Fondos

JP Morgan AM no ve un riesgo de deflación real en la economía europea a corto plazo

La gestora cree que el BCE tiene todavía de margen hasta junio para anunciar algún tipo de medida extraordinaria.

Pocos cambios en las previsiones trimestrales de JP Morgan Asset Management sobre la evolución de la economía mundial y la rentabilidad esperada de los activos. La gestora norteamericana sigue apostando por la renta variable de los países desarrollados (Estados Unidos, Europa y Japón) y se muestra muy selectiva con la renta fija corporativa, en el segmento de alta rentabilidad o high yield, donde únicamente se fija en las calificaciones más bajas por ser las que presentan más posibilidades de selección.

La única sorpresa podría venir en junio, según explicó Manuel Arroyo, director de Estrategia de JP Morgan AM para España y Portugal, de la mano del Banco Central Europeo (BCE). El dato de inflación del mes de abril, que ha subido al 0,7%, le va a permitir un respiro a los responsables del organismo, que se reúnen el próximo jueves, para aplazar hasta junio, pasadas las elecciones al Parlamento Europeo, el anuncio de alguna medida más concreta.

Arroyo destacó que por el momento no ven “un riesgo real de deflación a corto plazo”, aunque sí lo consideran “preocupante” por el nivel tan bajo de inflación en la zona del euro. A su juicio, el riesgo se centra sobre todo en cómo afecta esta situación a la valoración real de los activos de deuda. Y en este sentido, en JP Morgan AM se muestran escépticos sobre la efectividad de las diversas herramientas que podría utilizar el BCE (bajar el tipo de interés del 0,25% al 0,15% o una tasa negativa para los depósitos) antes de implementar una política de expansión monetaria similar a la que hizo la Reserva Federal norteamericana, por las “barreras políticas y prácticas” que habría de afrontar la institución presidida por Mario Draghi.

“Es más complicado hacerlo en Europa que en otros países”, aseguró Arroyo, quien enfatizó que no hay un criterio unívoco sobre el nivel de alerta para implementarlo ni qué tipo de activos de deuda serían más susceptibles de ser 'socorridos' por el BCE: la deuda pública, la deuda privada, de qué país, con qué tipo de estructura... Porque donde sí existe consenso entre los analistas es sobre el hecho de que únicamente un quantitative easing tendría un verdadero efecto sobre la economía europea. En cualquier caso, “la tasa de inflación de abril ha dado margen al BCE y las probabilidades de anunciar algo en junio son ahora mayores”, señaló el responsable de Estrategia de JP Morgan AM España.

Si en Europa preocupa cuándo se iniciaría este proceso de expansión monetaria, en Estados Unidos están más pendientes del cómo se está desarrollando por parte de la Reserva Federal la retirada de la liquidez del mercado, teniendo en cuenta que algunos indicadores macro apuntan hacia una recuperación de la economía norteamericana más rápida de lo previsto. En JP Morgan AM creen que el tapering durará hasta finales de año y que la Fed seguirá siendo un jugador esencial, en la medida en que la subida de los mercados vaya acompañada de un crecimiento de los beneficios empresariales y que los costes salariales asociados a la creación de empleo no empañen estos datos.

Las perspectivas de la renta variable europea son más halagüeñas porque los niveles de valoración desde los que parte son más bajos, teniendo en cuenta además el impacto que tendría la retirada de estímulos monetarios en Estados Unidos y la subida de tipos de interés en la bolsa norteamericana, aunque la apreciación del euro sigue perjudicando las exportaciones de las compañías europeas.

Así, pese a que en la gestora se muestran igual de positivos en ambos mercados, Manuel Arroyo afirmó que las empresas del Viejo Continente presentan más márgenes para dar “sorpresas positivas” y que los mercados de renta variable experimenten una subida.

En cuanto a la renta fija, en JP Morgan AM se han vuelto muy selectivos con el tramo de deuda high yield, en aquellos valores con calificaciones crediticias más bajas, que son las menos explotadas todavía por los gestores. Pero siendo muy selectivos “nombre a nombre”, según Arroyo, y por sectores, mercados y tipo de activos. Y aconsejan una estrategia de diversificación en las carteras.

Con los mercados emergentes se mantienen cautos y prefieren todavía esperar a que los resultados empresariales vayan dibujando un horizonte de menor riesgo, pese a que las valoraciones son muy atractivas para entrar en los mercados de renta variable y los países en desarrollo han aprendido de la crisis de los años 90, estableciendo regímenes de tipos de cambio más flexibles y presentando unas reservas de capital para afrontar una caída de sus divisas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba