Fondos

El fondo de pensiones de los funcionarios ha crecido en 90 M. desde que Rajoy congeló las aportaciones

El fondo de pensiones de la Administración General del Estado (AGE), que gestiona BBVA y cuenta con casi 600.000 partícipes, ha incrementado sus recursos en 90 millones (el 16,3%) desde que el Gobierno Rajoy congeló las aportaciones públicas, en 2012. El patrimonio alcanza los 640 millones. El grueso de este incremento se debe a la evolución de la rentabilidad, que hasta octubre se ha situado en 5,71%.

magen de empleados públicos en su centro de trabajo.
magen de empleados públicos en su centro de trabajo.

El fondo de pensiones de la Administración General del Estado (AGE) suma ya un patrimonio de 640,68 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,48% con respecto a diciembre de 2013, el equivalente, en términos monetarios, a 21,5 millones más. Este aumento viene propiciado por la positiva evolución del fondo, que está gestionado por BBVA. Entre enero y octubre ha obtenido una rentabilidad del 6,25%, inferior, no obstante, a su índice comparable, que alcanza el 6,98%. Al cierre del año pasado estaban integrados en el plan 599.917 partícipes, después de que 14.318 funcionarios liquidaran el plan por diversos motivos (jubilación, invalidez o fallecimiento). De esta forma, a cada empleado público le corresponden únicamente 1.066 euros.

El resto de la subida se explica por las aportaciones de los partícipes. El año pasado invirtieron en este fondo, el más importante para los empleados públicos, 2,2 millones de euros a título particular (de media, apenas 3,6 euros por cada uno de ellos), mientras que en 2012 alcanzaron los 1,7 millones. Del presente ejercicio aún no hay cifras oficiales pero volverán a ser muy limitadas.

Es la consecuencia de la decisión que tomó el Gobierno de Mariano Rajoy de congelar las aportaciones a los planes de pensiones públicos desde el 1 de enero de 2012. En los primeros años de vida de este fondo, creado en 2004 y al que están adscritas un centenar largo de instituciones, los funcionarios integrados en el mismo contribuían con el 0,5% del salario. En 2011 la Administración rebajó este porcentaje al 0,3% y a partir de 2012, ya con el Partido Popular en el Ejecutivo, se congeló como parte de las medidas tributarias y administrativas dirigidas a la reducción del déficit público.

Ahora bien, a pesar de que las aportaciones públicas se suspendieron y de que las particulares han sido residuales, la buena evolución de su cartera de inversiones ha permitido al fondo de pensiones de los funcionarios incrementar su patrimonio en 2012, 2013 y 2014, al pasar de 550 millones a los citados 640, lo que supone un 16,3% más (90 millones). Si este año el rendimiento está siendo positivo (del 6,25%), mejor aún lo fue en los ejercicios previos, en los que se elevó al 8,49% y el 9,21%. Desde el inicio del fondo, que en este mes de noviembre se cumplen 10 años, la rentabilidad anualizada es del 4,81%, ligeramente por debajo del 4,85% que marca su índice de referencia.

La buena evolución de su cartera de inversiones ha permitido al fondo de pensiones de los funcionarios incrementar su patrimonio en 2012, 2013 y 2014

Ante la caída de los tipos de interés y el deterioro de los productos de renta fija, BBVA ha reducido sus inversiones en este ámbito al 56,51%, frente al 60,84% que tenía en diciembre. Como contrapartida, lógicamente, ha incrementado su exposición a la renta variable, desde el 31,82% al 33,99%. Dentro de ésta, ha rebajado a la mitad su posición en derivados, del 15,74% al 8,82%, y la ha aumentado en inversiones al contado, del 16,07% al 25,16%. Mientras, en nuevos activos, que incluye renta fija emergente, high yield, renta variable emergente y commodities, también ha elevado su cartera al 4,85% del total, desde el 1,34% que contabilizaba al final del año pasado. En inversiones alternativas se mantiene en el entorno del 2% y en cuenta corriente conserva el 2,66%, ligeramente por debajo del 3,90% anterior.

En cuanto al patrimonio, de los 640 millones, el 65,33% (418,58 millones) corresponde a renta fija, el 25,16% (161,2 millones) a renta variable, el 4,85% (31,07 millones) a nuevos activos, el 1,99% (12,75 millones) a inversiones alternativas, y el 2,66% (17,04 millones) a liquidez y activos monetarios.

Como ya contó Vozpópuli el pasado verano, cuando se desató una fuerte polémica por el plan de pensiones voluntario de los Europarlamentarios, por el doble hecho de que los diputados gocen de un plan de previsión privado que, además, está registrado en una sicav de Luxembugo, el fondo de pensiones de los funcionarios públicos también toma posiciones en sicavs luxemburguesas y productos mucho más sofisticados.

De acuerdo con la memoria de 2012 del fondo, el 6% de la cartera estaba invertido en fondos de inversión internacionales, mientras que otro 3% era para inversiones alternativas. Y analizando sus cuentas de 2013, (a partir de la página 30) pueden verse posiciones en activos como el fondo Morgan Stanley European Currency, Fidelity Euro High Yield, Invesco Euro Corporate Bond, Robecco High Yield Bonds, Amundi Funds Bond Euro Hifh Yield o Schroeder Japan Select Equities. Todos denominados en euro y todos registrados en sus respectivas sicavs luxemburguesas.

Además, el fondo también tiene coberturas mediante futuros sobre EuroStoxx, fondos cotizados de Lyxxor referenciados a materias primas o inversiones en seis sofisticados private equity españoles, Altamar, Corpfin, BBVA Capital Privado, Arcano o incluso Azora, firma esta última sobre la que escucharon críticas por la adquisición de vivienda pública en Madrid.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba