Mercados

El peor año de la crisis: las empresas españolas sólo reparten el 37% de sus beneficios entre sus accionistas

Las empresas cotizadas españolas repartieron el 37,12% de sus beneficios de 2013 entre sus accionistas, frente al 43,51% de 2012. BBVA es la única entidad financiera que se saltó el año pasado la recomendación del Banco de España de limitar al 25% de las ganancias el pago en dinero, al entregar el 33,38%.

Francisco González, presidente de BBVA.
Francisco González, presidente de BBVA.

Los dividendos en efectivo sobre beneficios (payout monetario) de las empresas cotizadas españolas se situaron en 2013 en el nivel más bajo desde que comenzó la crisis. Repartieron entre sus accionistas el 37,12% de sus ganancias, un porcentaje más de seis puntos inferior al de 2012, cuando entregaron el 43,51%, según los datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME). La distancia es aún mayor si se compara con 2011, cuando alcanzó el 53,45%, o con 2008, cuando ascendió al 55,43%.

La caída del payout monetario se ve lastrada por el incremento del número de compañías que ofrecen pagar los dividendos en acciones (scrip dividend) y por la creciente aceptación de los accionistas de cobrar en títulos y no en cash. Los dos primeros bancos españoles son un claro ejemplo de esta tendencia. Santander recibió el apoyo a esta fórmula, con la que las empresas evitan sacar dinero de la caja, del 87,37% de sus accionistas en el último pago de julio, mientras que en el caso del BBVA, el porcentaje se elevó al 89,21% el pasado mes de abril.

Este respaldo se interpreta como una mayor confianza en la evolución de la compañía por parte de los accionistas que, no obstante, también tratan de evitar la dilución de sus participaciones. Porque la mayoría de las empresas recurren a ampliaciones de capital para el pago del scrip dividend. Otras, como Iberdrola o ACS, compensan el pago con autocartera.

El aumento de los beneficios y el creciente respaldo de los accionistas al dividendo en acciones ha propiciado la rebaja del payout monetario

Cuando la crisis golpeó con más virulencia, fueron mayoría las empresas que rebajaron o suspendieron el reparto de los dividendos. La caída de los beneficios, cuando no pérdidas, así lo obligaron. El año pasado, sin embargo, supuso un espaldarazo para los resultados de las cotizadas. En su conjunto (sin contabilizar Bankia por el efecto distorsión de haber perdido 19.054 millones en 2012), ganaron 18.872 millones, un 119% más que en el ejercicio precedente, según recogió El País.

Los dividendos también han evolucionado positivamente, pero ni mucho menos al mismo ritmo. En concreto, las empresas cotizadas han entregado, de acuerdo con los datos de BME, 21.448 millones de euros, incluyendo el efectivo y las acciones. Una cantidad únicamente un 4,7% superior a los 20.480 millones de 2012. Además, este incremento se sustenta en el dividendo en acciones, que aumentó un 20,1%, desde 8.850 millones hasta 10.631, frente a una rebaja del 7% en efectivo, al pasar de 11.630 millones a 10.817.

Son muchos los presidentes de cotizadas que presumen ante sus accionistas de haber recuperado o incrementado los dividendos.Y es una realidad que en los primeros siete meses de 2014 se ha reforzado aún más, ya que se ha alcanzado un nuevo récord. Pero además del importe entregado, también importa la ratio payout monetario (la parte que dan las empresas de los beneficios) y ahí, como lo demuestran los datos expuestos, salen muy mal parados.

Los cálculos de BME se han realizado, en todo caso, sólo con las empresas que obtuvieron beneficios en 2013. Éstas ganaron en conjunto 29.136 millones de euros. Como repartieron 10.817 millones (con cargo a los beneficios de 2013 o a reservas), el payout monetario se situó en el 37,12%.

Son seis puntos menos respecto al 43,51% de 2012 que vienen propiciados fundamentalmente por el sector de servicios financieros e inmobiliarios (del 57,26% pasa al 25,52%), el de tecnología y telecomunicaciones (del 40,53% al 6,28%) y del de materiales básicos, industria y construcción (del 57,12% al 44,22%). Unos descensos que no compensaron las subidas registradas en petróleo y energía (del 30,43% al 60,29%), servicios de consumo (del 47,78% al 65,95%) y bienes de consumo (del 48,76% al 57,76%).

Considerando los dividendos tanto en efectivo como en acciones (el equivalente monetario), el payout total de las empresas del mercado continuo con beneficios se elevó al 73,61% en 2013. Hasta 13 firmas (10 del Ibex 35) retribuyeron a sus accionistas con títulos el año pasado: Repsol, Ferrovial, Iberdrola, ACS, Acerinox, Abengoa, Ence, Faes, BBVA, Santander, Caixabank, Popular y Sabadell.

Endesa, con 1.588 millones, e Inditex, con 1.507 millones, son las dos empresas que repartieron más dinero en dividendos en 2013

Por su parte, 55 empresas (incluidas estas 13) retribuyeron en efectivo. Dentro del selectivo, Repsol lideró el payout monetario , con un 198%, aunque se produjo porque el beneficio se vio fuertemente deteriorado por las provisiones de más de 2.000 millones que realizó por la expropiación del 51% de YPF. Le siguió BME, con el 96%, Abertis, con el 91,54%, y Enagás, con el 75%. Fuera del Ibex, por encima de la petrolera española se colocaron Ence, con el 454%, y Acerinox, con el 254%.

La banca, por su parte, cumplió con la recomendación del Banco de España de no entregar un dividendo en efectivo que implique más del 25% de los beneficios obtenidos. Todos salvo BBVA, que lo situó en el 33,38%. La entidad que preside Francisco González prevé, no obstante, cumplir con dicho límite en este ejercicio. Su objetivo, en cualquier caso, es encaminarse, una vez que las necesidades de capital se suavicen, hacia una remuneración completamente en dinero (en los últimos años ha repartido dos en efectivo y dos en acciones).

Su gran competidor, Santander, registró un payout monetario del 19,31%, por debajo incluso del consejo del regulador. La entidad cántabra es, con diferencia, la firma que paga un mayor dividendo, aunque principalmente en acciones. En concreto, los títulos que repartió supusieron, al cambio, 5.919 millones, frente a los 844 millones del efectivo. El banco que preside Emilio Botín fue superado por Inditex en el pago dinerario, con 1.507 millones, y Endesa, con 1.588 millones.

Mientras, Bankinter cumplió escrupulosamente con el Banco de España, con un payout en cash del 25%, al tiempo que Caixabank lo limitó al 23,61%, Sabadell al 16,19% y Popular al 3,89%.

Conjugando los dividendos en efectivo y en acciones, las empresas del mercado continuo con un payout más alto en 2013 fueron Ence (759%), Repsol (648%), Acerinox (523%), Caixabank (200%), Clínica Baviera (163%), Dinamia (162%) y Santander (154%).

EL PAY OUT DE LAS EMPRESAS DEL IBEX 35 EN 2013

* Telefónica destina todo el beneficio a dotar reservas y aprueba retribuir a los accionistas a traves de dividendo opción que aún no ha materializado. El pago que realiza en mayo de 2014 por importe de 1.820,41 millones de euros (0,4 euros por acción) es en concepto de dividendo a cuenta de los beneficios del ejercicio 2014.

* Sabadell reparte prima de emisión a razón de 0,02 euros por acción mediante la entrega de 35.319.557 acciones procedentes de la autocartera.

Fuente: BME


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba