Fondos

Nada nuevo bajo el sol: las gestoras mantienen su apuesta por renta variable

Consideran que no han cambiado los datos fundamentales que sustentan su visión positiva de los activos bursátiles y creen que los datos macro mejorarán durante los próximos meses.

A pesar de las correcciones de la semana pasada, la renta variable sigue manteniendo intacto su potencial para la mayoría de las gestoras. Es cierto que los últimos datos macroeconómicos de Europa no evitan la preocupación sobre su futura evolución, en un entorno de crecimiento anémico y con Alemania rebajando incluso sus previsiones. Además, el Banco Central Europeo mantiene viva su señal de alerta sobre la necesidad de realizar reformas estructurales, en una clara advertencia a Francia e Italia, y de impulsar los estímulos monetarios necesarios, en alusión a las autoridades germanas.

La falta de perspectivas claras ha bastado a los inversores para plegar velas y preferir recoger beneficios como excusa para darse un respiro y otear el horizonte. Algunos analistas aseguran de hecho que los movimientos de ventas en las bolsas de la semana pasada se deben sobre todo a los hedge funds, que han optado por esta estrategia como colchón de cara a fin de año. Y es que 2015 se preveía como un año mejor de lo que los datos en Europa parecen augurar ahora, si no se produce un cambio de aquí a diciembre, y con la economía de Estados Unidos pendiente de la decisión de su Reserva Federal de ir incrementando los tipos de interés en junio del próximo año. El peligro de deflación sigue persistente en Europa y el miedo a la retirada de estímulos de la Fed quita el sueño a los analistas.

Pero a pesar de todo, la renta variable sigue manteniendo intactas sus previsiones. “No hay razones fundamentales de peso” que justifiquen las correcciones de la semana pasada, asegura Manuel Arroyo, director de estrategia de JP Morgan AM España, quien pronostica que se va a producir un rebote técnico de los datos macro durante las próximas semanas y que la tendencia seguirá siendo alcista. A su juicio, es normal que se haya producido este parón porque “las bolsas norteamericanas llevaban dos años subiendo sin parar, sin ninguna corrección técnica superior al diez por ciento, algo que solo ha ocurrido dos o tres veces en los últimos 50 años”.

Considerando que nada de peso ha cambiado en los datos fundamentales, la mayor preocupación para la gestora sería un error en la política monetaria de los bancos centrales, como que la retirada de estímulos en EEUUfuese demasiado rápido y la economía norteamericana no fuese capaz de mantener su ritmo sin la ayuda asistida de las autoridades, o que suba los tipos de interés también antes de tiempo. En Europa, en cambio, y aunque la inflación se sitúa en el 0,3%,” un nivel para el BCE esté preocupado”, señala Arroyo, el escenario de deflación no entra en las previsiones de la gestora como el más probable, aunque auguran un estancamiento o bajo crecimiento.

Giordano Lombardo, director de inversiones de Pioneer Investments, considera que justamente el débil crecimiento y la deflación a nivel global, sobre todo en Europa, son los factores que más han influido en las caídas bursátiles de la semana pasada. “Los últimos datos de la economía alemana han puesto más presión en la posibles medidas a adoptar en política monetaria por parte del BCE”, afirma, por lo que han adoptado una visión más cauta aunque mantienen una visión positiva en la renta variable, sobre todo la europea.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba