John Bennet, director de bolsa europea de Henderson

"Imagine los desajustes que se producirían si la inflación reapareciera"

Bennet explica las claves para gestionar un fondo long/short en un momento de mercado dominado por la inestabilidad política y la batalla global entre la inflacióny la deflación.

John Bennet, director de renta variable europea de Henderson.
John Bennet, director de renta variable europea de Henderson. Cedida.

En los últimos años, los fondos long/short en renta variable han ido cobrando un interés considerable como destino de flujos de inversión. ¿A qué se debe esto?

Creo que no tiene mucho sentido intentar adivinar la trayectoria de los mercados, ya que su funcionamiento nos pone en ridículo (al menos a los que intentamos predecirlos). Sin embargo, en los últimos años, los inversores se han enfrentado a una combinación poco atractiva de valoraciones infladas, volatilidad y hambre de rendimientos. Por lo tanto, no nos sorprende que muchos hayan optado por buscar estrategias de retorno absoluto, dado su potencial para ofrecer rentabilidades estables en ciclos bursátiles alcistas o bajistas. Siempre que las correlaciones con las acciones permanezcan bajas, estas condiciones deberían seguir siendo propicias para los fondos long/short en renta variable orientados a la selección de acciones.

¿En qué se diferencia la gestión de un fondo long/short respecto a otras estrategias?

En no perder dinero. Si lo pierde, deshágase de la posición, es decir, aproveche el balance de situación del fondo para reducir la exposición. No tiene que mantener la inversión de forma permanente como si fuera un fondo tradicional long-only, y tampoco nos interesa un enfoque de todo o nada. Si creemos que no nos compensa (o compensará) invertir en bolsa, podemos reducir tanto la exposición neta como la bruta, una labor en la que somos muy activos. También pienso que hay demasiados gestores long/short que asignan una mayor ponderación en la exposición neta respecto a la bruta, con la esperanza de que las posiciones cortas contrarrestarán las pérdidas generadas por las largas en periodos difíciles. La evolución de los hedge funds en 2008 y los últimos dos años nos sirve para recordarnos los peligros que entraña el apalancamiento: no nos asusta permanecer impasibles y reducir nuestra exposición bruta cuando es preciso.

"La cuestión siempre es ser fieles al análisis fundamental y aprender de los errores, pero sin perder la convicción cuando los fundamentales siguen aumentando".

Durante el año pasado, ¿cómo se han visto afectados sus resultados por los acontecimientos globales y las presiones del mercado?

No ha sido un año fácil, al estar dominado por un mercado cada vez más esquizofrénico, por la inestabilidad política y por la batalla global de inflación/deflación. Por otro lado, el sentimiento inversor respecto a uno de nuestros temas clave, la sanidad, ha sido mediocre debido al electoralismo que existe en EEUU sobre los precios de los medicamentos y a ciertos resultados operativos decepcionantes. En nuestra condición de seleccionadores de valores con convicción, atravesamos periodos como el actual, pero para nosotros la cuestión siempre es ser fieles al análisis fundamental y aprender de los errores, pero sin perder la convicción cuando los fundamentales siguen aumentando. Afortunadamente, a pesar de este lastre en la selección de valores a corto plazo, las pérdidas que sufrimos fueron limitadas gracias a una exposición bruta más baja; las perspectivas que vemos aún son favorables en los próximos años para diversos temas claves, mayoritariamente en proveedores de sanidad y componentes de automoción. 

¿Cómo debería ser un buen fondo long/short por lo que respecta a la estructura de cartera?

No existe un producto ideal, ya que, para cada persona, funciona un enfoque distinto. Mi enfoque ha evolucionado a lo largo de los distintos ciclos bursátiles desde que comencé por primera vez en 1998 a dirigir estrategias long/short de renta variable, y, aunque no siempre tendré razón, estoy satisfecho con el nivel de volatilidad y las rentabilidades que ofrecemos a nuestros inversores. Ofrecemos una cartera temática a largo plazo equilibrada (normalmente el 65-75% del valor liquidativo) que alberga posiciones más oportunísticas (25-35%). Ambas carteras pueden aceptar posiciones largas o cortas. Los futuros y opciones sobre índices pueden emplearse para proteger el valor liquidativo en rachas turbulentas del mercado.

¿Cuáles son sus perspectivas sobre las bolsas?

Prevemos unas perspectivas de revalorización difíciles a escala mundial y seguimos desconfiando de las valoraciones ampliadas. Recomendamos a todos los inversores que estén atentos al nuevo rumbo que podría adoptar la inflación frente a la deflación: imagine los desajustes que se producirían si la inflación reapareciera.

¿Por qué sería conveniente invertir ahora en una estrategia long/short de renta variable?

Las cotizaciones de los países occidentales han seguido una trayectoria alcista en un contexto de hambre de rentabilidad. Aunque es posible que esto continúe durante algún tiempo más, no podemos evitar sentirnos incómodos al pagar más de 20 veces los beneficios por 'títulos de empresas que crecen a ritmo constante' y 'por títulos que arrojan rendimientos' y/o presentan una 'baja volatilidad'. Los fondos long/short en renta variable pueden adaptarse a las condiciones del mercado, principalmente gracias a su capacidad para controlar su balance, lo que limita la correlación con las bolsas de valores. Esto, a su vez, debería mejorar las características de riesgo/rentabilidad general de una cartera equilibrada. Esta previsión deberá juzgarse a lo largo de un ciclo completo del mercado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba