iban a hacer las cosas mejor”, sino de aplicar rápidamente mecanismos legales que impidan que los procedimientos se dilaten en el tiempo y aparezca la sensación de impunidad.

No obstante, el inversor debe tener en cuenta que el MAB requiere de cierta cualificación a la hora de estudiar estas compañías “disruptivas” que pueden fracasar por su propia naturaleza innovadora. “Para inventar algo verdaderamente novedoso hay que fracasar”, señaló el presidente de Aemab, asociación que acaba de nacer para defender los intereses de estas firmas.

“Que exista un mercado alternativo bursátil es vital para la financiación de los emprendedores”, afirmó Romero-Haupold, quien recordó que en España el 90 por ciento de la financiación de las pymes procede de los bancos mientras que en países como Reino Unido solo representa el 40 por ciento. Las diferencias sobre el peso en el PIB de las empresas 'alternativas' admite menos comparación: un 0,16 por ciento en España frente al 4 por ciento de Reino Unido.

"La idea que se tiene aquí si un empresario tiene éxito y gana dinero es que se trata de un especulador que ha robado y si fracasa, que no se puede confiar en él"

La mala imagen sobre el empresariado que existe en España tampoco ayuda a confiar en estas compañías “disruptivas”. “La idea que se tiene aquí si un empresario tiene éxito y gana dinero es que se trata de un especulador que ha robado y si fracasa, que no se puede confiar en él”, apuntó el presidente de Aemab, para quien el objetivo de toda empresa debería ser dar el salto al mercado para compartir su éxito.

Entre las intenciones de la nueva asociación se encuentra que el Gobierno aplique su reivindicación de bonificar fiscalmente los beneficios obtenidos de invertir en empresas del MAB que se vuelvan a reinvertir.

El MAB nació hace seis años y desde entonces ha captado más de 300 millones de euros de los inversores, que han debido sortear malas experiencias, aparte de la estafa de Gowex, con empresas como Negocio o Bodaclick. Hay dos empresas suspendidas de cotización desde principios de mayo por no presentar sus cuentas auditadas (NPG y Lumar), y cualquier rumor sobre alguna de estas firmas puede significar un desplome de la cotización del resto de firmas que están listadas, como ocurrió con Carbures o Bionaturis.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba