Mercados

Las empresas se lanzan a emitir deuda y captan 3.700 millones ante los mínimos del bono español

Hasta cinco grandes empresas españolas se han lanzado en este arranque de año al mercado para emitir deuda corporativa por un importe de 3.700 millones. Aprovechan los mínimos del bono español antes de que, previsiblemente, el BCE concrete los detalles del QE. Los expertos prevén que las emisiones continuarán.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. EFE

Las condiciones del mercado de deuda español han profundizado su buen momento en este inicio de año y son varias las grandes empresas y entidades financieras que no han dudado en emitir bonos corporativos para obtener liquidez, diversificar su estructura financiera, mejorar el perfil de los vencimientos o alargar la vida de la deuda. El bono español a 10 años tocó este lunes mínimos al situarse por debajo del 1,5%, mientras que la prima de riesgo cerró en 108 puntos básicos (pb). En este contexto favorable, y a la espera de conocer el jueves los detalles del descontado anuncio del Banco Central Europeo (BCE) sobre su programa de compra de deuda soberana, que oscílará, según los expertos, entre 550.000 y 600.000 millones de euros, cuatro compañías del Ibex 35 se han lanzado al mercado. Se trata de BBVA, Banco Popular, Gas Natural Fenosa e Iberdrola. Además, El Corte Inglés también ha aprovechado el escenario actual con dos operaciones consecutivas. En conjunto, han captado 3.700 millones de euros.

Precisamente fue el gigante de distribución español el encargado de dar el pistoletazo de salida el pasado 9 de enero, cuando anunció un colocación de bonos senior por 500 millones de euros con vencimiento a siete años. El cupón anual quedó establecido en el 3,875%. Ante la positiva respuesta del mercado, la empresa decidió ampliar esta emisión una semana después en otros 100 millones. En este caso, el cupón también se situó en el 3,875%. Con la emisión de estos bonos, que ha sido ejecutada por Morgan Stanley y que cotizarán en Irlanda, la compañía pretende disminuir la deuda bancaria.

BBVA y Popular hicieron lo propio el 12 de enero. La entidad vasca emitió cédulas hipotecarias a siete años por un importe de 1.250 millones de euros, por las que pagará un interés del 0,75%. Recibió una demanda por el doble del objetivo establecido, lo que abarató los costes de financiación hasta los 25 puntos básicos sobre midswap, la referencia para este tipo de emisiones de renta fija, en lugar de los 30 pb estimados inicialmente. La colocación corrió a cargo de la propia BBVA, Commerzbak, Credit Agricole, Natixis y Nomura. 

Popular, por su parte, emitió deuda senior a cinco años por 500 millones, con un diferencial de 177 pb sobre midswap, por debajo de los 180 pb previstos, después de obtener una demanda por 950 millones (el 74% de origen extranjero). Así, el cupón se situó en el 2%, con una rentabilidad para el inversor del 2,11%. La entidad que preside Ángel Ron ordenó la colocación a Barclays, JP Morgan, Santander y Societé Générale.

Un día después, el martes 13, le tocó el turno a Gas Natural Fenosa. La gasista emitió bonos a 10 años por 500 millones, con un cupón anual del 1,375% que representaba, según comunicó la compañía, el más bajo de un emisor corporativo español. La demanda multiplicó por ocho el objetivo inicial, hasta los 4.000 millones de euros, y alrededor del 90% de la emisión se suscribió con inversores extranjeros.

A la firma catalana le siguió, también un día después, Iberdrola, que cerró una emisión de 600 millones en bonos a ocho años. El objetivo de esta operación, según informó la compañía, es canjearla por otros vencimientos más próximos, dadas las mejores condiciones del mercado en la actualidad. En este sentido, la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán fijó un cupón del 1,125% anual, que mejoró, por tanto, el que había obtenido Gas Natural. La colocación, que se realizó en un 85% entre inversores internacionales, correspondió a Bankia, Credit Suisse Securities, ING y Unicredit Bank.

Los expertos prevé que este tipo de operaciones, que prolongan el estado de gracia de los mercados primarios de deuda del año pasado, continuarán en los próximos meses, toda vez que los tipos de interés son atractivos y la percepción sobre la economía española y sus empresas es positiva. En 2014 hubo debutantes en estas lides, como Grupo Antolín y Almirall o firmas que se decantaron por las emisiones high yield, como Isolux Corsan o Cirsa. Telefónica, Iberdrola, Repsol o Abertis ya en el último ejercicio emitieron deuda a tipos inferiores a los pagados por el Tesoro al mismo plazo, como ha ocurrido en los últimos días con Gas Natural. Además, a finales de 2013 arrancó el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), que ha admitido a cotización 12 emisiones desde entonces: siete de deuda, una de bonos de titulización de pymes y cinco programas de pagarés con diversos vencimientos, por un importe nominal en torno a los 500 millones de euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba