Mercados

Las empresas del Ibex mantienen su beneficio pero no remontan su cotización

Las empresas cotizadas están presentando buenos datos de generación de beneficios pero sin mostrar un impulso mayor al consenso de mercado, razón por la que su cotización se ve lastrada, aparte de la volatilidad de mercado.

Los malos resultados de varias compañias han arrastrado al selectivo la senana psada.
Los malos resultados de varias compañias han arrastrado al selectivo la senana psada. Efe.

Los resultados empresariales de gran parte de las empresas del Ibex 35 están dejando un sabor agridulce. Por un lado, se mantiene la tendencia de crecimiento de beneficios de los últimos trimestres, en un nivel cercano a las previsiones del consenso del mercado, pero sin batirlas claramente y sin que esta mejoría tenga su reflejo en su valor en bolsa, que se ve lastrado por la alta volatilidad que han experimentado los mercados a lo largo de 2015.

Es cierto que después de un 2014 en el que el beneficio conjunto de las compañías del selectivo alcanzó la cifra de 32.000 millones de euros, un 41% más que el año anterior, se esperaba que se mantuviera esta tendencia de forma más contundente a lo largo de 2015. Las previsiones más optimistas indican que a finales de este año se habrá alcanzado un volumen superior a los 37.000 millones de euros. Pero la larga crisis griega, aparcada ahora por los mercados pero sin resolver completamente; el conflicto de Ucrania, la tormenta bursátil que desencadenó el temor a una fuerte ralentización de la economía china y su impacto en los mercados emergentes, han provocado una alta dosis de volatilidad, que muchas empresas españolas han comenzado a reflejar ya en sus cuentas del tercer trimestre debido a la fuerte recesión que azota a Brasil.

Sensación de incertidumbre velada, a la espera de la próxima subida de tipos de interés en Estados Unidos, una mayor dosis de liquidez por parte del Banco Central Europeo, y unas materias primas en proceso todavía de dar una vuelta a sus precios.

Hay una sensación de incertidumbre velada, a la espera de la próxima subida de tipos de interés en Estados Unidos, una mayor dosis de liquidez por parte del Banco Central Europeo, y unas materias primas en proceso todavía de dar una vuelta a sus precios, como el petróleo. Mientras que empresas como Telefónica han ganado  más de un 69% de enero a septiembre, hasta lograr un beneficio de 4.577 millones de euros, o Iberdrola ha superado las expectativas gracias a su negocio internacional, con un beneficio neto de 1.920 millones en el tercer trimestre, otras como Santander, Mapfre o Indra han sentido la caída de su negocio en Brasil.  

Pero no solo Brasil es la excusa para unas cuentas peores de las previstas en algunos casos. RepsolBBVA o Acerinox son algunas de las empresas cuyas cuentas del tercer trimestre han dejado a los analistas un poco fríos. En el caso de la petrolera, el impacto del bajo precio del crudo puede significar una caída de hasta el 22% de su beneficio en 2015 respecto al año pasado, situándose como máximo en 1.500 millones de euros. La presentación de un nuevo plan estratégico con el que afrontar esta nueva etapa para el período 2016-2020 prevé desinversiones de hasta 6.200 millones de euros, pero las firmas de análisis no terminan de confiar en los números de la compañía presidida por Antonio Brufau, algo que se refleja en su cotización, en los 12,295 euros por acción, por debajo de los poco más de 15 euros con que comenzó el año.

BBVA es otro caso de resultados agridulces dentro del sector bancario, al igual que le ha ocurrido a Santander por su exposición a Brasil. La entidad presidida por Francisco González ha presentado una caída de enero a septiembre del 11% de su beneficio respecto al mismo período del año anterior, situándose en 1.072 millones de euros. La compra de casi un 15% adicional en el turco Garanti unido a la adquisición de Catalunya Caixa han lastrado el negocio del banco azul, que de otro modo hubiera ganado casi un 46% más. Su valor en bolsa actual se mantiene en 7,94 euros por título,  muy ligeramente por encima de como empezó el año.

En el caso de Acerinox, la caída del precio del acero ha lastrado su beneficio neto hasta septiembre, de casi 56 millones de euros, con una pérdida del 58% respecto al mismo período del año anterior. Su cotización refleja la volatilidad del mercado de materias primas y los inversores bajistas se están cebando con la compañía acerera de manera inusitada.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba