Iván Martín, director de inversiones de Magallanes Value Investors "Los bancos centrales están haciendo más dura la caída de los ciclos naturales de capital"

El presidente de esta firma independiente fundada hace poco más de un año considera que gracias a la comprensión de sus clientes han podido construir las carteras incrementando paulatinamente el nivel de inversión hasta el 90%.

Magallanes Value Investors llega a su primera conferencia anual con sus inversores con la sensación de haber alcanzado antes de tiempo los objetivos que se habían marcado a más largo plazo. Con 550 millones de euros en activos bajo gestión, casi 1.600 clientes, dos fondos de inversión (de bolsa ibérica y europea) y sus réplicas en Luxemburgo, el asesoramiento de una de las sicav más importantes de España y un plan de pensiones, la firma presidida por Iván Martín Aranguez se ha hecho un hueco importante dentro de la gestión independiente en España en tan solo un año.

De tono pausado y reflexivo, como buen gestor seguidor del value investing, a Martín le gusta poner énfasis en la importancia de contar con clientes que comparten la idiosincrasia de la firma, comprensivos con un estilo de inversión que requiere de grandes dosis de paciencia y calma para recoger sus frutos, sobre todo con las caídas brutales experimentadas por los mercados desde principios de año. “Nuestros inversores nos han demostrado que comprenden nuestra filosofía. Es muy importante la capacidad de aguante para esperar que surja una oportunidad de inversión, aun a riesgo de que no aparezca y te quedes con la cartera infrainvertida. Pero nos demuestran una y otra vez que nos entienden perfectamente, cuando se producen entradas de dinero en los fondos sin que haya reembolsos”, señala.

“Un 1% de la cartera no se puede invertir en la actualidad tan alegremente como cuando estábamos invertidos al 50%. Cada valor que se incorpora debe ser único por valoración, por descuento, por especificidad”.

Esta capacidad de sus clientes se puso de manifiesto a lo largo del año pasado, cuando el equipo gestor, compuesto aparte de Martín por José María Díaz Vallejo y Otto Kdolsky, fue construyendo la cartera sin utilizar completamente la liquidez de la que disponían. Esto les permitió aprovechar las fuertes correcciones que se fueron produciendo, por ejemplo en verano con la incertidumbre sobre China, y llegar hasta este principio de año con un nivel de inversión del 90% en sus carteras. “Hemos incrementado posiciones durante estos dos primeros meses en algunos valores y hemos realizado compras nuevas en menor medida. Este nivel de inversión por un lado es positivo porque hemos podido invertir a mejores precios y optimizar ese capital ocioso que estaba en cuenta corriente. Pero por otro lado es negativo, porque todo lo ya teníamos invertido también se ha visto penalizado”, asegura.

Con este nivel de inversión tan elevado, Martín explica que se han vuelto más exigentes a la hora de analizar una compañía. “Un 1% de la cartera no se puede invertir en la actualidad tan alegremente como cuando estábamos invertidos al 50%. Cada valor que se incorpora debe ser único por valoración, por descuento, por especificidad”, subraya. Aun así, “el potencial de revalorización de la cartera es del 60%, casi el doble que el año pasado”.

Las apuestas del equipo gestor siguen siendo sobre todo las compañías industriales y de mediana y pequeña capitalización. “Nos gustan las empresas con activos tangibles, en las que somos capaces de comprender su modelo de negocio, con posiciones de caja elevada, poca deuda y controladas por  familias. Tres de cada cuatro posiciones de nuestras carteras cumplen estos requisitos”, apunta Martín. Se han fijado también en sectores penalizados a corto plazo, como el eléctrico, sobre todo centroeuropeas. “Nosotros no decimos que el mercado esté equivocado pero jugamos con el factor del largo plazo. Como tenemos una capacidad de aguante de años, pensamos que se pueden comprar ahora y esperar”.

Donde siguen sin ver potencial en Magallanes Value Investors es en el sector financiero, “Hemos sido muy críticos con los bancos en el pasado. Ahora los precios han caído significativamente, pero esto no ha despertado nuestro apetito por ellos todavía. El entorno sigue siendo muy complejo y seguimos sin ver valor, pese a las caídas recientes de cotización de los bancos alemanes e italianos”, subraya Martín.

“Las políticas expansivas de los bancos centrales han tenido consecuencias de incentivos de inversión no siempre positivos, impulsando ciertos proyectos que no eran necesarios".

Probablemente esta falta de visibilidad en el negocio de las entidades financieras esté influida por la política monetaria del Banco Central Europeo. De hecho, el director de inversiones de Magallanes estima que “las políticas expansivas de los bancos centrales han tenido consecuencias de incentivos de inversión no siempre positivos, impulsando ciertos proyectos que no eran necesarios. Y esto se ha visto en el sector de la minería, por ejemplo. Ha habido una sobreinversión porque el binomio riesgo/beneficio estaba artificialmente balanceado hacia este último”, afirma Martín. “En mi opinión, lo que está haciendo la política monetaria en la economía real es distorsionar, alargar y hacer más dura la caída de los ciclos naturales de capital, amplificándolos. Y lo estamos viendo ahora, que la caída está siendo dura”.

Pero el presidente de Magallanes Value Investors considera que estos excesos se están purgando. “Hay compañías que han estado a punto de desaparecer, que han vivido burbujas, pero que se encuentran en un momento de reconocimiento de errores y están tomando medidas dolorosas que a medio y largo plazo serán buenas, como las petroleras. Y este tipo de empresas las estamos comprando”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba