Marie Karlsson y Niklas Kristoffersson, gestores de Nordea

"Las empresas nórdicas han mantenido el liderazgo gracias a la internacionalización"

Los responsables de los fondos de Nordea Nordic Equity Fund y Nordic Ideas Equity Fund aseguran que las compañías nórdicas cuentan con una serie de ventajas competitivas que les han permitido sortear mejor la crisis.

Maria Karlsson, gestora de los fondos Nordea 1 – Nordic Equity Fund y Nordea Ideas Equity Fund.
Maria Karlsson, gestora de los fondos Nordea 1 – Nordic Equity Fund y Nordea Ideas Equity Fund. VP.

Marie Karlsson y Niklas Kristoffersson, gestores de Nordea 1 Nordic Equity Fund y Nordea 1 Nordic Ideas Equity Fund, creen que los países nórdicos han afrontado con mejores ventajas competitivas la crisis financiera y de deuda que ha azotado a Europa durante los últimos años. Las empresas de Suecia, Dinamarca, Finlandia o Noruega cuentan con una buena diversificación internacional de su negocio y han sido capaces de llegar a mercados que siguen en fase de crecimiento, lo que ha compensando la ralentización sufrida por otros.

“El 90% de los ingresos de las firmas nórdicas no financieras procede del extranjero, y han sabido mantener el liderazgo en sus respectivos sectores. Además, siempre han tenido que recurrir a la internacionalización para buscar su crecimiento debido al reducido tamaño de sus mercado locales”, argumentan los gestores.

Esto ha permitido que la crisis les haya pillado con los deberes hechos, algo que también se comprueba por el alto nivel de gobierno corporativo de las empresas nórdicas, que reduce el riesgo estrategias fallidas. “Creemos que hay proporcionalmente más calidad en las compañías suecas, finlandesas, noruegas o danesas”, subrayan los gestores de Nordea.

"Si el precio del petróleo se mantiene por debajo de los 50 dólares, la economía noruega deberá adaptarse a esta nueva realidad, lo que tendría un impacto negativo", dicen los gestores de Nordea.

Aun así, estos países también están afrontando sus propios procesos de adaptación a la nueva realidad económica. Aunque las empresas noruegas y suecas se han favorecido, por ejemplo, de la debilidad de sus monedas, la caída del precio del crudo ha tenido especial incidencia en la economía  de Noruega, mientras que las economías danesa y finesa están recuperándose paulatinamente.

“La caída del petróleo está notándose de momento en este sector, pero si el precio se mantiene por debajo de los 50 dólares, la economía noruega deberá adaptarse a esta nueva realidad, lo que requeriría tiempo y tendría un impacto negativo. Pero su tasa de desempleo es de las más bajas de Europa y las autoridades puede echar mano de la divisa para mantener la competitividad de las empresas noruegas. Hemos visto beneficios récord de muchas exportadoras de este país, apunta Marie Karlsson.

A los responsables de los fondos nórdicos de Nordea les gustan las empresas que se encuentren por encima de la media en su negocio pero por debajo de la media en precio, y que puedan ofrecer alrededor de un 10% de retorno anual. Es decir, máxima calidad, por lo que  los gestores buscan oportunidades a corto plazo por situaciones de mercado para encontrar una vía de entrada, como hicieron con Atlas Comco, una empresa industrial que se ha visto afectada últimamente por su exposición al sector minero.

Otro tipo de compañías que les gusta incorporar en las carteras de sus fondos son aquellas que son capaces de modificar su estrategia para centrarse en aquellos segmentos de negocio más rentables, sin que el mercado sea capaz de valorarlo aun, como ocurre con Stora Enso, una papelera que ha sabido centrar sus esfuerzos en el packaging.

La compañía danesa de productos sanitarios Novo Nordisk, la firma sueca fabricante de componentes de seguridad para automóviles Autoliv y el grupo financiero finlandés Sampo son las principales posiciones de sus fondos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba