Fondos

“La valoración de los bancos españoles es de las más altas, sin seguridad de que los riesgos sean de los más bajos”

Los datos confirman esta consistencia, con una rentabilidad anualizada a tres años del 8,5%, a cinco años del 12% y a diez años, del 9,5%, según datos de Morningstar.

José María Díaz Vallejo, cara visible del fondo Aviva Espabolsa.
José María Díaz Vallejo, cara visible del fondo Aviva Espabolsa.

José María Díaz Vallejo se ha convertido en la cara visible del fondo Aviva Espabolsa desde finales del año pasado, cuando su anterior gestor, Pablo Cano, fichó por Bankinter. Pero Díaz Vallejo ya había trabajado unos pocos años antes con el equipo que lideraba Iván Martín, ahora en Santander AM. Y asegura que no se han producido diferencias en la forma de gestionar el fondo desde entonces hasta ahora, manteniendo la fidelidad al estilo 'value' que ha caracterizado la gestión de la renta variable en Aviva Gestión y, más concretamente, el Espabolsa durante todo este tiempo. Los datos confirman esta consistencia, con una rentabilidad anualizada a tres años del 8,5%, a cinco años del 12% y a diez años, del 9,5%, según datos de Morningstar.

Esta coherencia en la forma de gestionar ha permitido crear una cartera con una parte central estable, que representa entre el 60% y el 80% de las posiciones, basada en una premisa central: comprar buenas compañías a precios razonables. “El value investing no es más que la aplicación al mercado financiero del concepto de inversión empresarial. No nos preocupa la volatilidad del precio de la acción, ni que haya uno o varios trimestres de resultados negativos. Siempre me han llamado la atención aquellos inversores que parece que solo pueden serlo durante los trimestres buenos, y eso es imposible. A lo largo de un ciclo hay etapas buenas y otras malas, pero lo importante es que las compañías donde invertimos tengan una tendencia al alza”, explica Díaz Vallejo.

“Poder comprar con descuento compañías de alta calidad con exposición a emergentes. Este es nuestro mantra”

Esta es la razón por la que cuando deciden entrar en una compañía lo hacen con un horizonte temporal a largo plazo, de tres años como mínimo. “Nuestro sesgo es permanecer en las compañías de manera estable. Nos gusta que tengan un riesgo operativo muy bajo, con una sensibilidad al ciclo muy reducida y que presenten unas ventajas competitivas que les permita mantener unos retornos altos y con balances extremadamente sólidos”, señala. Las empresas familiares o aquellas en las que  el equipo directivo ostenta una parte de las acciones son más susceptibles de mantener estas características, a juicio de Díaz Vallejo, quien reconoce que el hecho de que Aviva sea una firma aseguradora “imprime carácter a la hora de analizar las inversiones y en cómo lidiamos con el riesgo”.

Barón de Ley, Prosegur, Amadeus, Día o Inditex formarían parte del núcleo duro del fondo, que se complementa con otra estrategia denominada “hueco de valoración”. “Se trata de empresas con menos capacidad de incrementar su valor intrínseco. Solo las compramos cuando están realmente baratas y esperamos que durante un período de tres a cinco años a que precio y valoración converjan. En ese momento, salimos de estas compañías y entramos en otras que cumplan este requisito”, asegura. De esta forma, la rotación de posiciones en el fondo es un poco más alta por hueco de valoración que en la parte más 'core'. “Todo pasa por mantener la paciencia para que estas compañías se comporten como se espera de ellas”, subraya.

Al ser gestores 'value', Díaz Vallejo afirma que la evolución de los datos macroeconómicos no les distorsiona su proceso de gestión. “Analizar los datos macro nos parece una misión imposible. Con el porcentaje tan elevado de errores en las previsiones de instituciones como el FMI, el BCE, la Reserva Federal o de las grandes casas de análisis... sería inútil que lo intentásemos nosotros. Además, en cualquier entorno macro la fórmula para tener protegido el dinero a corto plazo y poder ganarlo más a largo plazo es estar invertido en buenas compañías a buenos precios”, comenta el gestor de Aviva.

“Siempre me han llamado la atención aquellos inversores que parece que solo pueden serlo durante los trimestres buenos, y eso es imposible"

Esta concepción de la inversión les hace adoptar posturas contrarias al consenso del mercado. “Ahora mismo todo el mundo sigue una estrategia de comprar acciones de compañías con mucha exposición a la periferia europea, con mucha exposición al ciclo y con un riesgo financiero y operativo bastante altos.Y al mismo tiempo, están vendiendo aquellas empresas con una exposición a mercados emergentes más elevada, con un perfil de calidad más alto y un riesgo más bajo. El mercado busca riesgo ahora”. Y en Aviva están aplicando justamente la estrategia contraria. “Creemos que poder comprar con descuento compañías de alta calidad con exposición a emergentes, donde el crecimiento a largo plazo va a ser mucho más alto que en España aunque solo sea por un factor demográfico, es una oportunidad fantástica de aprovechar el potencial revalorización a largo plazo con el potencial que tienen a corto. Este es nuestro mantra”, señala.

Díaz Vallejo reconoce que está obsesionado con el precio. “Si nos gusta una compañía porque pensamos que a corto plazo puede preservar el capital y a largo plazo ofrece unas probabilidades de retorno de la inversión altas, no nos importa que cotice en el Ibex, su nivel de capitalización o que la liquidez de la acción sea alta o baja. Solo nos importa el precio”.

Un ejemplo de esta visión que tiene el gestor de Aviva es el fabricante internacional de productos cárnicos Viscofán, que representa la mayor posición del fondo Espabolsa. “En un sector bastante predecible que se aprovecha del incremento de la capacidad adquisitiva de los países emergentes y de la cuota de penetración en el mercado de las envolturas artificiales”, explica Díaz Vallejo.

La empresa española ha ganado una parte importante de la producción a su competencia porque en su momento apostaron por el mercado chino, cuando otros fabricantes se retiraron. Y ahora que intentan aprovechar el tirón de nuevo, Viscofán ha ganado ventaja. “Por valoración la consideramos muy atractiva y genera una rentabilidad superior a la de sus competidores, en un sector de actividad que está muy concentrado”.

Prosegur es otra de las compañías que gustan a Díaz Vallejo por “su capacidad de generar retornos de capital consistentemente altos”.  Aunque algunos analistas dudan de la evolución de la compañía por su exposición a los mercados emergentes, el gestor del Espabolsa cree que precisamente su experiencia acumulada en estos países le permitirá sortear algunas dificultades y encarar con éxito la expansión del negocio por Asia.

Respecto al sector financiero, que otros gestores han vuelto a poner en su punto de mira en el último año, Díaz Vallejo asegura que las entidades financieras están muy apalancadas todavía con riesgos dentro de sus balances muy difíciles de diseccionar. “Comparados con los bancos europeos, la valoración de los bancos españoles es de las más altas, cuando no hay seguridad de que los riesgos sean de los más bajos”. Esta visión les hace mantener tan solo una posición en BBVA, que constituye un 5% de la cartera del fondo, aunque “esto no quiere decir que nuestro sesgo sea negativo con los bancos, solo que por filosofía de inversión no queremos tener una dependencia de riesgo muy alta”, subraya.

Díaz Vallejo señala que el año pasado, de hecho, el fondo Espabolsa fue capaz de conseguir más rentabilidad con menos riesgo que sus competidores, sin tener en cartera ningún banco, cuando las entidades ofrecieron buenos datos de revalorización bursátil, y a pesar del 8% de liquidez que mantiene el fondo de bolsa española de Aviva, algo que les permite no deshacer posiciones en compañías poco líquidas en caso de tener que atender reembolsos y aprovechar oportunidades de inversión.

Sobre Telefónica, uno de los grandes valores del Ibex, Díaz Vallejo asegura que, por ser un tipo de compañía que prefieren no mantener como parte del "núcleo" de la cartera, irán deshaciendo posiciones conforme el valor se aproxime a su objetivo. Y muestra alguna duda sobre un sector "muy complicado" cuyo negocio lleva siendo deflacionista durante varios años. "¿Sabemos cómo va ganar dinero Telefónica en los próximos diez años? No hay visibilidad", plantea Díaz Vallejo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba