Mercados

El Grexit pierde puntos pero sigue estando presente en la mente de los inversores

La probabilidad de que se produzca una salida de Grecia del euro sigue estando presente entre los inversores porque el calendario de reformas y su efectividad para la recuperación de la economía dejan poco margen de actuación.

Las bolsas han acogido sin mucho entusiasmo el acuerdo de Grecia.
Las bolsas han acogido sin mucho entusiasmo el acuerdo de Grecia. Efe

Acostumbrados a vivir cada episodio del drama griego como el final de un juego inquietante, es normal que los inversores no muestren el mismo entusiasmo que los protagonistas de la obra. Si hace un par de semanas el resultado del referéndum convocado por Tsipras parecía abrir la puerta de los infiernos bajo el rótulo de 'Grexit', las duras medidas impuestas ahora por Europa, bajo el mando de Alemania, han tendido un puente colgante sobre el averno del que no hay seguridad que al otro lado no se encuentre el mismo cartel: salida del euro.

Pese a que en las bolsas se refleja la relajación de los inversores ante la tensión de la última semana, con subidas que permiten recuperar el terreno perdido en los índices europeos y retomar la senda alcista que habían corregido, las firmas de análisis siguen mostrando la preocupación sobre qué ocurrirá con Grecia.

Las condiciones que debe cumplir Grecia para empezar a negociar el tercer programa de rescate están tan delimitadas que cualquier contratiempo puede resultar letal

“Aunque las condiciones de austeridad de este nuevo acuerdo son sin duda más difíciles que las rechazadas por el pueblo griego hace una semana, no olvidemos que implican una resolución de tres años de la situación financiera griega, que no era el caso con la anterior propuesta”, recuerda Samy Chaar, economista jefe de Lombard Odier.

Las condiciones que debe cumplir Grecia para empezar a negociar el tercer programa de rescate y su aplicación posterior están tan delimitadas que cualquier contratiempo puede resultar letal para cumplir el calendario impuesto. Y esto es algo que los inversores toman en consideración. Los analistas de Bank of America Merrill Lynch siguen teniendo en mente la posibilidad de una salida de Grecia del euro y la única forma de evitarlo sería sencillamente que todo lo pautado en el acuerdo salga de manera “perfecta”.

Este miércoles el parlamento heleno deberá de aprobar una serie de reformas fiscales sobre el IVA, sobre pensiones y sobre agencias independientes como la de estadística que permitan llegar al 20 de julio, cuando se cumple el plazo del pago de la deuda al BCE, con garantías de seguir negociando. “Nunca una semana ha significado tanto en la historia de la actual crisis griega”, apuntan los expertos de BoAML.

Y nunca cualquier pequeño desvío de la ortodoxia impuesta por la 'pax germánica' puede repercutir tanto en la evolución de las negociaciones. Una salida temporal del euro es una alternativa que se ha podido escuchar durante los debates del fin de semana entre Grecia y sus acreedores como alternativa factible a un acuerdo. Y es una de las armas con que cuentan los más ortodoxos del Eurogrupo para mantener a raya cualquier desvío del plan establecido. Pero en BoAML creen que si la idea de la salida del euro era mala, la salida temporal es incluso peor, por el riesgo que introduciría a medio plazo en los mercados.

El plan, por muy ortodoxo que sea y pese a que parece el último episodio de esta eterno drama griego, todavía se verá afectado por la crisis de gobierno que vivirá el país con elecciones anticipadas en otoño. “Para evitar el 'Grexit', el país necesitará alcanzar algún grado de estabilidad política y de recuperación económica”, según los analistas de Citi, que podrían no tener lugar con las medidas impuestas por los acreedores.

El papel del BCE para mantener la liquidez de los bancos griegos será fundamental, pero no suficiente para que el riesgo de una salida del euro siga vivo. “La salida de Grecia del euro es el escenario más probable para los próximos tres años”, señalan en Citi. “Incluso con un acuerdo a corto plazo, la posición de Grecia en la eurozona podría resultar insostenible política y económicamente, a no ser que las medidas impuestas permitan la recuperación de la economía”, sostienen en la firma, que no creen que solamente con medidas de austeridad se pueda alcanzar.

El papel del BCE para mantener la liquidez de los bancos griegos será fundamental, pero no suficiente para que el riesgo de una salida del euro siga vivo

En Man Group, que valoran la probabilidad de un 'Grexit' en un 60%, son más pesimistas aún y estiman que la crisis griega es solo el reflejo del fracaso de la unión monetaria europea y del proyecto político que representa. “No funcionará a menos que los países con superávit opten por transferir una parte sustancial de su PIB a los países deficitarios”, asegura Jamil Baz, director de la estrategia de inversión de la firma. Desde su punto de vista, el caso griego puede ser el primero de una serie de países que también podrían quedarse por el camino si no se modifican las reglas del juego de la Unión Europea.

“A largo plazo, Europa se enfrenta a diversos y significativos obstáculos políticos y económicos. Vale la pena mirar más allá de Grecia y lo que está pasando a corto plazo para señalar algunos de los errores que han provocado la crisis actual y que seguirán inquietando al proyecto europeo, sea cual fuere el resultado de las negociaciones griegas”, explica Baz.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba