Emite 2.000 millones de euros a cinco años al 3,5% tras recibir ofertas por 2.500

BBVA demuestra que sigue existiendo interés por las cédulas hipotecarias

BBVA ha sacado partido de las mejores condiciones de mercado y la escasez de oferta de deuda financiera para emitir 2.000 millones de euros en cédulas hipotecarias a cinco años. Ha pagado un interés del 3,5% y demuestra que en principio no hay temor entre los inversores extranjeros  a un cambio en el marco jurídico de las hipotecas.  

BBVA demuestra que sigue existiendo interés por las cédulas hipotecarias
BBVA demuestra que sigue existiendo interés por las cédulas hipotecarias

Las mejores condiciones de mercado, la confianza de los inversores en la seguridad jurídica de las cédulas hipotecarias y la escasez de oferta de este producto este año son los factores que se conjugaron ayer para facilitar el éxito de la emisión de BBVA. La entidad que preside Francisco González aprovechó para emitir 2.000 millones de euros en cédulas a cinco años a un interés del 3,5% (260 puntos básicos por encima del midswap, la referencia para este tipo de emisión) tras recibir peticiones por más de 2.500 millones de euros.

Los extranjeros se hicieron con el 90% de la oferta, lo que indica que en un principio no parecen tener demasiadas reticencias hacia este producto. Las cédulas hipotecarias se han convertido en una de las fuentes de financiación más utilizadas por los bancos españoles en los últimos años, uno de los productos más seguros para el comprador al tratarse de bonos respaldados por las carteras de hipotecas de la entidad emisora.

En las últimas semanas, el debate político generado con motivo del decreto aprobado por el Gobierno para intentar paralizar el drama de los desahucios había generado cierta inquietud en el mercado por temor a las consecuencias para este producto de un posible cambio en el marco jurídico de las hipotecas. Un miedo que de momento no parecen percibir los inversores extranjeros a tenor del resultado de la colocación de BBVA.

La emisión de ayer de BBVA despertó el interés de 211 inversores, el 90% extranjeros. El 22% de la oferta se colocó entre inversores alemanes, el 20% fueron compradores británicos, el 10% en franceses, el  7% belgas y el 4% italianos. Por categorías, el 50% se colocó a fondos de inversión, el 20% a bancos y el 30% restante a aseguradoras, fondos de pensiones y bancos centrales.

BBVA no emitía cédulas desde marzo de 2011 (entonces emitió a cuatro años) y ayer no dudó en probar suerte a pesar de que el mercado estaba en pleno proceso de digestión del resultado de las elecciones catalanas y el Eurogrupo peleaba por encontrar un acuerdo para garantizar la necesidades financieras de Grecia y la sostenibilidad de sus cuentas públicas. La buena noticia es que la prima de riesgo de España cayó ayer al entorno de los 419 puntos básicos, lo que facilitó la operación.

La emisión demuestra que el mercado sigue abierto con profundidad. Hay mucho interés por el crédito bancario. Las emisiones de deuda senior han caído un 85% a nivel europeo este  año por las incertidumbres y en cédulas ha habido poquísima oferta. Esto provoca que haya condiciones técnicas muy favorables para los emisores españoles por el plus de rentabilidad que ofrecen sus emisiones”, explica Noelle Cajigas, responsable de mercados de capitales de BNP Paribas.

En lo que va de año las entidades europeas han emitido algo más de 250.000 millones de euros, una cifra muy inferior a los 495.695 millones de euros que vencen este ejercicio, lo que deja una bolsa de dinero de unos 250.000 millones de euros que tradicionalmente invierte en el sector financiero en busca de un activo donde rascar rentabilidad. Una muy buena noticia para el resto de entidades españolas.

vencimientos 2

El tipo de interés que pagó ayer BBVA (3,5%) por financiarse a cinco años se considera “razonable” en el mercado y al mismo tiempo lo suficientemente elevado como para atraer compradores. En septiembre BBVA emitió 1.000 millones de euros en deuda senior a dos años a un interés del 3,625%.

La actividad en el mercado de capitales este ejercicio ha sido muy volátil y está por ver si se anima de aquí a final de año. En agosto Santander reabrió el mercado tras meses de sequía con una emisión de 2.000 millones, la primera operación desde marzo. El mes de septiembre se caracterizó por una actividad frenética. Santander, BBVA, Banesto y Sabadell emitieron más de 6.000 millones.

En octubre, al alejarse la expectativa de un próximo rescate a España se frenó la actividad pero el mercado siguió siendo receptivo. Bankinter emitió otros 500 millones en cédulas en octubre y Mapfre, colocó 1.000 millones a principios de mes en bonos senior a tres años a una rentabilidad del 5,125%. “Si otras entidades grandes no han emitido es porque los precios actuales no les encajan”, explican desde otra entidad extranjera. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba