Aspira a captar 2.500 millones con la emisión de 6.234 millones de acciones nuevas

Al ampliar su capital hasta los 5.000 M., el Popular se blinda ante futuras opas

La macroampliación de capital en la que embarcará Popular aumentará la capitalización del banco al entorno de los 4.985 millones de euros desde los 2.500 actuales. Un tamaño más cercano al de Sabadell que aleja el peligro potencial de futuras opas sobre la entidad. 

Ángel Ron, presidente de Banco Popular.
Ángel Ron, presidente de Banco Popular. Efe

El presidente de Banco Popular, Ángel Ron, no escondió en la junta celebrada el pasado fin de semana que sin la ampliación de capital aprobada por sus accionistas la entidad corría el peligro de convertirse en presa de algún competidor. Ron abogó por seguir en solitario y pidió un esfuerzo a sus accionistas. El visto bueno llegó entre quejas pese a la aceptación del 99,8% de los presentes (los accionistas sufrirán una fuerte dilución y no verán dividendos hasta mediados de 2013)  y ahora la entidad aspira a doblar su capitalización al multiplicar casi por cuatro el número de acciones en circulación.

Los accionistas de Popular pagarán cara la independencia.  La entidad aspira a captar hasta 2.500 millones de euros con la operación pero para asegurarse el éxito ha tenido que ofrecer un descuento muy elevado respecto a los precios actuales de cotización de tal forma que deberá emitir 6.235 millones de acciones nuevas (frente a las 2.174 actuales) para alcanzar la cantidad fijada en su plan de negocio.

La ampliación de capital es clave para el futuro de Popular. Forma parte del plan que ha presentado al Banco de España para cumplir con las exigencias de los test de estrés elaborados por Oliver Wyman. La consultora cifró en 3.223 millones de euros el déficit de capital del banco en un escenario macroeconómico extremadamente adverso y para solventar esta deficiencia sin recurrir a ayudas públicas la entidad optó por apelar al mercado con la emisión de nuevos títulos.

La operación, de cerrarse con éxito, permitirá a Popular esquivar las ayudas públicas, cumplir con las exigencias de capital  y ganar un tamaño bursátil que aleje el peligro potencial de ser absorbido. A los precios que se barajan su capitalización rondará los 4.985 millones de euros tras la ampliación frente a los 2.500 actuales. Un tamaño que situaría a la entidad por detrás de Sabadell (5.200 millones).

“Pasará a tener un tamaño más grande y evitará ser absorbido”, reconoce Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities.

Popular emitirá tres acciones nuevas por cada una existente, a un precio de 0,401 euros. Esto significa que los actuales accionistas podrán comprar títulos a un descuento del 65,6% sobre el precio de la acción ayer (1,169 euros), cercano al 75% si tomamos en cuenta el precio antes del anuncio de la operación (1 de octubre) y del 32% sobe el valor teórico exderechos o lo que es lo mismo el precio al que cotizará la acción después de la ampliación de capital.

A los precios de cierre del lunes (1,169 euros) el precio del derecho se establecería en 0,576 euros y el precio de la acción en el mercado en los 0,593, lo que implica que su capitalización tras la ampliación pasará a rondar los 4.985 millones de euros.

La reacción del valor en Bolsa el lunes indica que el mercado confía en que Popular sacará adelante la ampliación. Los títulos del banco llegaron a subir el 12% durante la sesión, una escalada que algunos achacaron al cierre de posiciones cortas, aunque al término de la sesión la subida siguió siendo sustancial al alcanzar el 4,56%.

De momento, un sindicato de 15 bancos nacionales e internacionales, encabezados por Deutsche Bank, Santander, UBS, Merrill Lynch, Bank of America y JP Morgan aseguran la colocación de 2.080 millones; mientras que el resto, hasta llegar a los 2.500 millones está comprometido por accionistas de referencia.

Pese a esta garantía hay algunas casas de análisis que comentaron ayer que mantenían la recomendación de venta sobre el valor al seguir viendo un riesgo de ejecución en caso de que los colocadores se queden con acciones sin colocar. En la actualidad los particulares controlan el 46% de las acciones del banco y el objetivo de la entidad es que al menos la mitad de la ampliación la suscriban los minoristas.

Los analistas se encuentran divididos a la hora de recomendar o no acudir a la ampliación. “Si no hay un cambio en el equipo gestor yo no lo recomendaría”, comenta un analista que prefiere mantenerse en el anonimato. Otros, sin embargo,  como Nuria Álvarez, de Renta 4, consideran que es una opción atractiva con una idea de inversión a largo plazo (2 años) dado el precio de colocación limita el margen de caída. “Creemos que la entidad cuenta con ciertos aspectos que permiten dar credibilidad al Plan de Negocio así como a la generación de ingresos y recomendaríamos acudir a la ampliación de capital, tras la cual y junto a otras medidas de generación de capital deberían permitir al banco finalizar 2012 con un Core Tier 1 del 10,1%.

Está previsto que la operación empiece mañana después del visto bueno al folleto de la operación por parte de la CNMV. A partir de entonces las acciones y los derechos cotizarán por separado. El periodo de suscripción preferente de derechos se extenderá hasta el 28 de noviembre y está previsto que las nuevas acciones coticen el 6 de diciembre. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba