Sortea la fuerte sequía de préstamos que sufren empresas y familias

La banca duplica la concesión de créditos a la Administración Pública desde 2009

La Administración Pública sortea la sequía de crédito que sufren empresas y familias. En los últimos 12 meses la banca ha incrementado los préstamos a los entes públicos en un 37% y desde 2009 los ha duplicado hasta alcanzar los 121.021 millones de euros. 

Sede del Banco de España en Madrid.
Sede del Banco de España en Madrid. EFE.

El entorno económico actual, las exigencias de capital que debe cumplir la banca y las condiciones del rescate bancario impiden que el crédito fluya con normalidad hacia la economía real. Empresas y familias han sufrido restricciones de calado en los últimos meses pero el cierre del grifo del crédito no es total. La Administración Pública ha logrado sortearlo y en los últimos 12 meses el volumen de préstamos que ha recibido de la banca se ha incrementado en un 37%. El saldo ha pasado de los 87.792 millones a los 121.021 millones de euros, según los últimos datos publicados por el Banco de España a septiembre.

Mientras el crédito a las empresas sufre caídas históricas y la deuda de las familias está ya por debajo de los niveles previos al arranque de la crisis, la concesión de créditos a la Administración Pública ha experimentado una tendencia alcista muy pronunciada en los últimos años pese al leve parón de los dos últimos meses. “La administración no está bien gestionada y tras la caída brutal de ingresos utilizan la financiación para ir ajustándose”, reconocen desde una entidad. Desde 2009 el saldo de préstamos otorgados a los entes públicos se ha duplicado al pasar de los 64.662 millones de euros a los 121.021 millones. Un aumento que contrasta con la importante caída que ha sufrido la financiación a empresas y hogares en ese mismo periodo, al pasar de 1,837 billones de euros en 2009 a situarse en el entorno de 1,7 billones.

Las entidades bancarias achacan la sequía de crédito a la ausencia de una demanda solvente y a la falta de actividad. Y en el mercado se teme que tras el rescate bancario la situación empeore, especialmente si no hay una reactivación económica. Las condiciones impuestas por Bruselas a las entidades españolas para la aprobación de los planes de reestruccturación, lejos de facilitar que el crédito llegue a la economía real, complicarán todavía más la financiación, según advierten los expertos. Bruselas impone restricciones sobre el crédito, impide por ejemplo que el saldo de depósitos supere a los créditos en 2017, lo que complicará la concesión de créditos en un momento económico complejo como el actual en el que parece complicado que aumente la base de depósitos.

Un año después de que se produjera la primera inyección masiva de liquidez del BCE, el crédito, por tanto, sigue estancado, más allá de las concesiones a la Administración Pública. En diciembre de 2011 la autoridad monetaria aprobó la puesta en marcha de dos subastas ilimitadas de liquidez a tres años y entre el 21 de diciembre del pasado ejercicio y el 29 de febrero la institución monetaria inyectó más de un billón de euros en el sistema. Curiosamente, las entidades españolas han utilizado parte de los fondos obtenidos a comprar deuda pública española, lo que ha provocado que aumenten sus carteras de bonos y letras del Estado hasta el entorno del os 200.000 millones, lo que supone todo un récord histórico, según mostraron los últimos datos del Tesoro a octubre. El riesgo soberano y el bancario sigue así muy entrelazado. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba