Fondos

Joan Grau (EDM): “Telefónica está haciendo cosas positivas que al mercado le va a costar ver”

El veterano gestor del fondo EDM Inversión, uno de los pocos con más de 25 años de historia, repasa las claves de la recuperación de la economía española y explica cuáles son sus apuestas de inversión.

Juan Grau, responsable del fondo EDM Inversión.
Juan Grau, responsable del fondo EDM Inversión.

Pocos fondos de inversión en renta variable española pueden presumir de haber superado los 25 años de historia. Y pocos gestores pueden por tanto alardear de tener un conocimiento tan profundo sobre la evolución de la bolsa española y de sus compañías. Uno de ellos es Juan Grau, responsable del fondo EDM Inversión, que acumula una rentabilidad bruta del 800% desde su creación, con una  revalorización anual del 7% desde el año 2000, superior en casi siete puntos porcentuales a la del Ibex durante este período.

Grau resume su filosofía de inversión en una frase tan clara como contundente: “Cuando invertimos en una compañía, nuestro criterio siempre es preguntarnos si la compraríamos si tuviéramos el dinero suficiente”. Y a la vista de los resultados de su fondo parece que más de una vez lo habría hecho. “El objetivo es demostrar que realmente se puede invertir en empresas españolas y conseguir una rentabilidad muy superior a la del Ibex 35, seleccionando aquellas compañías que pueden tener un comportamiento muy diferenciado”, explica.

Una selección realizada de forma “rigurosa y exhaustiva”, según Grau, que les ha permitido probar durante los últimos años que “sí hay vida en las empresas españolas”, cuando la inversión extranjera  huía de todo lo que llevara grabado el nombre de España. El método de trabajo, aparentemente sencillo, se basa en conocer profundamente el negocio de la compañía, trabar confianza con el equipo directivo y que la cotización bursátil sea razonable para comprar acciones.

“Si no conocemos un negocio, no invertimos. Si algo es confuso, preferimos olvidarnos. Y si es complicado técnicamente, ya haremos el esfuerzo por aprenderlo. La aproximación al equipo directivo cada vez se realiza más con reuniones, reuniones y reuniones. No les pedimos que nos cuenten cosas que no pueden, porque no lo harían y además incurríamos en información privilegiada, pero sí les pedimos que sea verdad. Y podemos entender el negocio y confiar en los directivos de la compañía, pero puede estar valorada por el mercado a un precio que nosotros no estamos dispuestos a pagar”, afirma Grau.

Este proceso de conocimiento profundo de las compañías donde invierten significa que tienen una cartera de entre 18 y 22 valores, en alguno de los cuales están presentes desde hace diez años. “Tener más implicaría más tiempo, más dispersión y menos esfuerzo de concentración”, subraya el responsable del fondo EDM Inversión, que cuenta con ocho analistas en la gestora.

Esta visión a largo plazo no les hace fijarse demasiado en los resultados trimestrales de las compañías. “Un mal dato no nos hace tomar decisiones muy drásticas, como hace el mercado, que puede provocar correcciones del valor, y esto puede suponer incluso que incrementemos nuestra posición si confiamos en la buena marcha de la compañía y sus planes de crecimiento y constatamos que sus directivos están aplicando lo que nos dijeron”, señala. “Invertimos en cosas en las que creemos, conocemos y que hemos estudiado a fondo y de forma objetiva”.

Esta perspectiva más a largo plazo le permite ser más optimista sobre la evolución de la bolsa española para los próximos años. “La percepción ha cambiado muchísimo desde el verano de 2011, cuando nadie nos quería y ahora nos quitan la deuda de las manos. Ni antes era tanto ni ahora tampoco”, reconoce el veterano gestor. “Pero lo peor ya ha pasado. Va a ser un crecimiento mucho más débil, con un modelo económico basado más exportaciones y servicios, sobre todo turismo. Los trabajadores deberán acostumbrarse a un empleo más precario y parcial porque el empleo va a tardar muchos años en recuperarse, aunque si realmente tuviéramos un 26% de tasa de desempleo real, no habría paz social en la calle”, sostiene Grau.

Algunos datos van sugiriendo ya cierta mejora del consumo interno, asegura el gestor del EDM Inversión, como la recuperación de ventas de las grandes superficies comerciales, aunque “habrá que ver si va a ser potente o no”, apunta Grau, para quien esta reactivación se va a producir de manera lenta “mientras tengamos niveles de paro tan importantes”.

A pesar de todo, “la economía española ha ganado competitividad porque las compañías han reducido sus plantillas y prácticamente están realizando la misma producción con menos gente. Los salarios no suben, los precios no suben, y esto nos hará muy competitivos”, subraya.

Esta visión la empezaron a aplicar en la estrategia del fondo hace unos años. “Nos pareció que la economía española iba a entrar en dificultades. Y nos fijamos en aquella compañías con un componente de ventas más internacional. El promedio de ventas fuera de España de todas las empresas que tenemos en cartera se sitúa en el 70%”, señala Grau.

Como reflejo de estas ideas de inversión, el gestor de EDM asegura que, al no cumplir este requisito, “hace cuatro años que no tenemos bancos domésticos en cartera”, aunque reconoce que han comenzado a “ver números” de algunas entidades, sin querer mencionar de cuáles. “Primero estamos mirando y luego aplicaríamos todo nuestro proceso de inversión. Pero prefiero no decir qué entidades son por si al final decidimos no invertir”, afirma Grau, que reconoce que algunas firmas financieras ya muestran cierta mejoría de sus márgenes y podrían volver a la obtención de “beneficios lógicos: prestar dinero”.

Entre las apuestas favoritas del gestor se encuentran Grifols, Técnicas Reunidas y Telefónica. Sobre la primera, Grau asegura que “es una pena que no haya 20 compañías como ésta”. “De una compañía puramente doméstica, nacida en Barcelona, hoy día solo tiene el 9% de su negocio en España. Se ha convertido en una multinacional, una de las tres compañías más grandes del mundo en hemoderivados con un crecimiento del 30% anual y a la que seguimos viendo potencial”. Sobre la segunda, “tiene el 95% de sus ventas fuera de España. Está bien dirigida y está todavía a precios asequibles”.

Y a Telefónica la califica como la “gran apuesta”. “Creemos que están haciendo cosas positivas que va a costar que el mercado vea”. “El problema fundamental de su negocio era España, pero ahora están aplicando una política agresiva con el desarrollo de la fibra óptica para dar un servicio integral, lo que les permitirá mejorar la fidelización de sus clientes”. Y añade una razón fundamental a la hora de valorar a la compañía de telecomunicaciones. “Si el mercado español de renta variable tiene que volver a arrancar, Telefónica sería el gran valor sobre el que se fijarían los inversores extranjeros, si vieran mejoras en sus números”.

Una mejora de los resultados de las empresas que serían una guía para el mercado sobre la sostenibilidad de la recuperación de la economía española. Las recientes correcciones de la bolsa no dejan de ser un contrapeso a la rápida subida que experimentó por las expectativas de mejoría. “Ahora la bolsa está en un momento de indefinición porque los inversores quieren ver resultados antes de tomar decisiones”, explica Grau.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba